x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
10.64 º
1.8 Km/h
Nàstic
Carlos Albarrán, aquest passat diumenge durant la golejada contra l'Andorra (4-2) abans de ser expulsat amb vermella directa.

El Nàstic también tiene la cruz esta temporada con las expulsiones

Carlos Albarrán, este pasado domingo durante la goleada contra el Andorra (4-2) antes de ser expulsado con roja directa.

El Nàstic también tiene la cruz esta temporada con las expulsiones

Albarrán ha visto la roja en dos ocasiones y Trilles también tuvo que abandonar el campo por roja directa en el Prat

Actualizada 16/11/2020 a las 18:25

El Gimnàstic de Tarragona ha llegado al ecuador de la primera vuelta del subgrupo 3A de Segunda División B. Ha finalizado esta etapa inicial como líder, aunque algunos de sus rivales tienen partidos pendientes, por culpa de las suspensiones por el coronavirus. Han sido muchas situaciones las que ha atravesado el club grana: goles, alegrías, decepciones, escándalos arbitrales y, entre otros, también tres expulsiones.

No es habitual que un equipo vea cómo tres jugadores suyos han visto la cartulina roja directa en los cinco enfrentamientos de Liga, pero al Nàstic le ha sucedido exactamente eso. Además, estuvo precisamente en los tres últimos enfrentamientos, correspondientes a las jornadas 3, 4 y 5.

En el Nàstic-Olot, Carlos Albarrán fue expulsado en las postrimerías del enfrentamiento y, la semana siguiente, en el empate del Nàstic en el Municipal Sagnier contra el Prat, fue Marc Trilles el que se tuvo que marchar a los vestuarios antes de tiempo. Este domingo, volvió a ser Albarrán el expulsado, en una situación que todavía es más complicada de ver, y es que en un equipo le expulsen al mismo jugador dos veces en tres semanas.

El Nàstic ha tenido problemas graves con los arbitrajes, ya que ha salido perjudicado prácticamente en todos los duelos que ha disputado.

Sin ir más lejos, en la goleada con remontada incluido contra el Andorra, en el primer minuto de juego el árbitro pudo señalar perfectamente una roja a los visitantes para evitar un gol del Nàstic con las manos y tampoco señaló una pena máxima clara a Thomas Amang. Pero, como sucede en estos casos, cuando el equipo perjudicado gana, el ruido acostumbra a ser mucho menor.

Con respecto a las rojas, han sido claras. Quizás la que menos fue la de Albarran delante de los de la Garrotxa, ya que no quedó claro si era entrada por detrás al último hombre, pero el colegiado lo determinó de esta manera. El duelo estaba prácticamente finalizado y, con el 2-0 que tenía el Nàstic a su favor, las protestas fueron mínimas.

Dos muy claras
Las que no tienen discusión ni tampoco justificación son las rojas de las dos últimas semanas. La primera, fue una entrada brutal y desproporcionada de Marc Trilles en el Prat. El Nàstic ganaba 0-1 y, posiblemente, con once futbolistas en el campo el resultado podría haber sido otro que el empate con el cual finalizó finalmente el choque. El mismo Toni Seligrat lamentó al finalizar el partido que el central se equivocó claramente. «Una falta totalmente innecesaria en una zona sin peligro nos ha costado una expulsión y hemos perdido la igualdad que teníamos», fue lo que dijo textualmente el entrenador del Nàstic, que se marchó con la sensación de haber perdido dos puntos.

Más complicada se podría haber puesto la situación si el Nàstic hubiera perdido el domingo ante el Andorra. 0-2 y, en el 70’, el lateral del Nàstic realizó una entrada completamente desproporcionada y en una zona sin peligro que le costó su marcha del campo. No podía existir peor guion para un equipo que tenía que ganar sí o sí delante de una semana sin fútbol con los nervios que esta situación habría originado. El Nàstic sacó fuerzas de donde no había y, en un final de partido apoteósico, remontó y tuvo tiempo, incluso, para golear. La expulsión de Albarrán podría haber supuesto un desastre, pero coincidió con una especie de revulsivo que acabó con el Nàstic líder y los jugadores celebrando como sies tratara del ascenso que tanto sueñan.

Las amarillas de Brugui
Después del duelo de este domingo, Seligrat habló de las cartulinas que ha visto el Nàstic hasta ahora. Amarillas, contando la suya, con que vio una durante el partido contra el Andorra, van dieciséis, aparte de las tres rojas. Llama la atención que lo que más acumula es Brugui, el futbolista que lleva el peso atacante del equipo. Ha visto un total de cuatro, con los que está apercibido y, una quinta, lo obligaría a descansar. «No es normal que un futbolista de las características de Brugui haya visto tantas», aseguraba Seligrat.

Rueda tiene tres cartulinas más, Pedro Martín dos y el resto de jugadores que han visto alguna tarjeta son Javier Ribelles, Fausto Tienza, Álex Quintanilla, Fran Carbia, Thomas Amang y Pol Ballesteros.
Temas relacionados
Comenta el contenido : El Nàstic también tiene la cruz esta temporada con las expulsiones
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes