x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
8.96 º
3.708 Km/h
Josep Maria Ferrer 'Joma' Segundo entrenador del Gimnàstic de Tarragona Nàstic
El segon entrenador del Nàstic, a la banqueta del Nou Estadi, durant l'entrevista realitzada amb 'Diari Més'.

«Ni en el fútbol ni en la vida podemos hablar de techos»

El segundo entrenador del Nàstic, en el banquillo del Nou Estadi, durante la entrevista realizada con 'Diari Més'.

«Ni en el fútbol ni en la vida podemos hablar de techos»

El segundo entrenador del Nàstic agradece la oportunidad que ha tenido de formar parte de un club de tanta entidad

Actualizada 02/12/2020 a las 20:09

—¿Cómo se encuentra en Tarragona?
—Desde que llegué me siento como en casa. Tarragona es una ciudad muy próxima a la mía, que es Lleida, y de pequeño venía aquí con mis padres. Mi madre, por motivos laborales, tiene relación con Tarragona, y venía a menudo.


—¿Es fácil adaptarse al Nàstic?
—Fácil no lo es porque es un club con estructura de Segunda División A. He estado en clubs importantes, pero en ninguno con el potencial del Nàstic. Te adaptas rápidamente, pero fácil no lo es.

—El equipo ha ganado tres partidos seguidos en casa. ¿Esta euforia que se ha creado puede perjudicar?
—No, porque la gente que estamos en el club sabemos que en cualquier momento te vuelven a poner en tu sitio. Eso nos tiene que servir como a estímulo para seguir esforzándonos y trabajar. Todo lo que sea ganar es muy positivo, no hay que decirlo.

—Marcar nueve goles en dos partidos en Segunda B es inusual.
—Esperamos que vuelva a pasar, pero es muy complicado. El día del Andorra todo el mundo está muy depresivo con el 0-2 y acabamos marcando cuatro goles. El día de l'Hospitalet hicimos a un partido sensacional contra un equipo muy difícil, ya que te exige mucho trabajo sin pelota. Estamos muy contentos, además, para la gente de ataque, ya que ves el trabajo de Gerard o de Pedro, sobre todo sin pelota, y después ves que tienen el premio del gol.

—¿Cree que si el Nàstic-Andorra hubiera acabado con el 0-2 con el cual se llegó al descanso, habríamos estado aquí usted y yo haciendo una entrevista?
—Sinceramente, creo que sí. En ningún momento hemos tenido la sensación de estar fuera. No nos comunicaron nada. Sí que habrían sido dos semanas muy fastidiadas, además, porque no había competición. Pero estoy convencido de que estaríamos aquí porque habríamos ganado al L'Hospitalet.

—¿Cuál es el techo de este equipo?
—Ni en el fútbol ni en la vida podemos hablar de techos. El equipo tiene que seguir creciendo. Ahora hemos conseguido que el equipo sea una familia y, en el partido contra la Andorra, se vio. Aquí no hay gente implicada, hay gente comprometida.

—¿Cuándo empieza su aventura con Toni Seligrat?
—En Lleida la temporada 2011-12. Él viene al primer equipo y yo estaba entrenando a la base. Pasé al primer equipo y coincidimos. Él se marchó al Huracán y yo tenía contrato en Lleida y no me pude marchar con él. Después, sí que lo pude seguir en el Alcoyano y en el Sabadell y, desde entonces, para aquí.

—¿Cuál es su función a lo largo del día?
—Un día normal es llegar a las siete y media de la mañana y preparar con Manolo (Oliva, entrenador de porteros) el campo. Empezamos el entrenamiento y, al finalizarlo, comentamos cómo ha ido la sesión. A las tardes, llegamos a las cuatro y analizamos al rival, entre otras cosas.

—¿Siempre se ha dedicado al fútbol?
—Sí.

—Es complicado que los jugadores obedezcan al segundo entrenador?
—Es diferente. A los jugadores te los tienes que ganar en el día a día. Como segundo entrenador tienes que ser una persona abierta, más dialogante e intentar ganarte la confianza de los jugadores. Al final, donde te los ganas más está en los ejercicios que haces, ya que ellos ven que funcionan.

—¿Hay algún futbolista con el que ha tenido problemas a lo largo de su carrera?
—Que yo recuerde, no.

—¿Quiere ser primer entrenador?
—No.

—¿Por qué?
—Me gusta más mi tarea de dar apoyo y de dar mi opinión. No me veo.

—¿Cuál fue la máxima categoría en la cual jugó como futbolista?
—Primera Catalana.

—Se tiene que ser bueno en su trabajo, pero también tener suerte para llegar a formar parte de un equipo técnico en Segunda B habiendo jugado como máximo a Primera Catalana. Un 99% lo intentan, pero no lo consiguen.
—Soy consciente de que es muy difícil, pero en muchas ocasiones es estar en el momento adecuado en el lugar adecuado.

—Los técnicos acostumbran a esconder a los lesionados para que los rivales no tengan pistas. ¿Tan importante es que el equipo contrario no sepa qué jugadores tienen molestias?
—Cuando juegas contra el rival, buscas información en su página web, en su Twitter, en las redes sociales de los jugadores... No es lo mismo que Gerard Oliva esté disponible para jugar a que esté lesionado, y eso lo podéis ver también en equipos de Primera y Segunda División. Ya sé que no es una cosa agradable para la prensa, pero lo tenemos que intentar hacer así.

—¿Cómo estudian a los rivales?
—Ferran Asensio quince días antes de jugar contra un rival ya está trabajando y los lunes ya tiene preparados unos veinte minutos con todo el vaciado de datos de los rivales. Después, hacemos un resumen de diez o doce minutos con Manolo Oliva y ya tenemos todo lo que necesitamos.
Temas relacionados
Comenta el contenido : «Ni en el fútbol ni en la vida podemos hablar de techos»
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes