x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
11.37 º
14.832 Km/h
Medio Ambiente
Pla aeri de la zona de la platja de la Marquesa, al delta de l'Ebre, afectada per la llevantada.

playa de la Marquesa, Delta del Ebro, temporal Gloria

Plano aéreo de la zona de la playa de la Marquesa, en el Delta del Ebro, afectada por el temporal.

El Gobierno cofinanciará las actuaciones del Estado para salvar el Delta del Ebro

Alcaldes y entidades socioeconómicas sienten «impotencia» por la inacción política cuando se cumple un año del Gloria

Actualizada 19/01/2021 a las 14:07

Cuando se cumple un año del paso del temporal Gloria y como trasladaron hace unos días en la Mesa de Consenso, el Gobierno ha reiterado que está dispuesto a no escatimar recursos para salvar el Delta del Ebro y cofinanciará las actuaciones que proponga el Estado. En uno especial en el Matí de Catalunya Ràdio sobre como se recupera el Delta, alcaldes, entidades sociales y económicas del territorio han mostrado la «tristeza e impotencia» de ver cómo las administraciones competentes no acuerdan una estrategia para salvarlo, mientras el Estado retrasa la presentación del Plan de Protección que han trabajado unilateralmente y que asume dejar retroceder la costa deltaica.
 
El conseller del Territori, Damià Calvet, ha afianzado el compromiso a invertir lo que haga falta en la protección del Delta pero también ha vuelto a reivindicar que la Generalitat tenga un papel activo en la búsqueda de soluciones a largo plazo. «La Generalitat no quiere ser un invitado de piedra y quiere doblar la apuesta y quiere colaborar en la definición de las decisiones y en la aportación económica para recuperar la barra del Trabucador y las actuaciones de emergencia, pero también actuar en los instrumentos de planificación», ha dicho Calvet.


La consellera de Agricultura, Teresa Jordà, ha alertado de que hay que actuar con inmediatez porque el Delta está en tiempo de descuento, se está haciendo tarde para salvarlo y para evitar que sus habitantes se tengan que marchar. «Salvar el Delta es una cuestión de supervivencia de unos hombres y mujeres que han escogido un territorio para vivir que lo quieren y que quieren seguir viviendo allí, y porque lo permitimos, si tienen que poder seguir ganando la vida», ha defendido.

El Gobierno reivindica también ser parte activa en la toma de decisiones. Al Estado se le recrimina que actúe unilateralmente y sin consenso y la Generalitat presiona para que se cree la comisión mixta que contempla el Plan Delta, en el que se tomen las decisiones entre las dos administraciones y también el territorio.

Esperando el destierro
Por otra parte, el alcalde de Sant Carles de la Ràpita, Josep Caparrós, ha asegurado que siente «impotencia» por la falta de consenso entre las administraciones competentes para acordar soluciones para el Delta mientras sufren, «con tristeza», como la barra del Trabucador se va perdiendo. «Es una necesidad vital para nosotros, desaparece el Delta y esta reclamación no la hacemos porque no tenemos más trabajo sino porque desaparece nuestra casa», ha alertado. Caparrós ha señalado que hay que dejar de hacer «parches» y que las actuaciones de emergencia, por sí mismas, no tienen «viabilidad» si no se plantean otras a largo plazo, como la aportación de sedimentos. «No puede ser que las actuaciones que se han hecho –después del Gloria- en la primera tormenta, en gran parte, desaparezcan. Hace falta más intensidad, decisión y más convencimiento para mantener la estructura del Delta», ha reivindicado el alcalde.

Representantes sociales y económicos han clamado para que se ponga en marcha un plan estratégico. El Estado termina un documento que tenía que presentarse ahora que se retrasa y no prevé ejecutarse hasta el año que viene. El borrador presentado en noviembre ha generado mucho malestar en el territorio porque no incorpora casi ninguna de las propuestas del Plan Delta y asume un retroceso de la costa deltaica de hasta medio kilómetro. Coger los arrozales limítrofes para hacerlos espacio público –porque ya no queda- y dejar que se lo coma el mar va literalmente en contra del sector primario. El Delta es así de bonito porque los hombres y las mujeres lo trabajamos cada día. Estoy esperando el destierro», ha dicho Marcela Otamendi, copropietaria del restaurante los Vascos, de la playa de la Marquesa.

Guillermo Borés, copropietario de la Illa de Buda, considera que ahora el enemigo más grande no es la falta de sedimentos como los primeros años de regresión sino que es el cambio climático. Ha pedido actuar en la costa deltaica haciendo un movimiento masivo de sedimentos con dragas y ha defendido que es «es económico viable, sostenible medioambientalmente y se puede hacer inmediatamente porque ya se ha probado en Europa», cómo hacen en Holanda. «No hay bastante madurez todavía para hablar de rompeolas de piedra», ha añadido Borés, que también ha criticado la visión «conservacionista» de algunos científicos y expertos.

Narcís Prat, catedrático de Ecología de la UB, ha defendido que sin la aportación de sedimentos desde el río, el Delta está condenado a desaparecer y ha lamentado que, la CHE (Confederación Hidrográfica del Ebro) y el gobierno el Estado «no tengan ningún interés». «Marean la perdiz, ahora harán un estudio, ahora otro, pero no hay manera que se concrete con acciones e inversiones importantes», ha dicho. Prat ha apuntado que hay que asumir que las barras del Trabucador y del Fangar «irán atrás» porque «es su dinámica natural» y se ha mostrado pesimista sobre la posibilidad de que la transmisión sedimentaria se acabe ejecutando. «Es cuestión de voluntad política, sobre todo de Madrid», ha insistido.

En cambio, Rafa Sánchez, director técnico de la Mesa de Consenso del Delta, ha dicho que el Delta se puede conservar con diferentes intervenciones y tipo de actuaciones, imitando ejemplos como el de los Países Bajos. «Aportar arenas no es la única solución, pero tenemos que ganar tiempo para que el Delta continúe con su funcionalidad hasta que lleguen los sedimentos que no pueden llegar ya. En el 2023 sabremos si es factible traspasar sedimentos y estamos hablando del 2023», ha recordado. «El muro natural implica playa, dunas y también zonas naturales potentes que hagan de cojín ante las subidas puntuales del nivel del mar», ha añadido Sofia Rivaes, bióloga y doctora en Biodiversidad por la UB, representante de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en el Delta del Ebro.
Temas relacionados
Comenta el contenido : El Gobierno cofinanciará las actuaciones del Estado para salvar el Delta del Ebro
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes