x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
10.92 º
7.56 Km/h
Giralt-Miracle davant l'entrada a l'exposició del Museu de Valls que recull part del seu fons artístic.

«Esta es una colección vinculada a mi amistad con los artistas»

Giralt-Miracle davant l'entrada a l'exposició del Museu de Valls que recull part del seu fons artístic.

«Esta es una colección vinculada a mi amistad con los artistas»

El Museo de Valls abre la exposición del fondo dado por Daniel Giralt-Miracle. 200 piezas únicas fruto de su tarea como crítico de arte

Actualizada 10/07/2017 a las 00:03

—Cuál es el contenido de la donación que ha hecho al Museo de Valls?
Con el director del Museo de Valls encontramos un título muy acertado. Es elArte de una vida . No es una colección como las de Thyssen, que con mucho dinero compran aquello que les gusta o que más les interesa. Esta es una colección vinculada a mi vida de crítico e historiador del arte, y también a mi amistad con los artistas. Una amistad donde no hay razones económicas, sino de afecto, de colaboración, que nace para escribir el texto de un catálogo, de montar una exposición, de impartir una conferencia... Todo surge de una vinculación personal, ya sea con Joan Miró, Xavier Mariscal o Andreu Alfaro. En todos los casos, son obras que me llegan por esta experiencia de la vida, y por lo tanto es emocional: el artista quiere sellar la amistad y me da un dibujo, un cuadro o una escultura.


¿Por qué decide dar todo este fondo artístico?
Después de dedicarme intensamente a mi profesión, que es la divulgación y el conocimiento del arte, he ido haciendo una colección de obras de arte con las cuales convivo en casa. Y cuando uno se encuentra en esta recta final que representa la jubilación (aunque yo soy un jubilado activo que trabaja diez horas cada día), piensa qué hacer, de esta colección. Yo tengo tres hijas, las tres tienen casa y son sensibles al arte, pero no se dedican. Y las casas de hoy no son tan grandes como la mía, mi despacho es muy grande porque era una antigua imprenta de mi padre. Por lo tanto, he podido ir acumulando obras. Tengo quinientas, esta donación es de trescientas, en las cuales hay que añadir los doscientos grabados que dimos al Museo de Valls hace diez años.

El Museo de Valls es el museo que mejor me ha tratado, con afecto y amistad, y he creado vínculos con la ciudad


¿Cuál es el origen de la amistad con Valls y con su Museo?
— El museo que me ha tratado mejor, con afecto y amistad, y que ha mostrado una fuerte vinculación con la vida civil y artística, es el de Valls. Mis suegros, que vivían en Reus, cuando se jubilaron vinieron a vivir a Valls. De eso hace treinta años, y desde entonces el museo, los amigos, los artistas, la vida de Valls, fueron penetrando en mi vida. Yo me siento habitante de Valls de adopción. La amistad con los Català-Roca también fue creando unos vínculos, y la relación establecida con el director de este museo es de amistad fraternal. Además, esta semana he entregado el texto de una monografía que la Diputación de Tarragona ha dedicado a Jaume Mercadé, y he podido estudiar Mercadé en profundidad como artista, en el campo de la pintura, el dibujo y la orfebrería. Sólo faltaba este impulso final de ir al Bosc y hablar con la familia Mercadé. Por osmosis, me he transformado en un habitante de Valls vital.

¿Cómo ha hecho la selección de obras que ha dado?
Conociendo este museo a través de las exposiciones que se han ido haciendo y, sobre todo, al pertenecer al mundo de la museología (yo he dirigido el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona), entendía que mi colección podía complementar muy bien la que tenía el Museo de Valls. Si el Museo representaba muy bien el arte de Cataluña hasta los años 60, el Noucentisme y hasta la Abstracción, yo podía ser el eslabón que nos llevara a la segunda mitad del siglo XX y nos introdujera en el siglo XXI. El buen acogimiento del museo y de su director, así como la esplendorosa puesta en escena de mi colección, me han hecho ver que lo que tenía es más importando de lo que pensaba. Y ahora estoy muy feliz de que todo eso esté aquí.

¿La exposición, además del valor artístico, tiene un valor pedagógico?
Sí, es muy didáctica. Si quieres conocer la etapa abstracta, la conoces; si quieres vivir con Miró, puedes hacerlo; puedes encontrar un poco de Chillida, pero también los grandes de la fotografía contemporánea como Fontcuberta, los cinéticos en el momento más esplendoroso, los abstractos de Cuenca, los artistas de trabajo mínimo, como Llena o Aurèlia Muñoz. De manera tal que la exposición es una lección, un cuaderno didáctico de aquello que ha sido el arte en esta etapa de mi vida como crítico y la segunda mitad del siglo XX. Y estoy seguro de que habrá gente de toda Cataluña que vendrá a ver el Museo de Valls, no por mí, sino por las obras.

—Sorprende que un legado como este se vaya fuera de Barcelona.
Yo tuve la suerte de trabajar, durante cinco años, con el conseller Max Cahner en la Conselleria de Cultura. Él me hizo ver que teníamos que hacer una política nacional, me hizo viajar hacia Lérida, hacia Tortosa, hacia el Empurdà, hacia Tàrrega... Y no hablo de descentralización de Barcelona, sino de reparto homogéneo y de fomento de aquello que cada territorio tiene. Esta visión global de Catalunya también la aprendí en casa, a través de la formación que me dio a mi padre, y que me hizo entender que un país será culto cuánto más auditorios, museos y bibliotecas tenga en toda su superficie nacional. Yo he sido director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, y todo eso lo podría haber dado allí, y habrían estado encantados. Pero de esta manera, en el Museo de Valls le hago un refuerzo.

También es destacable que la entrada a esta exposición sea gratuita.
Es que aquí todo ha sido gratuito. Los artistas me han regalado las obras a mí. Y yo las he regalado en este museo. En el momento que el arte se paga, se estropea y se transforma en mercancía. Lo que estamos postulando aquí es que el arte no es dinero: es sensibilidad, es cultura, valores y formación humana.
Temas relacionados
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43

diari.mes es un medio
auditado por OJDInteractiva
Diari Mes

Con la colaboración de:
Diari Mes