x
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
20.07 º
9.648 Km/h
Agricultura
Primer pla de raïm en una vinya de la DO Terra Alta. Imatge publicada el 10 d'octubre del 2019

viña, uva, vendimia, producción, DO Terra Alta, vino

Primer plano de uva en una viña de la DO Terra Alta.

La Terra Alta esquiva las malas previsiones y coge más uva que el año pasado en una vendimia desigual

La campaña se cierra con único brote de covid y no se ha tenido que abrir el albergue para aislar temporeros contagiados

Actualizada 09/10/2020 a las 14:55

La campaña de vendimia en la Terra Alta se cierra con aligeramiento y satisfacción. La producción ha superado incluso la del año pasado, con 36,5 millones de kilos de uva registrada a la DO -800.000 más que el año pasado- pero ha sido una cosecha desigual, con muchos campesinos que «no han cogido literalmente nada». También han funcionado los protocolos para contener la covid-19. El albergue que se preparó en Batea para aislar enfermos de covid no se ha abierto y sólo se detectó un brote, con 6 positivos, en una bodega antes de empezar la vendimia. En las bolsas de trabajo del Consell Comarcal y de UP, abiertas para suplir la llegada de temporeros de fuera del territorio, se inscribieron unas 400 personas y se cerraron 80 contratos de trabajo.
 
En el mes de agosto, las mejores previsiones para la vendimia en la Terra Alta apuntaban a una bajada de la producción de entre el 20 y 25% con respecto al año pasado. La Generalitat había abierto una línea de ayudas por recoger en verde, para contrarrestar el exceso de stock de uva y de vino que había en el mercado por la covid-19 y el confinamiento, pero finalmente sólo un 1% de las hectáreas de la comarca se ha acogido. Por otra parte, la afectación del hongo mildiu ha sido mucho desigual sin embargo, mientras en algunas viñas «no se ha cogido nada», el resto han dado mejores rendimientos de los previstos, como ha destacado a Jordi Rius, secretario del Consell Regulador de la DO Terra Alta.

En casi todas las variedades, las viñas han tenido más producción que en el 2019 y a punto de cerrar el registro vitivinícola de Cataluña, la DO Terra Alta ha registrado 36,5 millones de kilos de uva. El año pasado se recogieron 35,7, con muchas viñas afectadas por la ola de calor que se sufrió a principios del verano. «El final de campaña creemos que es excelente», ha ratificado Miquel Piñol, coordinador de Unió de Pagesos a las Terres de l'Ebre.

La cantidad de botellas de vino que se acabarán comercializando todavía es una incógnita. «Por la pandemia, el canal Horeca está como está. Hoteles, cafeterías y restaurando trabajan en unas condiciones bastante complicadas pero las bodegas de la tierra Alta, durante el confinamiento y la pandémica, han seguido embotellando, hemos seguido calificando vino y algunas bodegas han embotellado más vino que el año pasado, sobre todo los que lo destinan a canal alimentación», ha explicado Ríos. La bajada de ingresos en el Consell Regulador «ha sido importante» pero menos de lo que se preveía.

Más mecanizada, menos mano de obra
Desde el sindicato UP han apuntado que la vendimia se ha mecanizado más este año y ha habido menos necesidad de mano de obra. Así y todo, para evitar la llegada de temporeros de fuera del territorio, se mantuvo cerrado el albergue que se habilita todos los años en Batea y se crearon dos bolsas de trabajo específicas para encontrar jornaleros. En la bolsa del Consell Comarcal de la Terra Alta y a la de Unió de Pagesos se inscribieron unas 400 personas y se cerraron unos 80 contratos de trabajo. El sindicato ofreció trabajo a jóvenes de pisos tutelados de Móra d'Ebre y Flix.

Campaña libre de covid
En toda la campaña de vendimia, en la Terra Alta sólo se ha registrado un brote por covid-19. Estuvo en una bodega y afectó a 6 personas pero enseguida se pudieron cortar las cadenas de transmisión. Las bodegas y viticultores recibieron información por parte del Consell Comarcal, el Departament d'Agricultura, los sindicatos agrarios y la DO para saber como actuar en caso de detectar algún positivo así como encima los protocolos y medidas preventivas que había que seguir. «Hay que agradecer la coordinación y el trabajo conjunto porque los resultados han sido muy positivos», ha destacado a Neus Sanromà, presidenta de la Terra Alta. «Queríamos demostrar que trabajando bien, las cosas funcionan. La noticia buena es que la covid ha afectado cero en la campaña de vendimia en la Terra Alta», ha añadido Jesús Gómez, director de los servicios territoriales de Agricultura en las Terres de l'Ebre.

El Ayuntamiento de Batea cedió un albergue para aislar temporeros pendientes de hacerse las PCR o que hubieran estado contactos estrechos de positivos, si no tenían la posibilidad de hacerlo en casa. «No ha hecho falta activarlo ni entrar nadie», ha destacado Gómez. «Las bodegas han trabajado muy estrictamente los protocolos y los trabajadores han asumido que hacía falta evitar riesgos o evitar cerrar ninguna bodega. Nadie ha tenido que parar por nada y traslado la felicitación al sector», ha añadido el director de Agricultura.

El alcalde de Batea, Joaquim Paladella, también ha aprovechado para pedir que las ayudas por la afectación del mildiu se paguen con celeridad porque a pesar de los buenos resultados de la campaña de vendimia, muchos campesinos han sufrido graves pérdidas. «La campaña ha sido muy desigual. Hay campesinos que literalmente no han cogido nada y la diferencia es más acusando a la gente que trabaja en ecológico. Para los que tendrán pocos ingresos o ninguno, que se agilicen los ingresos para que lleguen antes de final de año,» ha reclamado.

Precios y calidad
Finalmente, los precios de la uva se han mantenido similares al año pasado, «incluso más que el año pasado porque la uva de calidad tiene un valor añadido y el viticultor también lo tiene que percibir, como ha explicado el secretario del Consell Regulador. Los precios oscilan entre los 0,25 y los 0,60 euros por kilo. «Por el mildiu y la vendimia en verde, hemos conseguido que se pague por encima de los 30 céntimos de euros que pedíamos», ha apuntado también al coordinador de UP.

Con respecto a la calidad, gracias a la garbinada pero sobre todo al cierzo, «las viñas finalmente han tenido un estado fitosanitario fantástico». El cierzo es un viento predominante en la Terra Alta, que seca la hoja y la uva en periodos de humedades altas y precipitaciones y ha protegido las viñas del mildiu más que en otras zonas productoras de Cataluña.
Temas relacionados
Comenta el contenido : La Terra Alta esquiva las malas previsiones y coge más uva que el año pasado en una vendimia desigual
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Llovera, 18. 1r 1a. 43201 Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes