Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Referéndum 1-O
Manifestació pel referéndum a Tarragona

Manifestación por el referéndum en Tarragona

Manifestación por el referéndum en Tarragona

La pancarta de democràcia encapçalant la concentració.

Una manifestación multitudinaria apoya la democracia en Tarragona

La pancarta de democracia encabezando la concentración.

Diari Més
Una manifestant posant un cartell anunciant el referèndum a la subdelegació del Govern a Tarragona.

Una manifestación multitudinaria apoya la democracia en Tarragona al grito de 'Votarem!'

Una manifestante poniendo un cartel anunciando el referéndum en la subdelegación del Gobierno en Tarragona.

Diari Més
Els crits de 'Votarem' omplen el punt de la concentració.

Una manifestación multitudinaria apoya la democracia en Tarragona

Los gritos de 'Votarem' llenan el punto de la concentración.

Diari Més
Els crits de 'Votarem' omplen el punt de la concentració.

Una manifestación multitudinaria apoya la democracia en Tarragona

Los gritos de 'Votarem!' llenan el punto de la concentración.

Diari Més

Más de 8.000 personas claman contra el estado Español y el alcalde Ballesteros

La concentración convocada en la plaza Imperial Tarraco se convirtió en una manifestación que acabó en las puertas del Ayuntamiento de Tarragona

Actualizada 21/09/2017 a las 09:50

Tarragona se ha pronunciado por mucho que no lo hayan hecho sus dirigentes. Más de 8.000 personas clamaron, ayer miércoles por la noche y con un grito unánime, en contra del estado Español y del alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros. «Votaremos» y «Ballesteros dimisión» fueron las consignas más llamadas a lo largo de una concentración que se convirtió en manifestación, y que llenó las calles de la ciudad hasta la Plaza de la Font. «Hacía tiempo que no veía a tanta gente», aseguraba Magí Molet ante el Ayuntamiento de Tarragona.

Fue justo en este punto donde finalizó la marcha improvisada. La presidenta de Òmnium Cultural en la ciudad, Rosa Maria Codines, animó a todos los asistentes a la concentración –acto que se había convocado en un principio– a dirigirse hasta la Plaza de la Font. Antes, sin embargo, pronunció el manifiesto unitario en las puertas de la Subdelegación del Gobierno. «Han cruzado una línea que nunca tendrían que haber cruzado», avisó Codines antes de que los ciudadanos, principales protagonistas de la protesta, estallaran por enèsima vez contra las fuerzas de seguridad del estado Español y sus dirigentes.

Codines compartió micrófono con el portavoz de ERC en el Ayuntamiento, Pau Ricomà, y la portavoz de la CUP, Laia Estrada. El primero defendió la «valentía» de los 700 alcaldes que tienen que ir a declarar. «No son lloricas ni se esconden», dijo en clara referencia a Ballesteros. La respuesta del público, aplausos y gritos pidiendo la dimisión del alcalde. Por su parte, Estrada animó a los ciudadanos a utilizar la solidaridad, «nuestra mejor arma», y subrayó que «la revolución, o será feminista, o no será». La respuesta de los asistentes, otra vez sujeta: «Sin las mujeres, no hay revolución».

Camino a la Plaza de la Font, Pau Ricomà añadió que «si el alcalde fuera inteligente, daría un paso atrás, reaccionaría y escucharía la ciudadanía». «No se trata de independencia o república, estamos hablando de una vulneración de los derechos humanos más fundamentales», acababa diciendo el portavoz de Esquerra.

El ambiente, a pesar de los hechos sucedidos a lo largo del día de ayer, fue pacífico en todo momento. Eso sí, reivindicativo, claro y unánime. Familias, grupos de amigos, grandes, pequeños, tarraconenses y extranjeros participaron en la protesta, que colapsó las calles de Tarragona hasta llegar al Ayuntamiento. Estuvo aquí donde los gritos contra el alcalde tomaron todavía más fuerza. La Plaza de la Font estaba completamente llena, tal como se llena en día de verbenas y celebraciones importantes. Joaquim Icart, uno de los millares de ciudadanos que asistió a la convocatoria, forzaba su voz al grito de «independencia!. «Este alcalde es un miserable, y además lo sabe. No tiene nombre lo que está haciendo. Tarragona no se lo merece. Es uno vendido», exclamaba. Anna, Aina y Eva, de 17 años, coincidían en decir que «la respuesta del Ayuntamiento de Tarragona es casi peor, o peor, que la del estado Español». Y David Marquès, acompañado de su hijo y su mujer, deseaba el siguiente: «Quiero que pierda las próximas elecciones si no dimite. Tarragona se merece alguna cosa más».

Minutos después de las nueve de la noche, los asistentes empezaron a vaciar, poco a poco, la Plaza de la Font. En el suelo, rastro de papeletas, carteles y rosas. Miles de tarraconenses hicieron lo que mucha gente no se esperaba, y respondieron a la convocatoria unitaria masivamente. Tanto, que ni los propios ciudadanos se creían que hubiera asistido a tanta gente. «Ha sido una sorpresa muy grata ver la respuesta de Tarragona», expresaban Antoni Pinent y Josep Palau. Ahora, habrá que esperar. Tarragona ya ha dicho la suya.  
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43