x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
22.41 º
3.6 Km/h
+Animals
La Luba amb la Fàtima Ruiz i la resta de gossos de la seva família.

La Luba con la Fàtima Ruiz y el resto de perros de su familia.

La Luba con la Fàtima Ruiz y el resto de perros de su familia.

Cedida

«La Luba te mira y ves que no se rinde»

Los perros con una disminución física que llegan a las entidades tienen una dificultad añadida para encontrar su segunda oportunidad

Actualizada 15/04/2019 a las 08:26

Las historias detrás de cada perro que espera una oportunidad hacen encoger el corazón|coro. Sólo hace falta acercarse a cualquier refugio o, incluso, leer por las redes sociales los casos que las entidades se esfuerzan por rescatar y dar una segunda oportunidad. Pero si detrás de esta historia hay un perro con una limitación física, todavía toca más el corazón. Las entidades de protección animal se esfuerzan al recuperar estos animales y ofrecerles una segunda oportunidad.

«Ponedla en una bolsa y ya la pasaré a recoger» éstas son las palabras que tuvo que oír el veterinario cuando llamó al propietario de la Luba para explicarle que hacía falta una intervención de gran envergadura y de urgencia o no sobreviviría. La Luba había sido atropellada en una carretera de Valencia. Unas buenas personas pararon el coche y la recogieron medio muerta y la llevaron de inmediato a un veterinario. Era un 28 de diciembre, en medio de las fechas de Navidad. La Luba era una perra que pertenecía a un cazador, al que se pudo identificar porque llevaba chip, según explican desde la entidad Galgos 112.
La Luba amb la Fàtima Ruiz i la resta de gossos de la seva família.

Afortunadamente, el veterinario conocía esta asociación y dio la voz de alerta. Estos se hicieron cargo de la situación desde el primer momento evitando de esta manera que la Luba tuviera que volver con su propietario con un futuro poco prometedor. De la mano de esta entidad que trabaja para rescatar galgos y podencos, la Luba empezó su historia de lucha y superación para seguir viviendo. Fracturada de las patas de delante, de la cadera, y con los huesos en el aire tenía una grave infección. Éste era el panorama de una perrita dulce y valiente que tuvo la mala fortuna de ser abandonada y atropellada. Con este diagnóstico, llegó a casa de Fàtima Ruiz y Fran Argaiz, miembros de Galgos 112 Tarragona, que le abrieron las puertas de casa suya «nosotros no pensamos qué implicaba este caso, vimos que esta perrita nos necesitaba y ya está». A partir de aquí, fueron innumerables entradas en quirófano. Tuvieron que amputarle una primera pata cuando las infecciones se repetían y se pudría el hueso. La perrita estuvo a punto de morirse dos veces pero salió adelante. «Hemos hecho un recordatorio de lo que hemos vivido con ella y ahora vemos qué ha sido muy duro pero cuándo ella te mira a los ojos y ves que no se rinde, nosotros tampoco nos podíamos rendir» explica Fàtima.Muchos traumatólogos apuntaban que se había de eutanasiar-la, pero encontramos un increíble equipo veterinario que han luchado hasta el final» recuerda Fàtima.

Fue una mala noticia confirmar que la segunda pata también se tenía que amputar pero la realidad le ha dado la vuelta a este hecho, dado que fue un descanso para el animal «Cuando le amputaron, se relajó mucho, porque dejó de sufrir. Ahora ya se han acabado las curas y se puede mover y bañar. Ha sido un descanso, para ella que sufría como para el equipo veterinario y para nosotros».

A Luba se la puede ver paseando en un cochecito con su familia y Fàtima explica que «afronta la vida sin complejos». «El vínculo que haces con un perro así no lo haces con ningún otro animal. Tiene unas ganas de vivir que no se las acaba. La miro a los ojos y sé que ahora es feliz y hemos hecho el correcto» explica.

Esperando un final feliz
Y una historia paralela es la que trae el Chico a sus espaldas. También tiene una disminución física. Nació así. Vivía con una persona que cuidaba de él pero que se vio obligada a pedir ayuda por motivos de salud. Ahora, está a cargo de la entidad GAIA Tarragona que lo describen como «un perro muy dócil y sociable que por encima de todo busca estar en compañía» y que «esperamos que esta limitación no sea una dificultad para encontrar a una familia que lo quiera». La Asociación le busca a una nueva familia y piensa en conseguirle una prótesis para ayudarla a caminar.
El Chico espera una oportunitat.
Temas relacionados
Comenta el contenido : «La Luba te mira y ves que no se rinde»
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes