Cercador de l’Hemeroteca
Español
Seccions

Tarragona Reus Costa Daurada

Tribuna

Los plenos

  • Ramon Grau Gràcia
Exconcejal de Cultura de Tarragona.

Actualitzada 09/10/2017 a les 09:16

Ramon Grau Gràcia

Los plenos

Ramon Grau Gràcia

Cedida
El acto solemne de un ayuntamiento es la celebración del Pleno, al que asiste toda la corporación. Allí se dirimen los asuntos decisivos para la Ciudad, tanto los propuestos,  mediante Mociones,  por el gobierno  como los  de la oposición. Si son aprobadas es obligado  ejecutarlas.  No hace mucho, la oposición  en Tarragona criticaba que de las 141 Mociones aprobadas  en  dos años, es un sin sentido que solo se hayan ejecutado  8.  Me pareció increïble. Pero  no estamos solos, la oposición de Reus, sin citar cuantía, se queja de lo mismo. Es decir, ambos Consistorios  de pompa y oropel, se saltan a la torera mociones, sean o no importantes. Quiero suponer que en Tarragona, de las  133 restantes  no ejecutadas,  pongamos la mitad—razonamiento puramente mental --  debieron significar trascendencia. Pues estan en el purgatorio de los justos.

Sobre ese tema, como acostumbro, acudo  a la historia del siglo pasado: Ayuntamiento de Tarragona,  Pleno de Octubre de 1988,  Alcalde JM. Recasens del PSC,  gobernando a falta de dos votos para la mayoría absoluta. (El joven  Ballesteros regentaba la subàrea de cultura, fiestas, juventud y deportes). Siendo  humilde concejal de CiU en la oposición, presenté la Moción  que muy estractada decía  lo siguiente:   Problema importante de la Ciudad, es la via férrea, que supone una barrera impidiendo la urbanización de la fachada marítima y el libre acceso a la playa. Una oportunidad histórica podria resolverla. No aprovecharla representaría muestra irresponasabilidad. Renfe proyecta en estos momentos una modificación del trazado de la via  a su paso por Tarragona, que  comprende  suavización de curvas, determinados passos a nivel,  terminales de viajeros, mercancías, clasificación y servicios. Desconozco el proyecto, si éste Ayuntamiento lo conoce y si  contempla el desvío férreo.

Proponemos lo siguiente:
1) Que  nuestros Servicios técnicos informen sobre la viabilidad del desvío y trazado.
2) Que la secretaría  informe sobre aspectos  administrativo y jurídico.
3) Oposición municipal a trazados que no comporten nuestro desvío.
4) Que el Sr. Alcalde inicie, en nombre de la Corporación, de inmediato    negociaciones con Renfe  Madrid sobre el desvio, alejándolo de la costa  hacia la zona oeste de la Ciudad. En respuesta hubo las siguientes intervenciones:

Portavoz de AP (PP actual) Totalmente de acuerdo,  aconsejando la intervención de la Generalitat y el Consell Comarcal. Respecto punto tercero, evitar enfrentamientos.  Concejal de AP: En 1984 conoció un estudio del Ingeniero de Caminos Jefe de Carreteres, sobre  trazado  de desvio,  puede facilitar documentación sobre tramo de desviamiento de la N.340  y reserva de terrenos en previsión del paso del ferrocarril. En ese momento pedí la palabra ofreciendo suprimir el punto 3 y aludiendo conocer  que el Concejal de Urbanismo  en su traslado a Madrid no consiguió traerse el proyecto. Intervino el Concejal Urbanismo, PSC: Estimaba improvisada la mocion, sin demostrar modelo de Ciudad, aunque reconociendo   cosas interesantes. Que ese proyecto es desviamiento en Vilaseca y no corresponde a Tarragona. (Siguió gran parrafada sobre  temas ferroviarios, que Renfe ha expropiado terrenos  desde O, 600 km. Dijo que hasta Sant Vicens,  conlleva mejora de curvas y  de la  Carretera N340). Añadió que  un estudio  hasta Valencia  probablemente comporte un hipotético cambio de la Estación,  nada alude sobre la ubicaciíion ni la modificación del trazado  desde Vilaseca a Tarragona. Renfe no contempla la desviación de la linea ferrea por la zona oeste. Argumentó que como PSC cree que se debe estudiar salvar la barrera soterrando la via o superándola, para integrar el espacio a urbano, que un estudio  desestimó por problemes de rasante. Existe un proyecto que  introduce el ferrocarril  perpendicularmente por debajo de Pons Icart  siguiendo en túnel hasta hipotética estación en plaza Verdaguer o cerca del Cami de la Cuixa. Otro desplazándolo por la plaza Imperial Tarraco, pero  opinó que hubo suerte no adoptándolo, porque frenaría  el desarrollo urbanístico y hoy la tendríamos en medio de la Ciudad.  Otros estudios   siempre  formaban otra barrera urbanística y ademas  significarian desviar el ferrocarril desde Reus, situando la estación a 8 km.  superando el ambito de nuestra ciudad. Concluyó afirmando que no podía aprovar la moción. Solo aceptaría  que la Generalitat  estudiara un trazado alternativo, condicionado a mantener el trazado y la estación en nuestro término. Añadió no aceptar ninguno de los puntos de la moción. El portavoz de CiU manifestó que admite añadir la propuesta del PSC pero no una moción sutituyente. El Alcalde preguntó si  los partidos estaban de acuerdo en  aceptarla  añadiendo las condiciones de su partido.  Se aprobó por unanimidad. En el Pleno de Noviembre  solicité al Sr. Secretario  informe sobre la gestión realizada. Contestación:  El alcalde se negó a firmar el acta esperando  tratar el tema hoy.  No se ha hecho nada de la moción. Solicité inquisición del porqué. El Alcalde manifiestó que no deseaba entrar en discusiones. Solicité que constara en  acta y pedí de nuevo la palabra. Fué denegada.
Eso fué todo, incomprensible  la  fuerte oposición posterior del Alcalde negándose a ejecutar  la Moción. Más extraño   que ningun partido, ni el propio CiU, se preocupó del tema ni forzaron activarlo mediante  cualquier medio. Quedé  indignado, inerte y confuso. Ahora pienso que fué una de aquelles oportunidades que se pierden en el camino – como  esas películas de misterio que de repente sale el Fin  dejando que el espectador   resuelva --  como final de tango «que pudo haber sido y no fué».  Quizá el Alcalde consideró perdido un enfrentamiento con la poderosa Renfe,  o le sucedió que a veces en política el vendaval de situaciones provoca dejar a un lado gestiones dificiles. Pero ¿Y si se hubiera logrado? Finalmente sugiero que se revisen esas 133 mociones  metidas por la burocracia en el cajón del olvido. Alguna  beneficiaria a Tarragona y hay que resucitarla.

Avergonzado por mi  suerte, nuestro emocionado «sí» pudo entrar en la urna. Debido a  la vulnerable edad, con  mi esposa fuimos portados a la mesa cariñosamente, como  en volandas, por los excelentes voluntarios. Después solo pude sufrir en mi alma la brutal, contundente y desafiante agresión del poderoso gobierno, que recibieron   amigos y convecinos.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envia el teu missatge
Diari MesDiari Mes és una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43