x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
14.81 º
9.252 Km/h
Urbanismo

Los vecinos de la Part Alta de Tarragona sufren para|por el mal estado de una treintena de edificios

El desprendimiento y posterior derribo de la casa en el número 28 de la calle de la Civaderia vuelve a encender las luces de alarma
  • Biel Roquet-Jalmar

Actualizada 11/01/2021 a las 09:00

La noche del 7 al 8 de enero el edificio del número 28 de la calle de la Civaderia, en la Part Alta de Tarragona, sufrió un peligroso desprendimiento. El hecho de que tuviera lugar de madrugada y que no viviera allí nadie evitó daños y pérdidas más graves. El Ayuntamiento, ante la gravedad de la situación, decidió derribar del todo la casa. Las obras, que han obligado a cortar la calle que lleva a la plaza de las Cols, se alargarán dos semanas. Precisamente, hace un año, la situación se calcó con la casa del lado, la del número 30, que fue derribar después de sufrir un desprendimiento.

Ante el nuevo episodio y el consiguiente crecimiento del número de inmuebles en estado de degradación y que suponen un riesgo para los tarraconenses y tarraconenses del barrio, se han vuelto a encender las luces de alarma. La Asociación de Vecinos de la Part Alta denuncia que una treintena de edificios del casco antiguo están en situación de peligro. «Estamos muy preocupados, es una detrás de la otra, la Part Alta está abandonada y cada vez más degradada», lamentaba el presidente de la entidad vecinal, Quim Castellví. El episodio de continuadas lluvias a raíz del temporal Filomena es un nuevo factor que pone en alerta a los vecinos. Son diversos los edificios que los últimos años han dejado de existir por causas similares, como el de la calle Cavallers, delante del Conservatorio de Música.

Con otros edificios, como el de la calle de Granada, se actuó a tiempo. Los últimos meses se procedió a derribar el interior de la casa antes de algun susto, y ahora el solar, delimitado por la muralla romana y la fachada –que se ha conservado– queda a la espera de que se retiren la totalidad de los escombros. En esta línea, Quim Castellví criticaba la gestión del Ayuntamiento –tanto el actual gobierno como los anteriores– ante la falta de iniciativa a la hora de mantener el patrimonio de la Part Alta: «El consistorio tiene que ser el punto de partida y sólo se llenan la boca, por lo que queremos hechos de una vez». El presidente de la asociación vecinal hablaba de su barrio y del Serrallo como «joyas de la corona» de Tarragona, por lo que pedía más actuación y dedicación por estas zonas. «Si los particulares no cumplen con la obligación de mantener sus edificios en estado de degradación, el Ayuntamiento tendría que actuar y después hacer pagar a los particulares», proponía Castellví.

Peligra una capillita
La fachada de la casa del número 28 de la calle de la Civaderia tiene una pequeña capilla dedicada a Sant Roc. Quim Castellví explicaba que «es bonita, pero está un poco dejada». El presidente de la Asociación de Vecinos de la Part Alta reclamaba que se trata de un «elemento integrador», y como tal se tendría que cuidar. Aunque son elementos de carácter privado, Castellví pedía la intervención del consistorio «ya que están en una fachada y conforman el entorno del barrio». Los vecinos todavía desconocen qué se hará de la capillita de Sant Roc, mientras que el conseller de Patrimonio, Hermán Pinedo, explicaba en un tuit que el Ayuntamiento ya se encontraba «estudiando las posibilidades para proteger y ponerla en valor».

En el mismo sentido, Quim Castellví detallaba la existencia de un caso muy parecido. El presidente de la entidad vecinal apuntaba al mal estado de otra capillita, en este caso en la calle de Talavera, junto a la judería judía de Tarragona. Así pues, los vecinos de la Part Alta exigen al gobierno municipal una doble línea de actuación: una mayor actuación sobre los edificios del barrio en estado de degradación y más pequeñas actuaciones en elementos singulares del patrimonio.

Edificios de valor, en riesgo


Son diversos los inmuebles de la Part Alta que, a pesar de tener un alto valor patrimonial, se encuentran en un estado de degradación preocupante. El caso más evidente es el de Ca l'Ardiaca, en el Pla de la Seu. El histórico edificio se encuentra inhabitado desde hace años, soportado por un andamio, y los vecinos del casco antiguo tarraconense se encuentran cada vez más preocupados por su conservación, después de ver como diferentes proyectos se han esfumado y no hay ninguna nueva previsión de actuación.

También preocupa el estado de Casa Bertan, conocida también como Cal Pobre, en la calle de los Descalsos y cerca de la placita de Sant Antoni. Hace años que en este edificio ocupado y de considerable valor se instaló un centro cívico autogestionado, que cuida del espacio y organiza todo tipo de actividades por el barrio. «Cal Pobre tiene la fachada y la escalera esgrafiadas y el nivel de la casa sólo está un poco por debajo de la Castellarnau o la Canals», detallaba Quim Castellví. Ahora, sin embargo, se ha detectado que el techo se encuentra en mal estado y resulta un peligro. El presidente de la Asociación de Vecinos de la Part Alta explicaba la problemática: «El actual propietario del edificio es un banco, por lo que el Ayuntamiento tendría que comprar el edificio para rehabilitarlo». Entre las propuestas de Castellví para revitalizar Cal Pobre sigue estando el centro cívico, además de una escuela de oficios «necesarios y que se están perdiendo, como el de carpintero o el de herrero».

Temas relacionados
Comenta el contenido : Los vecinos de la Part Alta de Tarragona sufren para|por el mal estado de una treintena de edificios
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Llovera, 18. 1r 1a. 43201 Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes