Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Al fons de la imatge, el membre de Farts de Soroll, i davant, un veí de la Part Alta i membre d'una congregació, discutint.

En el fondo de la imagen, el miembro de Farts de Soroll, y delante, un vecino de la Parte Alta y miembro de una congregación, discutiendo.

Los vecinos de la Parte Alta, en pie de guerra contra Farts de Soroll

El presidente de la entidad vecinal, Manel Rovira, pide «un barrio vivo y dinámico, en el cual se pueda disfrutar de las tradiciones»

Actualizada 15/03/2017 a las 11:27

La polémica está servida. La Asociación de Vecinos de la Parte Alta se levanta en pie de guerra contra el Ayuntamiento de Tarragona y contra la plataforma Farts de Soroll. «Queremos un barrio dinámico y vivo y no silenciado, en el cual se pueda disfrutar de la cultura que nos identifica. Queremos que las bandas de timbales de Semana Santa ensayen en la Parte Alta, como siempre se ha hecho, y queremos que los grupos castellers no reciban más quejas por ruidos». Así de contundente se mostraba ayer, el presidente de la Asociación de Vecinos de la Parte Alta, Manel Rovira, durante su comparecencia con restauradores y vecinos del barrio, representantes de entidades castelleres y congregaciones de la Semana Santa de Tarragona. «Después de los últimos acontecimientos, me veo obligado a explicar la opinión de los vecinos», decía Rovira.

El presidente reivindicó que las bandas de timbales tienen que volver a ensayar en el barrio y no en las afueras, tal como obliga, desde hace unas semanas, el Ayuntamiento. «Se trata de cuatro o cinco sábados al mes durante dos horas. ¿Queréis decir que hay para tanto?», preguntaba Rovira, quién añadió que «tampoco es normal que, durante la procesión del Viernes Santo, los tamborileros tengan que dejar de tocar en la entrada del Portal de Sant Antoni». Por su parte, el vicepresidente de la Agrupación de Asociaciones de la Semana Santa de Tarragona, Josep Ramon Tules, aseguró que «quién diga que es suficiente ensayar con cuatro timbales, es porque desconoce la tradición».

Rovira también se opuso a las quejas que reciben a los grupos castellers con sede en la Parte Alta. «Es normal que salgan fuera de los locales a descansar y que celebren los éxitos, siempre respetando a los vecinos, está claro». El presidente también hizo referencia a la principal preocupación de la plataforma Hartos de Ruido: las fiestas mayores. «Santa Tecla dura siete días y no se puede permitir que el Ayuntamiento elimine actos festivos. Es normal que aquellos días haya ruido, son las fiestas de la ciudad y la gente está en la calle», asegura Rovira. Finalmente, el presidente lamentó que, «después de las presiones recibidas, el Ayuntamiento decidiera reubicar la Feria Aquelarre en el Campo de Marte. Los paradistas ya han dicho que no volverán», dijo.

Según la Asociación de Vecinos, la Parte Alta tiene problemas más importantes que el ruido durante las fiestas de la ciudad, como por ejemplo la inseguridad y los robos ocurridos este mes, la regulación de la circulación o el tráfico de drogas. «Estos son problemas reales que se tienen que tratar y no los ruidos en días puntuales», asegura Rovira, quien añadió que «no podemos dejar perder actividades tradicionales de la Parte Alta. Los vecinos nos han pedido que defendamos el barrio. Somos la envidia de los tarraconenses y no podemos dejar que todo lo que hemos conseguido, se hunda».

El presidente responsabiliza de las últimas decisiones, como por ejemplo los nuevos horarios festivos o las restricciones de las bandas de timbales, en el Ayuntamiento de Tarragona. Algunos vecinos y restauradores presentes en la rueda de prensa aseguraron que «si el Ayuntamiento hubiera hecho cumplir la normativa desde un principio, ahora no habría ni Farts de Soroll ni restricciones de estos tipos».

Pero la sorpresa todavía tenía que llegar. Cuando parecía que la reunión acababa, Andreu Ximenis, miembro de la plataforma de Farts de Soroll, se levantó y dijo: «Estáis diciendo cosas falsas». Ximenis aseguró que Santa Tecla dura diez días y no sed, que hay 93 pisos turísticos en la Parte Alta y 127 bares. «No hemos pedido que se prohíba nada, sólo pedimos que baje el ruido», dijo Ximenis. La guerra sólo ha hecho que empezar.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43