x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
18.83 º
12.96 Km/h
Elecciones 26-M

Adam Tomàs, alcalde de Amposta: «Me decepcionaría que la ciudadanía percibiera que tener a dieciséis concejales nos ha cambiado»

El alcalde republicano revalida y amplía la mayoría absoluta con unos resultados históricos que contrastan con el hundimiento de los exconvergentes

Actualizada 28/05/2019 a las 13:57

Dice que la «proximidad» con la ciudadanía ha sido, en gran medida, la clave que explica el éxito electoral sin precedentes de su candidatura en las elecciones del pasado domingo. Horas después de que se hicieran públicos, Adam Tomàs todavía intentar digerir los resultados: la lista que ha encabezado, Esquerra d'Amposta-ERC, ha sumado cinco concejales más a la mayoría absoluta de once conseguida en el 2015. Dieciséis de los 21 representantes al pleno. Manifiesta que gestionará esta mayoría «con humildad». «Lo que más se me decepcionaría es que la ciudadanía percibiera que tener a dieciséis concejales nos ha cambiado», sostiene. Aboga para seguir abriendo espacios de diálogo con los partidos de la oposición y la ciudadanía. De momento, Tomàs valora cómo distribuirá las concejalías entre su grupo –no descarta que algunos se queden sin cartera- y ya no descarta totalmente volver a aspirar a la reelección a final de mandato.

«La atención y la proximidad. Estar aquí en todo momento. Siempre defendí que me presentaba como alcalde para estar en el pueblo y trabajar por el pueblo. Eso es lo que he hecho los últimos cuatro años», responde Tomàs cuando se le pregunta qué es aquello de que el vecindario ha valorado más de su tarea el último mandato. «La clave está en que la ciudadanía nos sienta cerca. Eso lo hemos conseguido: hemos escuchado los problemas de la gente, les hemos intentado solucionar y, si no hemos podido, como mínimo, le hemos dado la sensación que nos importaban estos problemas», añade.

Con todo, el alcalde republicano reconoce que los resultados -más de 6.100 votos y un 62% de los sufragios emitidos- no son únicamente fruto de los propios méritos, sino también del planteamiento que efectuaron los candidatos rivales. «En el otro lado no han sido capaces, ya no de construir una alternativa de gobierno, sino de definir qué ofrecen en la ciudad, Lo dije a algunos portavoces de la oposición: está bien hacer mucha crítica, de decir que hacemos cosas mal, que sólo hacemos fiestas y festetes, de intentar esconder las cosas de gobierno qué se hacían, pero no diréis qué haríais. La ciudadanía no tonta y la prueba la tenemos con el resultado, que ha sido el que ha sido», interpreta.

Especialmente duro, en este sentido, ha sido el porrazo electoral de Junts per Amposta. La candidatura heredera de la anteriormente todopoderosa CiU, que gobernó la ciudad ininterrumpidamente durante 28 anys-amb seis mayorías absolutas- ya pasó en el 2015 de ostentar la mayoría absoluta a quedarse a la oposición con siete concejales. Ahora, ha perdido seis y sólo su cabeza de lista, Manel Masià, entrará en el consistorio. «No han sabido renovarse. Dejaron todo el espacio de la oposición al concejal exPxC y ahora de Som Amposta y jefe de la oposición, y al final lo ha aprovechado», subraya Tomàs, que reconoce la comodidad que proporciona el margen de catorce concejales respecto del primer partido de la oposición.

Alineación astral de una marca fuerte
«Se han alineado los astros, un poco, como a las últimas elecciones. La marca fuerte, el momento por el cual pasa ERC, y el momento por la que pasan marcas como CiU, que ha ido despistando mucho con los nombres que ha ido adquiriendo, y el PSC tampoco tiene una marca potente y la gente se ha volcado en masa a votar una candidatura que le ha gustado», resume Tomàs. Quiere gestionar esta abrumadora mayoría desde la «humildad», recordando que ERC se han mostrado tradicionalmente «muy críticos con las mayorías absolutas», cuando trabajaban desde la oposición para destronar a CiU. «Me romperé los cuernos para que los dieciséis concejales, incluyéndome, tenga claro que la nuestra es una vocación de servicio», dice.

Por este próximo periodo que ahora se abre, Tomàs apuesta por seguir trabajando en la misma línea de proximidad, haciendo a la ciudadanía partícipe de esta idea. «Somos los mismos. Soy Adam Tomàs, el hijo de las lámparas al lado de la Lira y profesor del instituto. El día que deje de ser una herramienta útil para la ciudadanía no tendré ningún inconveniente a devolver a mi puesto de trabajo. Es lo principal. Trasladar que estamos aquí porque la ciudadanía nos ha puesto y el día que quieran sacarnos, saldremos. Eso ha calado mucho y querría que siguiera haciéndolo, que la gente tenga claro que somos los mismos», insiste.

¿Concejales sin cartera?
En frente, tendrá retos como la definición del modelo de gestión del Hospital Comarcal dentro de una posible estructura pública territorial, la continuidad de la mejora de la fachada fluvial, el espacio público en general o los equipamientos previstos en inmuebles históricos adquiridos durante este mandato. De momento, Tomàs tendrá que definir el cartapacio entre los dieciséis concejales del gobierno. Por una parte, asume que esta gran mayoría permitirá descargar de cargas y responsabilidades a algunos de los actuales responsables de área, como Tomàs Bertomeu –que podría dejar personal- o Inés Martí –que mantendrá Cultura pero cederá Educación a Núria Marco- e, incluso, el mismo alcalde, que ya no seguirá gestionando directamente la concejalía de Políticas de Ocupación y Empresa, que podría delegar. «Es muy posible que haya algún concejal sin cartera, que no se si realmente se puede hacer», indica.

Más a la larga, Tomàs también tendrá que decidir su futuro en la política, después de que se comprometiera públicamente a no ostentar la alcaldía durante más de dos mandatos. Si bien la idea sigue siendo esta, el escenario político actual, municipal y territorial, con la intención de garantizar una sucesión con éxito, lo acondicionaría. Lo sigo manteniendo pero ya hace meses que hay gente que me dice que lo tengo que repensar. No soy yo quien lo tiene que repensar: tengo muy claro el compromiso que adquirí, pero no dejaré que el proyecto de ERC se hunda. En estos momentos la responsabilidad me superar, no soy yo sólo, es una responsabilidad territorial», responde, recordando el caso de l'Aldea, dónde el sucesor republicano del retirado Dani Andreu no ha podido repetir el triunfo en las urnas.

«También a la gente que me piden que continúe los digo que faltan cuatro años de gobierno y quizás entonces no nos verán tanto bien como nos ven ahora. Por lo tanto, esperamos a tomar decisiones dentro de cuatro años y mantenemos los compromisos que adquirimos», cierra.
Temas relacionados
Comenta el contenido : Adam Tomàs, alcalde de Amposta: «Me decepcionaría que la ciudadanía percibiera que tener a dieciséis concejales nos ha cambiado»
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Llovera, 18. 1r 1a. 43201 Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes