Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
15.24 º
16.56 Km/h
Sucesos

La Audiencia de Tarragona juzgará en noviembre un nuevo homicidio sin cadáver

La fiscalía acusa a dos hermanos de matar al cuñado en el Montmell por una plantación de marihuana

Actualizada 24/10/2020 a las 11:29

La fiscalía acusa de homicidio a dos hermanos por presuntamente haber matado al cuñado en el Montmell (Baix Penedès) a raíz de una disputa por una plantación de marihuana que compartían. En cambio, pide el sobreseimiento provisional respecto del suegro de la víctima, que también está procesado. Los hechos se remontan en agosto del 2017 y el cuerpo de la víctima, de 30 años, no ha aparecido. En octubre de aquel año los Mossos d'Esquadra detuvieron a los procesados después de analizar la información y los posicionamientos de sus teléfonos móviles. Este será el tercer juicio por homicidio sin cadáver en Tarragona en seis años, después del de Ramon Laso, condenado por matar a la mujer y al cuñado, y el de Ramon Franch, sentenciado por la muerte de una vecina de Pallaresos.
 
Los acusados son Joaquín F.C. y Bacari B.C., dos hermanos por parte de madre. Una hermana suya -también por parte de madre- mantenía desde hacía unos diez años una relación sentimental con la víctima, Diego P.R.. La pareja tenía dos hijos menores y, en el momento de los hechos, ella estaba embarazada de un tercer hijo.


El año 2016, Diego montó junto con su cuñado Joaquín una plantación de marihuana al parking de una vivienda de la urbanización Mirador del Penedès, en el municipio del Montmell (Baix Penedès). Joaquín residía ocasionalmente en este domicilio, situado en la calle de la Haia, y el suegro de la víctima, José M.S., también hacía uso.

Unos meses antes de agosto del 2017 surgió un conflicto entre ellos porque Joaquín quería que Diego saliera del negocio de la plantación de marihuana. El 9 de agosto del 2017, Diego acudió a la casa y, al no encontrar a nadie, rompió la puerta del parking de la plantación con el propósito de recuperar una parte del material que tenían, sin conseguirlo. Joaquín le manifestó por teléfono que eso no le había gustado y quedaron en que se encontrarían el 13 de agosto en la casa para aclararlo.

Diego acudió a la vivienda durante la tarde-noche del 13 de agosto del 2017 pero, al no encontrar a nadie, rompió al puerta de acceso. Posteriormente, Joaquín le envió mensajes otra vez en los cuales le manifestaba su enfado. Todo eso hizo, según la fiscalía, que Joaquín y su hermano Bacari -que mantenían una relación «estreta»- decidieran acabar con la vida de Diego.

El 14 de agosto por la tarde Joaquín llamó Diego a las 18:20 horas y lo citó en la casa de la calle de la Haia «para cumplir con el propósito de acabar con su vida». Mientras los dos hermanos se desplazaron al Montmell, la víctima cogió un bate de béisbol y se marchó de casa con su furgoneta, según el escrito de acusación.

El homicidio y la desaparición del cadáver
La víctima se encontró a los dos acusados en la vivienda y, según la investigación, los dos hombres le golpearon y acabaron con su vida. A continuación, los acusados se desplazaron a la población de Olivella (Garraf), donde residía Bacari. Fueron con la furgoneta de Joaquín y con la furgoneta de Diego, a la cual dejaron abandonada unas horas en una calle del municipio hasta casi las tres de la madrugada del 15 de agosto.

Después los acusados recogieron la furgoneta de la víctima, la desplazaron a una pista forestal del término municipal de Sant Cugat de Sesgarrigues (Alt Penedès) y le prendieron fuego, dejándola completamente calcinada. Según la fiscalía, en algún lugar de este recorrido abandonaron y ocultaron el cadáver.

A raíz de la investigación de la Unidad Territorial de Investigación de la Región Policial Metropolitana Sur de los Mossos d'Esquadra, el 7 de octubre del 2017 el juzgado decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para los dos hermanos.

La policía también apuntó hacia el suegro de la víctima, José M.S., pero la fiscalía pide el sobreseimiento provisional porque considera que no hay bastantes indicios de su participación en los hechos, ni que permitan situarlo en la casa de la calle de la Haia en el momento del crimen.

En un apunte, la fiscalía justifica que aunque el análisis de los repetidores de telefonía ubica al suegro en la población del Montmell en unas horas próximas a los hechos, el resto de elementos no sustentan «con suficiencia indiciaria» la participación en la muerte y desaparición de la víctima.

Penas de 17 años de prisión por homicidio y daños con incendio
La fiscalía pide para los dos acusados una pena de 15 años de prisión por un supuesto delito de homicidio con el agravante de abuso de superioridad, y 2 años más de prisión por un supuesto delito de daños con incendio por la quema de la furgoneta de la víctima.

En concepto de indemnización, propone que indemnicen conjunta y solidariamente a cada uno de los tres hijos menores de la víctima con el importe de 120.000 euros; a la mujer de la víctima y al mismo tiempo hermana suya, con 90.000 euros, y a la madre del muerto con 50.000 euros.

Por otra parte, el ministerio público pide que se deduzca testigo|testimonio de la existencia de la plantación de marihuana a la vivienda de la calle de la Haia, donde ocasionalmente residía Joaquín y del cual también hacía uso a José, para que se investigue la comisión de un supuesto delito contra la salud pública.

Medio centenar de testigos y peritos
El juicio está previsto que se haga el próximo mes en la Audiencia de Tarragona, si la pandemia no obliga a alterar el calendario. La elección del jurado popular se ha programado para el 6 de noviembre y el inicio de la vista oral, para el día 9.

Como en el resto de juicios de estas características, sin autopsia del cadáver la acusación se sustentará en la reconstrucción de los hechos que la policía hizo a raíz de la inspección del domicilio y de los vehículos y, en especial, del posicionamiento de los teléfonos móviles en los repetidores de la zona, así como los registros de llamadas y mensajes que se intercambiaron los implicados.

De cara al juicio, la fiscalía ha propuesto la declaración de 30 testigos, entre los cuales hay uno de protegido y dieciocho que son agentes de los Mossos d'Esquadra. También hay dieciséis agentes de la policía catalana citados como peritos con el fin de aportar información sobre las muestras recogidas a la casa donde sucedieron los hechos y a los domicilios y vehículos de los acusados, y sobre el análisis de los datos de telefonía.

Además, en la prueba documental hay numerosos elementos que quedarán a disposición del tribunal, entre los cuales imágenes de cámaras de seguridad o un informe sobre la asistencia a urgencias del acusado Joaquín F.C., cuatro días después de los hechos, por una lesión en la mano.
Temas relacionados
Comenta el contenido : La Audiencia de Tarragona juzgará en noviembre un nuevo homicidio sin cadáver
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes