x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
25.65 º
11.16 Km/h
Nàstic
Pol Ballesteros intenta una internada durant la primera meitat

Punto de partida (2-2)

Pedro Martín intenta una internada durante la primera mitad

Nàstic

Punto de partida (2-2)

Un Nàstic que alterna fases para olvidar con otros ilusionantes araña un empate que sirve para poner las bases para empezar a crecer

Actualizada 01/09/2019 a las 22:32

El Gimnàstic de Tarragona inaugura el casillero de puntos con un empate delante de un Barça B superior al rival en muchos momentos, situación que ayudó a los tarraconenses a aprender como contrarrestar determinadas situaciones, como las de enfrentarse a un equipo que la toca más que tú. El Nàstic acabó con nueve hombres por la lesión de Pol Prats y la expulsión de Pol Ballesteros, pero resistió hasta el final.

El 4-3-3 es innegociable para Xavi Bartolo en este inicio de temporada, al menos de entrada. El técnico grana volvió a apostar por los tres centrocampistas, con qué igualó, en número, a un Barça B que, cuando quiere, juega a otra cosa.

Viti, perdonado después de pedir marcharse y de no empezar entrenando con todo lo que se le puede pedir, fue el eje de una medular donde Petcoff, aunque había arrastrado molestias a lo largo de la semana, también estaba. Completaba el tridente el sorprendente Carreón, que sigue acumulando minutos a Segunda División B.

Arriba, la gran sorpresa era Pol Ballesteros, concretamente en la banda derecha. Su titularidad comportaba una situación que todavía llamaba más la atención, como lo era la suplencia de Jonathan Pereira, uno de los pilares del proyecto del intento de retorno a Segunda A. Habran, en la otra banda|lado y Pedro, arriba, completaban la tripleta atacante. Donde no hubo cambios estuvo a la portería y a la defensa donde, a pesar de encajar tres goles contra el Llagostera, jugaron los mismos.

No se puede empezar peor un partido que como lo hizo el Nàstic en Sant Joan Despí. Ni se olió la esférica en los primeros minutos de juego, en los cuales, además, las imprecisiones menudeaban en las botas de los futbolistas visitantes, que parecía que actuaran con miedo delante del gigante de la posesión de la categoría. Ahora bien, si no tienes la posesión, presiona, que es lo que hacen la mayoría de los equipos. Pero tampoco. Y, si a todo este cúmulo de despropósitos se le suma el hecho de que estás despistado en pelota parada, te pintan la cara. Y así fue.

Minuto 2. Riqui Puig pone un córner desde la derecha de Bernabé y, completamente solo, desde el punto de penalti, remata Jorge Cuenca. Imposible de atrapar para el meta del Nàstic, el cual tuvo que convertirse en protagonista en una acción posterior. Fue a los ocho minutos, cuando Morer se adentró por la derecha hasta la línea de fondo y la centró hacia un Abe que remató perfecto. El meta, sin embargo, se elevó para desviar el peligro de forma milagrosa. El Nàstic no encontraba ni su juego ni a sí mismo. El Barça B, casi de forma involuntaria, monopolizaba el juego y las ocasiones, como la de Collado, en el 14', de falta, que se marchó fregando la madera.

Viti, en el palo
Alguno cambió al cuarto de hora de enfrentamiento, cuando despertó un Nàstic que tuvo el empate. Fue Viti quien , después de una gran acción de Pol Ballesteros por la izquierda, con centrada por la derecha incluida, remató, de cabeza, en el palo. La pelota le llegaba muy tibia. El futbolista lo sabía y se lamentó de la acción. Habran recogió el rebote, remató de chilena, pero el árbitro le señaló falta.

Poco a poco despertaba el Nàstic. Funcionaba la sociedad Bernabé-Goldar-Viti-Pol Ballesteros. Un jugador por línea que estaban haciendo funcionar en el equipo. Poco a poco, la cosa carburaba y apareció un invitado inesperado, un futbolista que cuatro minutos antes había enviado una pelota a las nubes cuando estaba solo dentro del área. Pues en el 41’ subió el empate. Recuperación de Petcoff, pasada hacia Carreón, quien asiste al punta, el cual define perfecto: con pierna izquierda, raso y por debajo de las piernas del portero.

Petcoff no puede más
Xavi Bartolo hubo de dejado en el vestuario en Petcoff en el descanso, ya que el centrocampista no podía más. Lolo Plà entró por él. El Nàstic jugó con la inercia del final de la primera mitad, pero fueron cinco minutos escasos buenos, suficientes para que Juan Rodríguez enviara un córner al travesaño. Después, monólogo azulgrana. Control total de los de García Pimienta, que se tradujo en la jugada del partido. Pared infinita entre le tarraconense Guillem Jaime i Reis y gol de este primero que se plantó delante de Bernabé. De aquellos goles que se tienen que guardar en la retina.

Puso toda la carne en la parrilla Xavi Bartolo con la entrada de Albarrán por Pol Valentín i de Pol Prats por un Habran inexistente. Tres minutos después, lesión de Pol Prats, que tuvo que abandonar el terreno de juego. Peor no le podía ir al técnico ni al equipo, que, a pesar de las dificultades, se volvió a levantar. Goldar, el líder de la defensa y seguramente uno de los del equipo, se elevó para rematar una grande centrada de Bonilla, de falta, desde muy lejos.

Con el empate y el Nàstic en inferioridad, el duelo se volvió loco, cualquiera de los dos podía marcar.
Al final del duelo, Pol Ballesteros fue expulsado con roja directa al cortar un contraataque muy peligroso que, seguramente, habría puesto en problemas a los tarraconenses.

FICHA TÉCNICA

Barcelona B. Iñaki Peña, Morer (Saveiro, 80), Jorge Cuenca, Araujo, Guillem Jaime, Monchu, Riqui Puig, Reyes (Ferran Sarsanedas, 68), Hiroki Abe, Abel Ruiz (Marqués, 86) y Collado.

Gimnàstic. Bernabé Barragán, Pol Valentín (Albarrán, 69), David Goldar, Juan Rodríguez, Javi Bonilla, Viti, Damián Petcoff, Carreón, Pol Ballesteros, Pedro Martín y Romain Habran (Pol Prats, 69).

Goles. 1-0, Jorge Cuenca (2); 1-1, Pedro Martín (41); 2-1, Guillem Jaime (54); 2-2, David Goldar (75).

Árbitro. Julio Fermín Leo Ollo (Navarro). Mostró la tarjeta amarilla al local cuenca; y a los visitantes Carreón, Pedro Martín y Viti. Expulsó con roja directa al visitante a Pol Ballesteros (89).

Incidencias. El Estadio Johan Cruyff acogió a 2.546 espectadores. Antes de empezar el partido se guardó un minuto de silencio en memoria de Xana, la hija de Luis Enrique Martínez, exentrenador del Barça o de la Selección Española, entre otros.
Temas relacionados
Comenta el contenido : Punto de partida (2-2)
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes