x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
7.81 º
3.708 Km/h
Agricultura
Pla mitjà d'un operari apilant les caixes de mandarines llestes per vendre a la cooperativa Cooperativa Exportadora d'Agris d'Alcanar.

Las llevantades agravan las pérdidas de los cítricos en el Ebro

Un operario apilando las cajas de mandarinas listas para vender a la cooperativa Cooperativa Exportadora d'Agris de Alcanar.

Treballadors collint mandarines en un camp proper a Alcanar.

Las llevantades agravan las pérdidas de los cítricos en el Ebro

Trabajadores cogiendo mandarinas en un campo próximo a Alcanar.

Las 'llevantades' agravan las pérdidas de los cítricos en el Ebre

Las últimas tormentas no detienen la cosecha, pero estancan unos precios que iban al alza

Actualizada 07/12/2021 a las 11:46

Los citricultores del Ebro están inmersos en la campaña. Se empezó a recoger con «cierta normalidad» después de los aguaceros del verano y se ha podido continuar a pesar de las fuertes 'llevantades' de hace dos semanas. Las tormentas y granizadas y una floración menor que el año pasado han disminuido la producción de clementinas hasta el 50%. La campaña había empezado con los precios al alza, entre un 30% y un 40%, pero ahora se han estancado. El incremento difícilmente suplirá la disminución del fruto ni tampoco el aumento de los costes de producción: luz, fitosanitarios y carburantes. «El resultado final estará igual o peor que el año pasado», ha avanzado Federico Tarazona, gerente de la Cooperativa Exportadora d'Agris de Alcanar (Montsià).

La campaña de cítricos será «corta» este año en las Terres de l'Ebre porque ha empezado tarde y también va «más lenta de lo que es habitual». Las negociaciones por los precios, las importaciones de otros países, y un otoño «poco frío» en los países del centro y norte de Europa - donde se exporta el 95% del fruto–, lo están ralentizando. «El consumo va lento también porque la situación de la covid en centro de Europa es más complicada. Veremos cómo evoluciona», ha explicado Tarazona.

Como señala el citricultor Jaume Forcadell, después de un mes de recolección ya se está recogiendo prácticamente todo el fruto, pero este año hay menos y están a expensas del mercado, de las ventas y los precios. Es usual que la demanda en el centro y norte de Europa se dispare a partir de ahora, por Sant Nicolau. «Se consume más y los precios suelen subir y esperamos que los pedidos sean más importantes», ha señalado Forcadell, pero de momento los precios que se están pagando «no son los que tocaría» y las últimas 'llevantades' y acumulaciones de lluvia en el Baix Ebre y en el Montsià, han provocado un estacament del aumento de precios del inicio de la campaña.

A pesar de los precios más altos, el incremento de los costes de producción de un kilo de mandarina se ha disparado entre el 30% y el 40% y ha venido marcado sobre todo por los precios de la luz y de los fertilizantes y pesticidas. Los campesinos tienen que ampliar las explotaciones para poder tener ganancias. «Antes con 2 hectáreas ya podías vivir y ahora necesitas 30 para hacer muchos más kilos, porque los costes suben y el precio de la mandarina es el mismo. La única manera es producir más y más para que la diferencia sea tu ganancia», ha dicho el agricultor.

Como ha apuntado el gerente de la Cooperativa Exportadora d'Agris de Alcanar –que mueve unas 25.000 toneladas de cítricos por término medio anuales–, se intenta «repercutir» este aumento en los precios de venta en las distribuidoras y grandes superficies, pero es «una batalla» complicada porque «las grandes superficies utilizan su poder en la negociación para no permitirlo».

A la luz y los fitosanitarios, se suma el aumento del precio de los carburantes, que afecta directamente a los campesinos y también en el coste de los vehículos y los viajes que tienen que contratar para hacer llegar el fruto al destinatario final. «Cada día hay menos camiones y son más caros. Las huelgas anunciadas tampoco ayudan a la hora de garantizar a nuestros clientes que les podamos hacer llegar el producto», ha advertido Tarazona.

Además de los costes de producción, los citricultores tienen que luchar contra la competencia «desleal» de otros países que pueden exportar a Europa, pero que producen con menos restricciones en el uso de fitosanitarios. La variedad 'cleménules' es la que esquiva más esta influencia negativa de la exportación de mandarinas de Sudáfrica o Egipto, pero el resto de variedades tempranas chocan con esta competencia en el mercado. También las naranjas tienen que hacerse un sitio entre la oferta sudafricana y las que llegamos de Chipre y Turquía. Cómo apunta Forcadell, los cítricos españoles sólo evitan la competencia entre la mitad del mes de diciembre y hasta a principios de año, que es, cuando vuelve a llegar producto de Egipto o Argentina y se abre de nuevo la batalla de precios.

Tarazona alerta de que «la situación es cada vez peor» porque estos países «tienen las puertas del mercado europeo abiertas», con convenios que no les exigen «la protección de las barreras fitosanitarias». Los productores de cítricos en Europa son España, Italia y Grecia, pero a los consumidores del norte de Europa no les importa de dónde vengan los cítricos que compran», ha lamentado el gerente de la cooperativa de Alcanar.

Daños de septiembre, reparados
El ACA y el Ayuntamiento de Alcanar, y también los campesinos por cuenta propia, han podido reparar «la práctica totalidad» de los caminos afectados por los fuertes aguaceros del 1 de septiembre y han podido acceder a las fincas para recoger, en algunos casos con reparaciones provisionales. Pero sufrieron durante dos o tres semanas en que el acceso era impracticable y no podían hacer los tratamientos que tocaba. Según Forcadell, que el fruto todavía extendido verde cuando cayeron los fuertes aguaceros de septiembre evitó daños más importantes.

El trabajo, sin embargo, no se ha acabado. Algunos todavía tienen pendientes inversiones para reponer infraestructuras, como los sistemas de acequia por goteo y las mangueras que perdieron con las avenidas de agua. «Ha sido un coste adicional el cual ya tiene el cultivo de la mandarina durante el año y aquellas semanas, fue muy duro», ha recordado Forcadell. Las llevantades de hace dos semanas, con grandes acumulaciones de agua en el Baix Ebre y en el Montsià, han vuelto a generar algunos problemas en las fincas y han perjudicado el aspecto de la fruta.
Temas relacionados
Comenta el contenido : Las 'llevantades' agravan las pérdidas de los cítricos en el Ebre
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Llovera, 18. 1r 1a. 43201 Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes