x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
24.77 º
8.64 Km/h
Tribuna

¿Y si ellas el 8 de Marzo no vienen?

  • Carles Castillo
Diputat del PSC al Parlament de Catalunya

Actualizada 07/03/2018 a las 19:26

Carles CastilloCarles Castillo

Carles Castillo

Carles Castillo

En la tradición católica, especialmente en pueblos de Aragón y la meseta, había un día dedicado a las mujeres: el 5 de febrero, festividad de santa Águeda. Coloquialmente se hablaba de «las Águedas» para referirse a ese día. Era especialmente célebre la celebración en Zamarramala (Segovia). El día de santa Águeda se investía a ¡una mujer! con los atavíos propios de alcaldesa, banda y bastón de mando, era la «alcaldesa de Zamarramala». Hasta salía en el NODO.

En 1898, un músico murciano llamado Manuel Fernández Caballero estrenaba la zarzuela Gigantes y cabezudos, que incluye un célebre fragmento con ritmo de jota: «Si las mujeres mandasen/ en vez de mandar los hombres/ serían balsas de aceite/ los pueblos y las naciones».

El movimiento obrero, impulsado por las más aguerridas –y necesarias– pioneras del feminismo, instituyó el 8 de Marzo como «Día Internacional de la Mujer Trabajadora». E igual que Franco convirtió el Primero de Mayo en san José Obrero y lo despojó de todo matiz reivindicativo de clase, lo más rancio de la sociedad, a la chita callando, ha ido transmutando el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en una suerte de revival de santa Águeda en que se celebra «el Día de la Mujer», así, sin más, como si fuera el Día del Padre o Sant Jordi.

En este 2018, lo más aguerrido –y necesario– del movimiento feminista ha retomado las riendas del 8 de Marzo y convoca una Huelga Feminista durante esa jornada. Una huelga que quizá tenga un seguimiento relativamente modesto, con más ánimo de llamar la atención sobre las imprescindibles reivindicaciones de nuestras compañeras que de parar la sociedad durante la jornada pero, imaginemos por un momento, ¿y si ellas no vienen, aunque sea un día, un solo día y deciden no trabajar? Y cuando digo «no trabajar» quiero decir exactamente eso, no cuidar, no limpiar, no recoger a los niños, no dar clases, no curar, no juzgar, no levantar planos, vamos, lo que se entiende por no trabajar con independencia de que las labores estén, o no, sujetas a remuneración.

La huelga del 8 de Marzo es una reivindicación «de clase», justa y necesaria que todos y todas debemos apoyar. La prueba del nueve de esta afirmación es la manera en que el PP y Ciudadanos han denostado la convocatoria. ¡Ellos sí que han entendido qué es esto! Estos partidos, incluidas sus mujeres, tienen meridianamente claro que no se trata de nombrar a la Alcaldesa de Zamarramala el día de santa Águeda, que esto no va de hacerse el moderno ni adoptar poses progresistas. Hay unos opresores, a los que estos partidos ideológicamente apoyan, y unas oprimidas que desean dejar de serlo y eso no se puede consentir. Los datos son contundentes.

Eurostat, organismo poco sospechoso de veleidades revolucionarias, calculó la brecha salarial en España en 2014 en un 18,8%. El salario medio de las mujeres es casi una quinta parte más bajo que el de sus compañeros varones y eso sin contar el trabajo social no remunerado, en el que las mujeres son mayoría, o el trabajo «de familia», en el que nuestras madres, hermanas, parejas o hijas son también amplísima mayoría. Esta brecha salarial, como es fácil adivinar, se convierte en el Gran Cañón del Colorado cuando al elemento discriminatorio del género se añaden otros factores como la raza, la extranjería etc.
Las mujeres son mayoría en muchísimas empresas pero ínfima minoría en los puestos de gerencia y alta dirección. Misma reflexión podemos hacer casi en cualquier sector productivo y el hecho objetivo es que, aunque están peor valoradas que nosotros, no solo han demostrado sobradamente no ser peores que nosotros sino, en muchos casos, mejores.

La discriminación por razones de género está incrustada en nuestras conciencias, en nuestra cultura, en nuestra sociedad. La asumimos con tanta naturalidad que un porcentaje elevado de hombres ¡y de mujeres! niegan incluso su existencia.
El próximo 8 de Marzo no se celebra santa Águeda pero no solo eso, tras este de 2018, ningún 8M va a ser igual. Millones de mujeres ilusionadas en más de cien países van a protagonizar una reivindicación de clase que, como siempre en la historia, será combatida con furia por los más poderosos, calificada y descalificada, e intentará ser sofocada. Es responsabilidad de los hombres de izquierdas estar ahí para apoyarlas a ellas, que es tanto como apoyarnos a nosotros.

Una sociedad en que hombres y mujeres tengamos los mismos derechos, las mismas oportunidades, los mismos salarios y, sobre todo, la misma percepción y participación, no es, como afirman algunos, «mejor para las mujeres», será mejor para todos y todas. Por eso es nuestro deber apoyar a nuestras compañeras el próximo 8 de Marzo. Si ganan ellas, ganamos todos.
Comenta el contenido : ¿Y si ellas el 8 de Marzo no vienen?
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes