x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
16.7 º
1.8 Km/h
Futbol
Óscar Sanz, que va debutar com a jugador del Nàstic, durant una acció amb l'exgrana Marc Martínez, al Camp d'Esports de Lleida.

Los nervios se instalan en Tarragona

Óscar Sanz, que debutó como jugador del Nàstic, durante una acción con la exgrana Marc Martínez, al Camp d'Esports de Lleida.

El Segre

Los nervios se instalan en Tarragona

El nefasto inicio de temporada sitúa en la cuerda floja a Xavi Bartolo y pone en entredicho la plantilla confeccionada por Sergi Parés

Actualizada 30/09/2019 a las 08:13

El fútbol son resultados y, los que está protagonizando el Gimnàstic de Tarragona en este inicio de temporada, son muy negativos. Un partido ganado de seis o cinco puntos de los dieciocho en juego son dos estadísticas que despojan a un equipo lleno de carencias.

La crueldad de los resultados siempre apunta a la misma persona: el entrenador. En el caso concreto del Nàstic, Xavi Bartolo no tiene, ni mucho menos, la mayor parte de la culpa. El técnico, que posiblemente se ha equivocado en algunas de las decisiones tomadas, será el primero en saltar si los resultados no acompañan. De hecho, una derrota en el Nou Estadi contra el Castellón o, posiblemente un empate, dependiendo de la imagen que ofrezca el equipo, podrían motivar un relevo en el banquillo mucho antes de lo que muchos clubs realizarían teniendo en cuenta que se trata de un equipo completamente nuevo y de una estructura diferente a la de años anteriores.

Los nervios se han instalado a Tarragona, pero no tan sólo por los resultados. La imagen que está ofreciendo el equipo es muy negativa y un reflejo de esta situación es la penosa primera mitad que realizó el Nàstic este sábado en el Camp d’Esports de Lleida En el segundo acto, los de Bartolo intentaron reaccionar, mejoraron, jugaron mejor que el rival, pero ya era demasiado tarde.

Bartolo, como cualquier técnico que se sienta en un banquillo, tiene responsabilidad de lo que sucede en el césped, pero quizás el entrenador no cuenta con las herramientas adecuadas como para alcanzar los objetivos marcados a principios de temporada.

El entrenador siempre mantuvo que no finalizar en primera posición no resultaría un fracaso, pero que sí lo sería no acabar entre los cuatro primeros y, por lo tanto, perderse la promoción de ascenso a Segunda División A. Después de la derrota en Lleida, Bartolo reconoció que «no sé si le falta calidad», a la plantilla, dejando claro que «llevamos seis jornadas y, si miramos los puntos, no estamos a la altura de las expectativas que hemos generado». Por lo tanto, el entrenador del Nàstic está de acuerdo con el hecho de que el equipo no está cumpliendo con las expectativas.

La plantilla
El problema de fondo es la plantilla. El entrenador no es quien juega, ni quien defiende, ni quien crea ocasiones ni quien marca goles. En este sentido, la plantilla grana ha decepcionado, y mucho. Sergi Parés es el máximo responsable de una planificación deportiva que, a día de hoy, no ha rendido.

La baja de Javi Márquez en el centro del campo no puede condicionar tanto a un equipo. En la medular, Petcoff no está rindiendo al nivel del esperado, Viti vive castigado y el entrenador no tiene más remedio que apostar por jugadores que son del filial. Primero, Jorge Carreón, que ya ha bajado al CF Pobla de Mafumet y, sábado, Óscar Sanz, que debutaba con toda la ilusión del mundo pero que no pudo evitar la derrota del equipo.

En defensa, el Nàstic cuenta únicamente con seis efectivos. Tres son centrales y, los otros tres, laterales. Ninguno de los centrales puede actuar como lateral y ninguno de los laterales puede jugar de central. Esta problemática se acentúa todavía más cuando Xavi Bartolo decide jugar con tres centrales y dos laterales, ya que no hay relevos en el banco exceptuando a un hombre de banda.

Arriba, tres cuartos de lo mismo. Pedro es una isla y tan sólo Pol Ballesteros parece demostrar que quiere hacer algo diferente. Los otros jugadores, por un motivo o por otro, no entran en acción. Habran, Lolo Plá y Giner, que tenían que ser importantes, no tienen trascendencia, Gerard Oliva está lesionado y de Joel Marín nadie sabe nada. Muchas circunstancias que ponen al Nàstic en el hilo del abismo, siempre teniendo en cuenta la lamentable situación en la tabla clasificatoria.

El partido contra el Castellón será determinante, no para la situación de un equipo al cual le quedan tres cuartos de temporada por anticipado, sino para los responsables de confeccionarlo.
Temas relacionados
Comenta el contenido : Los nervios se instalan en Tarragona
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes