Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
23 º
3.6 Km/h
Nano Rivas. Entrenador del Nàstic
Nano va concedir l'entrevista a 'Diari Més' després que passessin els primers tres partits des de la seva arribada. Ha aconseguit quatre punts, però es mostra ambiciós.

«Debía al club una cosa que no les pude dar en verano»

Nano concedió la entrevista a 'Diari Més' después de que pasaran los primeros tres partidos desde su llegada. Ha conseguido cuatro puntos, pero se muestra ambicioso.

«Debía al club algo que no le pude dar en verano»

Nano Rivas no renuncia a nada y reconoce que, meses después de la salvación de la temporada pasada, fue capaz de otorgarle más valor

Actualizada 22/02/2018 a las 20:08

—¿Qué motivó que volviera al Nàstic?
—Primero, que las circunstancias que me impidieron continuar el verano pasado, se han aclarado. A partir de aquí, profesionalmente tenía muchas ganas de entrenar y, poder hacerlo aquí, en Tarragona, me motivaron mucho. Podía haber estado en otro lugar|sitio, pero cuando surgió aquí, todo era perfecto. Además, le debía al club alguna cosa que no le pude dar en verano.


—¿Por qué le dijo «no» al Nàstic?
—Por circunstancias personales. No lo he explicado nunca, ni lo haré, pero eran cosas de la familia, los niños y la mujer. Un poco de todo, que me impidió tomar la decisión de volver a Tarragona.

—¿Hubo oferta del Valladolid?
—Bien..., oferta firme, no.

—¿Y de algún otro equipo?
—Sí.

—Entonces, ¿lo que usted estaba esperando era que le llamara el Nàstic?
—No, pero sí que es verdad que las ofertas de otros equipos llegaron mucho antes de la del Nàstic. Hubo cosas importantes en verano, las cuales rehusé, igual que la propuesta del Nàstic. Sí que es verdad que, justo antes de recibir la propuesta del Nàstic, me salieron cosas del extranjero, pero inmediatamente llegó la oferta del Nàstic.

—¿En qué momento la cabeza de Nano Rivas volvió a pensar al ocupar un banquillo?
—Después de Navidad. Todo me fue encajando.

—En el mundo del fútbol es muy complicado ser entrenador profesional. Supongo que debe ser gratificante que, después de rehusar ofertas, le siga sonando el teléfono.
—No te puedes imaginar los ocho meses que he sufrido explicando a la gente por qué no entrenaba. Mucha gente no lo entendía, pero creo que en la vida uno tiene que tener muy claras sus prioridades. Yo puse las cosas en una balanza, y decidí, a pesar de perder la oportunidad de ser uno de los 42 entrenadores que se pueden sentar en un banquillo de una liga profesional en España. Además, era consciente de que quizás no volvería a tener ninguna otra oportunidad. Tenía que tomar una decisión y tomé esta, a pesar de ser consciente de la dificultad que suponía volver a entrar en la rueda.

—Alguna cosa hizo bien Nano Rivas para que el Nàstic se volviera a fijar en él.
—Supongo que sí. Creo que el tiempo que pasé en Tarragona fueron dos etapas muy buenas, tanto cuando estuve con Vicente Moreno como la temporada pasada, en unas circunstancias muy complicadas, aunque al final todo salió bien.

—Tengo la sensación que ahora, pasado el tiempo, no somos capaces de valorar lo que pasó en aquellas últimas tres jornadas de campeonato. ¿Usted se lo da más valor que antes?
—De hecho, empecé a valorarlo con el paso del tiempo. Cuando llegas, no piensas más allá del día a día, intentar convencer al futbolista de que es posible salvarse. Ganas el primero, ganas el segundo, te la juegas en el tercero y salvas la categoría. Pero sí que es verdad que, con el paso de los meses, te das cuenta de que es muy difícil ganar dos partidos seguidos, y nosotros ganamos tres. Además, los tres equipos contra los cuales jugamos, se estaban jugando alguna cosa. Ahora, que vuelvo a estar dentro, me doy cuenta de que es muy complicado ganar dos o tres partidos seguidos en esta categoría, ya que hay mucha igualdad.

—En el descanso del Nàstic-Girona de la temporada pasada, ¿se vio en algún momento en Segunda B?
—Si te digo la verdad, nunca lo pensé. En aquel momento, en lo único que pensaba era en convencer a los jugadores de que podíamos revertir la situación. Se nos puso muy complicado, con un gol a los 50 segundos, pero fuimos capaces de convencerlos. En ningún momento me planteé que al descanso pudiéramos estar en Segunda B.

—Creo que usted es el entrenador de la coherencia. ¿Cuando llegó, qué es lo primero que quería hacer?
—Lo primero que pensé fue dar normalidad al día a día del futbolista. Creo que, en muchas ocasiones, en el fútbol profesional, se pierde la normalidad. Desgraciadamente, esta semana, hemos tenido una circunstancia muy dura y, sobre todo, para vosotros, que habéis perdido a un compañero en el mundo del periodismo (la muerte del compañero Joan Castell, traspasado esta misma semana). Eso, lo que tiene que hacer es normalizar todo lo que estamos viviendo.

—¿Se ha encontrado, en su llegada, los jugadores demasiado presionados o cohibidos?
—Te hablaré de qué pedí a los jugadores, y les pedí que teníamos que disfrutar de cada partido, de cada entrenamiento, de competir, de disfrutar... Yo quería que ellos disfrutaran y, sobre todo, que lo hicieran en casa, que estaba donde sufríamos más, quizás por|para un exceso de presión. Lo que le pasa al equipo es que tiene unas ganas locas de ganar en casa.

—Quizás el único partido en el cual usted no ha disfrutado, ha sido en el único enfrentamiento que ha ganado.
—Sí. Bien... Yo disfruté mucho. Los jugadores disfrutaron en Albacete. De eso tenemos que aprender a disfrutar, de disfrutar de partidos como aquel.

-Enrique Martín se rindió a Nano Rivas en la rueda de prensa posterior al partido.
—Sabiendo lo que nos encontraríamos, el equipo lo hizo a la perfección. Supimos igualar todo lo que necesitábamos y los superamos donde necesitábamos. Creo que el jugador disfrutó, ya que estaban compitiendo.

—Sin Álvaro la vida es más complicada, no?
—Ha quedado demostrado que es un jugador muy importante para nosotros. La realidad es que él y Nico (Dumitru) estarán un mes fuera, pero tenemos soluciones. No hay que recordar lo que consiguió Uche la temporada pasada. O Dongou...

—¿Cómo están Uche y Dongou?
-Uche necesita minutos para coger ritmo, y yo se los tengo que dar. Cada semana que completa, está mejor físicamente. A Dongou lo conozco poco, pero también necesita minutos. La temporada es muy larga, ahora se han caído delanteros, y ahora tiene posibilidades de entrar. Es un buen jugador y tiene gol.

—¿Nos precipitamos los que pensábamos que este equipo tenía que aspirar a la sexta plaza?
—Nos precipitamos pensando que después de Albacete teníamos que optar al play-off, y también lo hicieron los que creían que, si perdíamos, no podíamos seguir con estas aspiraciones.
Temas relacionados
Más información
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Comenta el contenido
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes