x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
17.39 º
24.12 Km/h
El contacte facilita que aquest paràsit infesti el cap dels nens.

El contacto entre los pequeños facilita que este parásito infecte la cabeza de los niños.

Pixabay

¿Y si mi hijo coge piojos?

En ningún caso, tenemos que hacer nada que haga oír al niño marginado o apartado, por eso si podemos evitamos rapar la cabeza de nuestro hijo para evitar que quede señalado
  • Cristina García

29/01/2020 a las 13:25

Vuelve uno de los problemas más comunes y desagradables que nos tenemos que enfrentar cuando tenemos niños pequeños: los piojos. Los piojos son parásitos que se alimenten de sangre humana y que necesiten calor y humedad para vivir. Se transmiten por el contacto directo entre jefes como también para compartir de objetos como peines.

Los piojos contagian más a los niños, de entre 3 y 10 años, porque a estas edades es cuando hay más contacto físico. No obstante, nadie está a salvo de contraer piojos por lo que su prevención es más que necesaria. Es importante recordar que los piojos se dan con mayor frecuencia en pelos largos. El síntoma más característico es el picor intenso del cuero cabelludo. También lo son las pequeñas lesiones de las picaduras, que posteriormente se pueden infectar y supurar, o la irritación.

Los piojos se transmiten por contacto directo y, afortunadamente, no transmiten otras enfermedades, que se tenga constancia no son parásitos vectores. El tratamiento necesita tiempo y perseverancia. Si se respetan las normas de actuación y las pautas del tratamiento recomendado por el farmacéutico, los piojos desaparecen.

A veces se puede pensar que los piojos se cogen por la falta de higiene de los niños, lo cual es totalmente erroneo. La creencia de que los piojos están vinculados a la falta de limpieza pero eso es totalmente falso. Está comprobado que los piojos tienen preferencias por el cabello limpio porque tienen más fácil acceso a la piel y a la sangre. Se dice que durante la época del antiguo Egipto sólo tenían piojos los faraones y las clases altas. Eso estaba motivado, principalmente, al hecho de que la cantidad de suciedad de las clases más bajas impedía a los piojos extraer la sangre que necesitan para vivir, ya que la piel de la cabeza se encontraba bajo una capa de suciedad muy difícil de acceder.

En ningún caso, tenemos que decir o hacer nada que haga sentir al niño marginado o apartado, por eso si podemos evitamos rapar la cabeza de nuestro hijo para evitar que quede señalado. Existen tratamientos y recomendaciones para combatir la situación. Es importante avisar en el colegio y tratar el problema.




Diagnosis
Para ver los piojos de la cabeza, es necesario observar el pelo con detenimiento. Es posible verlos directamente, pero es mejor utilizar una lupa y efectuar la exploración con buena iluminación.

Según los consejos del Departamento de Salud de la Generalitat, se tiene que apartar el pelo hacia abajo, en secciones muy pequeñas hasta el cuero cabelludo, buscando tanto los piojos que se mueven como los huevos. Se recomienda revisarlos unos dos veces por semana, preferentemente detrás de las orejas y nuca.

El tratamiento que recomienda el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Tarragona es:
 
  • Adquirir en una farmacia una loción antiparasitaria a base de piretrines y seguir estrictamente las instrucciones de los diferentes productos comercializados.
  • Mojar el pelo con la loción. No ahorrar en la zona de detrás de las orejas y en la nuca.
  • Después del tiempo mencionado en las instrucciones del producto, lavar la cabeza con champú.
  • Enjuagar la cabeza con agua y vinagre (la proporción es de una parte de vinagre por dos de agua).
  • Sacar las liendres (huevos) con la mano o con la ayuda de una llemenera (peine) sobre el cabello húmedo.
  • El tratamiento se tiene que repetir 10 días más tarde y 20 días después.
  • No olvidar sumergir en la loción pediculicida los objetos relacionados con el pelo (peines, cepillos, pasadores, ornamentos, etc.).
Hay que tener en cuenta, que los piojos no tienen la fuerza suficiente como para saltar, y mucho menos alas para poder volar. No pueden expandirse a través del aire y por eso hace falta el contacto directo con otro huésped (bien con el pelo de una persona infectada, bien a través de ropas de vestir o similares).

Con las precauciones adecuadas y siguiendo el tratamiento, el niño puede asistir normalmente a la escuela.
Comenta el contenido : ¿Y si mi hijo coge piojos?
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes