x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
12.98 º
5.4 Km/h
Nàstic
Fali desplaçant una pilota en una imatge d'arxiu

El Nàstic hace aguas por todas partes (3-0)

L'entrenador del Nàstic no llença la tovallola

Nàstic

El Nàstic hace aguas por todos lados (3-0)

Un equipo nefasto en defensa, sin ideas en el centro del campo e inoperante arriba se abona a un milagro para poder seguir en Segunda A

Actualizada 13/04/2019 a las 20:20

Lo que muchos pensaban que tenía que pasar pero que la gran mayoría se resistía ha acabado pasando. Derrota por goleada del Nàstic de Tarragona y, con el triunfo del Extremadura, el milagro tiene que ser más que algo paranormal. El Nàstic no puede con el Almería, cae humillado en Los Juegos Mediterráneos y da una sensación absolutamente lamentable, sobre todo con respecto a errores defensivos, y de las grandes.

Mikel Villanueva estuvo completamente desastroso, Noguera, casi, Fali no desplazó bien, el centro del campo se mostró impotente, Palanca se quedó en el vestuario al descanso, Luis Suárez no fue el de siempre y, entre todo eso, Uche fue el único que aportó peligro.

Un milagro, como el que comentábamos antes, sería lo que tendría que sobrevolar Tarragona en lo que resta de temporada. Ahora bien, este milagro tendría que estar acompañado de reflexiones de algunos jugadores que se tienen que plantear qué quieren ser de mayores. Para salvar a un Nàstic tan necesitado, algunos futbolistas tienen que tener claro que no pueden salir al campo a pasearse. La tensión tiene que ser máxima durante los más de 90 minutos que dura un partido.

Sorpresas en el once
Ni fue baja Fali, ni tampoco lo fue Luis Suárez. Estos dos futbolistas, que habían sufrido varios problemas a lo largo de la semana y que, en principio, no tenían que actuar, al menos de inicio, repitieron, así como lo hizo el once del Nàstic al completo, con respecto a lo que jugó la pasada semana al Numancia (2-0).

Fali se rompió cuando todavía no se había llegado a la hora de juego del duelo contra los sorianos y, en principio, se preveía que tenía que estar entre diez y quince días de baja. Ni diez, ni quince. Siete días después de sufrir una elongación del bíceps femoral derecho, titular. Y el valenciano acabó sustituido después de cortarse con el banderín de córner a veinte minutos del final. No pudo seguir al central.

Recuperación milagrosa la del valenciano, que no ha podido entrenar a lo largo de la semana a causa de una elongación de su bíceps femoral derecho. En lo que se refiere a Suárez, sufrió un choque el miércoles con el portero del juvenil A durante el entrenamiento y se hizo un corte en la tibia. Con molestias, pero sí que tenía que estar en el banquillo.

Repitió once y dibujo un Enrique Martín que volvió a apostar para el 5-2-1-2 en el cual la defensa era la habitual: Pipa (derecha) y Abrahám (izquierda) en los laterales y Fali, Noguera y Mikel Villanueva en el eje, siempre por delante de Bernabé Barragán.

Por delante, dos centrocampistas como Thioune e Imanol García escudaron a Miguel Palanca, que hizo de enlace con los dos delanteros: Luis Suárez y Uche.

Toda aquella intensidad con la que maravilló el Nàstic la pasada semana desapareció completamente. Volvió aquel equipo plano, sin presionar arriba y con una defensa demasiado blanda, que dio concesiones suficientes como para que los andaluces se marcharan 2-0 al descanso.

Sólo valía ganar
El Extremadura había ganado en Málaga y los tarraconenses se situaban a nueve puntos de la permanencia. Los jugadores tenían que salir al 200 por cien. Salieron al 80 y tan sólo durante el tramo inicial de la primera mitad.

El peligro de los andaluces era, sobre todo, las bandas, y las supieron explotar a la perfección. Mientras que el Nàstic encomendaba todas sus esperanzas en pelotas largas a un Uche que no estuvo tan acompañado como contra el Numancia, los recursos de los andaluces eran infinitamente superiores. Corpas y Narváez por la derecha trinchaban una vez y otra a Abrahám Minero y, por el otro lado, Luis Rioja hacía de las suyas.

Durante media hora, el Nàstic hizo a un partido lo bastante decente. A pesar de las imprecisiones, Imanol y Thioune formaban una buena pareja de baile. Por delante, Palanca seguía demostrando que le falta ritmo y Luis Suárez no realizó tantas presiones como acostumbra a hacer.

El Almería se limitó a esperar. Luis Suárez disparó lejos en el 10’ y, en el 12, Pipa falló en un contraataque. No se sabe si chutó o centró al futbolista cedido por el Espanyol. En el 16’, Fali centró hacia un Uche que llevaba todo el peligro visitante. Pero, en el 28, despertó el equipo de Francisco con un disparo de Corpas que chocó con la red de Bernabé, por el lado exterior.

Se fue creciendo un Almería que encontró en Álvaro Giménez a su talismán. Centró desde la izquierda Luis Rioja y el punta local aprovechó la pasividad de Mikel Villanueva, nefasto durante el partido, para rematar. Imposible para el meta grana. Era el minuto 35 y había tiempo.

Cuando te marcan uno, el mérito es del rival pero cuando, ocho minutos después te hacen exactamente lo mismo, tú tienes mucha más culpa de lo que sucede. Y es que Narváez, en el 43’ centró para encontrar ¿a quién? A Álvaro Giménez que, también de cabeza, remató. Lo hizo entre Noguera y Villanueva. A ninguno de los dos se le ocurrió marcar al goleador del Almería y, el resultado, fue del 2-0 al descanso. Hacía falta un milagro.

Entra Kanté
No estaba jugando bien Palanca y el equipo necesitaba presionar más arriba. Esta mezcla motivó la entrada de José Kanté en la segunda mitad. Lo que era un 5-2-1-2 se convirtió, en ataque, en un 5-2-3 con un futbolista diferente al tarraconense.

Los primeros cinco minutos del segundo acto fueron un espejismo, ya que el Almería sentenció en el 51’ después de una nueva nefasta acción del Nàstic en defensa. Acción por banda derecha de los andaluces, pase raso hacia Álvaro Giménez que, deja completamente solo a Juan Carlos Real. Este, se limitó a fusilar a Bernabé Barragán. Situación similar a la de La Romareda, con casi una parte entera por disputarse y tres goles por debajo en el electrónico.

Con el equipo conocedor que se necesitaba un milagro, Uche, a la suya, no dejaba de intentarlo. En el 57’, disparó al muñeco después de una centrada de Abrahám y, Enrique Martín, también a la suya, cambió inmediatamente al nigeriano por Cotán. Volvía el equipo a jugar con tres mediocampistas y Kanté adelantaba su posición.

Cuando un equipo pierde 3-0, la teoría indica que este tiene que ir a por el gol de la forma que sea. Pero el que se lució en el 69’ fue el meta grana, un Bernabé Barragán que le ganó el 1 contra 1 a Demirovic. El peligro grana se limitó a una contra entre Luis Suárez y Pipa que no acabó en nada y en las repetidas entradas del meta rival, un René que regaló balones a los tarraconenses una y otra vez, sin encontrar ninguna respuesta por parte de un equipo que parecía muerto y enterrado.

Luis Suárez y Kanté parecían islas arriba. Los dos, sin encontrar premio, lucharon y lucharon, pero la gran diferencia en el duelo fue que las concesiones de la defensa del Almería no fueron directamente proporcionales a las del Nàstic. También hay que destacar que Salva Ferrer, a cinco del final, envió una pelota a la madera. Este joven es un claro ejemplo de lo que tiene que ser el Nàstic y, algunos de sus compañeros, sobre todo de la defensa, de lo que no tiene que ser nunca en la vida.

Una vez más, se demostró que jugar con cinco defensores no aporta más solidez atrás que actuar con cuatro jugadores en la línea de la retaguardia.


FICHA TÉCNICA

ALMERÍA
René, José Corpas, Owona, Saveljich, Iván Martos, Narváez (Chema, 69), De la Hoz (David Rocha, 79), Yan Eteki, Luis Rioja, Juan Carlos Real y Álvaro Giménez (Demirovic, 61).

NÀSTIC
Bernabé Barragán, Pipa, Fali (Salva Ferrer, 71), Noguera, Mikel Villanueva, Abrahám Minero, Thioune, Imanol García, Miguel Palanca (José Kanté, 46), Uche (Cotán, 57) y Luis Suárez.

GOLES
1-0, Álvaro Giménez (35); 2-0, Álvaro Giménez (43); 3-0, Juan Carlos Real (51).

ÁRBITRO
Víctor Areces Franco (asturiano). Mostró la tarjeta amarilla al local René; y al visitante Noguera.

INCIDENCIAS
El Estadio de los Juegos Mediterráneos almeriense acogió a 6.133 espectadores.
Temas relacionados
Comenta el contenido : El Nàstic hace aguas por todos lados (3-0)
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes