Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Tarragona
Es tracta d'una estructura de formigó que suposa un perill pels més joves.

Obligan a la promotora a instalar una valla en un edificio abandonado

Se trata de una estructura de hormigón que supone un peligro para los más jóvenes.

Cedida

Obligan a la promotora a instalar una valla en un edificio abandonado

El Ayuntamiento actuará subsidiariamente si la empresa no cierra la estructura del edificio de Mas dels Cups

Actualizada 23/01/2017 a las 21:28

El Ayuntamiento de Tarragona actuará subsidiariamente en caso de que la empresa Itaca Habitatge SCCL no instale una valla en la estructura del edificio abandonado a la calle Mas dels Cups, de Sant Ramon. Ésta ha sido la larga reivindicación de los vecinos: que el Ayuntamiento actúe ante esta «injusticia». Y es que este esqueleto de hormigón, situado en el corazón del barrio, supone un peligro para los más jóvenes, que suben hasta la quinta planta de la estructura y se dedican a hacer selfies y a jugar con la pelota, explican los vecinos.

El Ayuntamiento ha dado la orden de poner una valla de peligrosa estructura en la empresa, Itaca Habitatge SCCL. La constructora tiene tiempo de instalarla hasta el día 30 de enero de 2017. En caso de no hacerlo, el Ayuntamiento iniciará el procedimiento de ejecución de manera subsidiaria, «ante el incumplimiento del obligado», tal como se contempla en el anuncio del consistorio, que añade que el presupuesto calculado por la empresa Construbert, –encargada de hacer la obra si la empresa constructora no responde–, es de 6.872,06 euros y que, «una vez efectuadas las obras y conocido el valor real de estas, se remitirá la factura correspondiente, con el fin de requerir el ingreso de su importe.

Además, el Ayuntamiento ordena a Itaca Habitatge SCCL, que, antes del día 30 de enero de 2017, tiene que comparecer y, en caso de no hacerlo o no proceder a cerrar el solar, los responsables de la Brigada Municipal y Servicio de Inspección de Obras y la empresa Construbert, debidamente asistidos por la Guardia Urbana, procederán a las obras en cuestión en ejecución subsidiaria».

Ésta ha sido la larga reivindicación de los vecinos del barrio de Sant Ramon, que hacía años que pedían al Ayuntamiento que actuara ante la inmovilidad de la empresa constructora. El esqueleto de hormigón, ubicado en un solar de la calle Mas dels Cups, preocupa los vecinos, que piensan que supone un peligro para los más jóvenes. Desde hace muchos años, el vecindario pide que se cierre la estructura y, en segundo lugar, que se limpie el solar que lo rodea, ya que está lleno de suciedad y malas hierbas. «Hay suciedad, la gente tira la basura como si se tratara de un vertedero. Por eso hay ratas e insectos», aseguraba Pili Andreu, una vecina que vive justamente delante del bloque en cuestión, y añade que «los jóvenes del barrio suben arriba de la estructura, que no dispone de paredes, y un día se harán daño. Estoy cansada de llamar al 112».

Por otra parte, los vecinos desconocen el estado actual en que se encuentra la estructura de hormigón, «ya que hace quince años que se construyó y vive a la intemperie», aseguraba Andreu, quien añade que «el bloque se convierte en punto de encuentro para hacer botellons y para fumar, siempre con la música alta». Todo parece indicar que la larga reivindicación del vecindario llega al final, ya que el Ayuntamiento ha dado el paso definitivo para pedir a la empresa constructora que instale una valla y, así, evitar que los jóvenes puedan acceder al esqueleto de hormigón. Por su parte, la concejala del PDeCAT, Cristina Guzmán, siempre se ha mostrado muy crítica con la inmovilidad del Ayuntamiento. Guzmán dice que «estamos contentos, pero creemos que la actuación llega tarde. Parece que el equipo de gobierno se ponga manos a la obra cuando la reivindicación sale a la prensa».

Pisos a medio hacer
La estructura de hormigón es el esqueleto del edificio de cinco plantas que puso en venta la cooperativa Itaca Habitatge SCCL el año 2000, después de comprarle el suelo a Incasòl. La promotora vendió los pisos sobre plano y más de cuarenta familias pusieron dinero, convirtiéndose así en cooperativistas. Las obras no avanzaban y los afectados pedían explicaciones. Pero no recibían respuesta. El presidente de la cooperativa desapareció del mapa y, a estas alturas, los inversores esperan que alguna promotora quiera comprar el solar y construir.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43