x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
23.3 º
5.544 Km/h
Elecciones 14-F
Vista general de Vilafranca del Penedès, des d'una muntanya propera.

Vilafranca del Penedès, Delegación del Penedès

Vista general de Vilafranca del Penedès, desde una montaña próxima.

La mayoría de los partidos se comprometen a desplegar los servicios de la Delegación del Penedès

Críticas cruzadas entre JxCat, PDeCAT y ERC por el retraso en la descentralización de los departamentos del Gobierno

Actualizada 09/02/2021 a las 08:43

Casi todos los partidos que aspiran a estar en el Gobierno a partir del 14-F garantizan el despliegue de los Servicios Territoriales en el conjunto de la Delegación del Penedès durante el próximo mandato. ERC, JxCat, PDeCAT, ECP, CUP y PP critican los cuatro años de retraso acumulados desde que se reconoció el Penedès como veguería, y se comprometen a remediarlo. Los grupos de la oposición culpan al Gobierno de la tardanza acumulada, mientras JxCat, PDeCAT y ERC se excusan acusándose los unos en los otros. Por su parte, Cs rechaza la existencia de la Delegación propia, pero abre la puerta a acercar al territorio los diferentes Departamentos de la Generalitat. Mentresant, VOX veta del todo cualquier formato de administración descentralizada.
 
El Alto y el Baix Penedès, el Garraf y buena parte de Anoia confiaban en que el reconocimiento de la veguería propia el año 2017 serviría para dar entidad a un conjunto de municipios que lamentan tener que nadar entre las aguas de Barcelona y Tarragona. A pesar de la Ley de Veguerías está suspendida temporalmente, estaba previsto un periodo de tres años para desplegar igualmente los Servicios Territoriales. Este lunes ha hecho un año que se agotó este plazo.


En estos cuatro años, el único avance que ha habido es la creación de la Delegación del Gobierno en el Penedès y el nombramiento del delegado el verano del 2018, un cargo que recayó en el alcalde de Vilafranca, Pere Regull. Desde las cuatro comarcas se ha asegurado reiteradamente de que hay un entendimiento para repartir los Servicios Territoriales de forma equitativa, y el verano pasado el vicepresidente Pere Aragonès anunciaba que al principio de este 2021 llegarían los primeros departamentos descentralizados. De momento, sin embargo, no ha habido ningún paso en este sentido.

Los partidos que han gobernado en la Generalitat los últimos años se culpabilizan mutuamente de este retraso. «No sabemos si ha sido una falta de recursos, una incapacidad de gestión o una estrategia política», afirma la número 22 de la lista de Junts per Catalunya en Barcelona para el 14-F, Ester Vallès. Los postconvergentes responsabilizan a la Vicepresidencia y la Consejería de Economía (ERC), como también reprochan una falta de perseverancia de Pere Regull (PDeCAT).

Vallès reprocha una «falta de voluntad real» para desplegar los Servicios Territoriales y garantiza que JxCat pondrá fin a la parálisis actual. El partido considera que la descentralización de recursos es una cuestión «prioritaria» para poder reflotar la industria, generar empleo y también preservar el paisaje agrícola. Al mismo tiempo, confían en que la futura aprobación del Plan Territorial Parcial será clave para desencallar los servicios propios.

Desde el PDeCAT, el delegado en el Penedès y número 6 por Barcelona en el 14-F, Pere Regull, se defiende diciendo que «es imposible tener más implicación» en el reclamo de los Servicios Teritorials. Regull asegura que su partido no ha tenido capacidad de incidencia en la Generalitat porque JxCat «no los tenía en cuenta para nada». Al mismo tiempo, carga contra Economia y ERC por sus «desaires» hacia el territorio y el delegado.

Regull se compromete a desplegar los Servicios Territoriales. Sostiene que son necesarios para poder gestionar el Penedès en sintonía con su idiosincrasia y densidad de población, y pone como ejemplo la polémica que se vivió en primavera durante la desescalada. «El desastre de la covid nos ha permitido ver la rémora que supone estar reparados», subraya, recordando que las cuatro comarcas desescalaron a ritmos diferentes porque ahora están repartidas entre las regiones sanitarias Metropolitano Sur, Camp de Tarragona y Comarcas Centrales.

A su vez, ERC cree que culpar del retraso a Vicepresidencia y Economía es una «absurda» estrategia electoralista. Con todo, los republicanos afirman que la tardanza es responsabilidad de los departamentos de Territori y Administracions Públiques (JxCat). El número 7 de la candidatura, Ernest Maragall, les reprocha no haber situado el Penedès entre sus «prioridades y urgencias», y fianza que Esquerra liderará el despliegue de la Delegación la próxima legislatura.

Maragall sitúa esta cuestión de forma simultánea en las políticas de transición energética y digitalización. «Es obvio que el Penedès no puede ser un espacio más dirigido desde fuera, sino que tiene que tener estrategia propia y tiene que formar parte de una Cataluña que deshace la homogeneidad de un círculo concéntrico que gira en torno a Barcelona», asegura el candidato republicano. Maragall reivindica la singularidad penedesenca y pide un «esfuerzo» para darle contenido propio.

PSC, ECP, CUP y PP piden coherencia
Desde el resto de grupos, el PSC afirma que el despliegue de los Servicios Territoriales es prioritario para su partido. «Hace ahora más que nunca falta una gestión desde la proximidad», afirma el numero 15 en la lista electoral y jefe de la oposición en Vilanova i la Geltrú, Juan Luis Ruiz, que se compromete a asignar a la Delegación del Penedès los mismos recursos organizativos que al resto de delegaciones de todo el territorio.

Ruiz reprocha a los últimos gobiernos de los partidos post convergentes y ERC que no hayan puesto hilo a la aguja, y lamenta que en la Generalitat «han estado más preocupados por otras cosas, que no para gestionar y hacer política». «Es evidente que hace falta tomar medidas para desplegar la Delegación porque, si no, queda todo en un discurso que puede generar frustraciones», apunta.

Por su parte, En Comú Podem se muestran especialmente críticos con Pere Regull, ya que ven un «error» la duplicidad de cargos como alcalde de Vilafranca y delegado del Gobierno. El número 11 de la candidatura en Barcelona, Ramon Arnabat, destaca que descentralizar los departamentos del Gobierno «no tendría costes» para las arcas públicas, ya que apuesta por redistribuir los recursos materiales y de personal que actualmente hay en otras delegaciones.

Arnabat recuerda que hace décadas que él mismo lideró el reconocimiento de la veguería desde el Institut d'Estudis Penedesencs y promete el despliegue progresivo de los Servicios Territoriales a partir de este mismo año. Propone empezar por Salut y Educació, «por razones obvias», remitiéndose a las divisiones vividas durante la pandemia. Posteriormente, seguirían por Territori y Medi Ambient.

A su vez, la CUP también defiende el despliegue cumplido de los servicios. La número 3 de la lista, Eulàlia Reguant, recuerda que la finalidad de reconocer el Penedès como veguería «era poder crear instrumentos políticos y administrativos para acercar el Gobierno a la ciudadanía». Reguant critica que se hayan superado los tres años marcados inicialmente para hacerlo y asegura que los anticapitalistas prevén revertir el actual escenario centralista.

Desde el PP también son partidarios de una administración territorializada, y reprochan a los partidos del Gobierno la falta de actuación y de un criterio definido a la hora de desplegar los recursos para las diferentes delegaciones. «En realidad, el Gobierno nunca ha creído en el modelo de veguerías, y sólo han planteado esta división para confrontarla con la división del estado español, basada en las provincias», dice el número 6 por Barcelona, Santi Rodríguez.

Los populares aseguran que están a favor de las veguerías «siempre y cuando sirvan para dividir los servicios de la Generalitat». «Si no lo hacemos así, no tienen sentido los delegados que hay extendidos por toda Cataluña sin competencias de los Departamentos», añade Rodríguez, que reclama que la Generalitat «ordene las ideas».

Discrepancias de Cs y veto de VOX
Desde Ciutadans rechazan del todo el modelo veguerial, que consideran «inútil» como alternativa a las provincias. La formación liberal lo ve una división medieval sin sentido, y cree que la figura del delegado en el Penedès es «duplicar recursos». «Ya tenemos consellers, los cuales tendrían que moverse más por el territorio», afirma el número 16 de Cs por Barcelona, Manuel Rodríguez.

Cs se opone al concepto de Delegación del Penedès pero sí que se aviene a estudiar una red de servicios descentralizados que provengan directamente de las Consejerías. Rodríguez lo defiende para poder dar un mejor servicio a la ciudadanía para que tenga menos gastos», confiando en que los servicios propios evitarían desplazamientos a Barcelona.

Por su parte, VOX se muestra «rotundamente en contra» de cualquier descentralización. El número 3 por Barcelona, Juan de la Cruz Garriga, pide suprimir las veguerías y también los consells comarcals. Sostiene que los ayuntamientos pueden actuar como ventanilla única ante el ciudadano: «Tienen unos edificios fantásticos con salas que no utilizan para nada, y allí pueden garantizar atención al ciudadano de todo tipo».

De la Cruz ve las veguerías y consells comarcals como «órganos ineficaces e innecesarios» y asegura que la administración regional «sólo genera desigualdad, separatismo y enfrentamiento». Según VOX, el actual sistema administrativo es «insostenible» y por eso rehúsa las veguerías o delegaciones. «Ni hablar de desplegar el Penedès», subraya.
Temas relacionados
Comenta el contenido : La mayoría de los partidos se comprometen a desplegar los servicios de la Delegación del Penedès
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Llovera, 18. 1r 1a. 43201 Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes