x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
7.63 º
14.292 Km/h
Medio ambiente
L'estat dels terrenys ubicats a les Gavarres són un perill per als vianants i per al medi ambient.

El vertedero de las Gavarres continúa a pesar de las limpiezas de la propiedad

El estado de los terrenos ubicados en las Gavarres son un peligro para los peatones y para el medio ambiente.

Matalassos usats, lavabos trencats, portes amb els vidres per terra, tota mena de runa.

El vertedero de las Gavarres continúa a pesar de las limpiezas de la propiedad

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Matalassos usats, lavabos trencats, portes amb els vidres per terra, tota mena de runa.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Matalassos usats, lavabos trencats, portes amb els vidres per terra, tota mena de runa.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Matalassos usats, lavabos trencats, portes amb els vidres per terra, tota mena de runa.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

Colchones usados, lavabos rotos, puertas con los cristales por el suelo, todo tipo de escombros.

La proximitat amb els establiments comercials de les Gavarres fa que sigui encara més visible.

El vertedero de las Gavarres continúa a pesar de las limpiezas de la propiedad

La proximidad con los establecimientos comerciales de las Gavarres hace que sea todavía más visible.

El vertedero de las Gavarres continúa a pesar de que el propietario lo limpie

El espacio, ubicado en un extremo de la calle de Joan Amades i Gelats, acumula todo tipo de residuos

Actualizada 06/08/2019 a las 21:06

Hace años que unos terrenos a medio camino entre el polígono Riu Clar y el centro comercial de las Gavarres acumulan todo tipo de desechos. Después de que varios ciudadanos denunciaran la existencia, el anterior gobierno municipal reclamó la limpieza a la autoridad local de los terrenos –parte de ellos están en el término municipal de Constantí. A pesar de los carteles de «Vertedero clausurado» –de la Generalitat– o de «Prohibido verter cualquier tipo de residuo» –del Ayuntamiento de Tarragona-, incluso alertando de sanciones a los responsables, el hecho es que mobiliario, electrodomésticos y otros materiales siguen dibujando una imagen poco agradable para el peatón.

Y es que este vertedero ilegal se encuentra justo de camino entre el polígono Riu Clar –y por lo tanto, en conexión directa a pie con Constantí y con los barrios de Ponent de Tarragona- y el centro comercial de las Gavarres. Varia gente utiliza el camino para ir a trabajar, comprar o hacer excursiones. A pocos metros se encuentra una rotonda que indica que en anteriores tiempos la ambición de los impulsores del plan urbanístico de las Gavarres era mucho más amplia. Un poco más arriba de la rotonda hay un supermercado y, más allá, una tienda de muebles y dos establecimientos conocidos de comida rápida. El vertedero es fácilmente visible también desde la autovía A-7.

El vertido de residuos es sencillo aunque ya hace un tiempo la propiedad de los terrenos decidiera excavar sus tierras para impedir la circulación normal de vehículos y el acceso directo de coches desde el polígono vecino. Eso no ha evitado que desde la calle de Joan Amades i Gelats –que se acaba en una rotonda– siga siendo relativamente fácil el acceso. Si antes los residuos se vertían más cerca de donde hay un par de naves construidas y abandonadas, ahora se tiran en una zona más próxima a la autovía. Al fin y al cabo, si no se vigila, puede provocar riesgo de incendio e, incluso, afectación viaria. Es por eso que desde el Ayuntamiento de Constantí aseguran que mantienen contacto con la propiedad. «El propietario lo va limpiando», dice el alcalde Óscar Sánchez, de manera «regular». Él mismo pone las comillas para referirse a una situación sobradamente denunciada y conocida y que, de momento, como mínimo con respecto a la administración, tiene difícil solución.

Tal como publicaba el Diari Més el pasado viernes 1 de agosto, este no es el único vertedero ilegal que existe en la ciudad y especialmente en torno a los polígonos es donde se acumulan más. En este sentido, ahora hace un año, Esquerra Republicana –entonces en la oposición y ahora en el gobierno– reclamaba más inspecciones y «aclarar» la normativa del centro de vertedero municipal. Un centro de reciclaje que se encuentra en el mismo polígono Riu Clar y que, a pesar de la proximidad, todavía algunas empresas o particulares optan por verter plásticos, maderas, cristales, cerámica y escombros no tan sólo en este vertedero sino también en sus inmediaciones, como es el caso de la calle del Plom. Y es todavía más cerca que el centro de reciclaje la empresa contratada por el Ayuntamiento de Tarragona para la limpieza de los espacios públicos, Fomento de Contrataciones y Contratas (FCC), concretamente en la calle del Coure.

Si uno está un rato, puede ver coches ir y venir, algunos de ellos logotipados, descargando sus desperdicios. Son puertas rotas, sofás, fregaderos y lavabos, colchones, todo tipo de restos para hacer de nuevo tantos hogares como se quiera. Un peligro si se enciende una chispa.

Este medio ha intentado conocer cuáles son las medidas que desde el Ayuntamiento de Tarragona se tiene previsto emprender con el fin de acabar con los vertederos ilegales, pero de momento no ha habido respuesta.
Comenta el contenido : El vertedero de las Gavarres continúa a pesar de que el propietario lo limpie
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes