Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Josepa Romeu ven un ram de flors a una vídua ahir al matí davant el Cementiri de Tarragona.

Los floristas de Tarragona luchan contra el intrusismo y la pérdida de la costumbre por Todos los Santos

Josepa Romeu vende un ramo de flores a una viuda jueves por la mañana delante del Cementerio de Tarragona.

Los floristas de Tarragona luchan contra el intrusismo y la pérdida de la costumbre por Todos los Santos

Según los vendedores el requisito que se pide para comercializar las flores tendrían que endurecerse e, incluso, autorizar sólo a los que tienen tienda

Actualizada 28/10/2016 a las 09:32

Nos aproximamos a la festividad de Todos los Santos y los floristas vuelven a exponer sus quejas con respecto al intrusismo que no sólo sufren por Sant Jordi, sino que se hace extensivo a estas fechas. Ya hace unos días que algunos se han instalado delante del Cementerio de Tarragona y ya empiezan a mirar de reojo a los que llegan a aquella explanada. Todos los consultados consideran que los requisitos que se piden para poder vender delante del Cementerio se tendrían que endurecer.

Josepa Romeu, una de las vendedoras, que dispone de tres tiendas a la ciudad, se queja de que algunos de los que venden no pagan los impuestos que pagan ellos y, en cambio, pueden tener los mismos o más beneficios. Consultado Joan Pros, comerciante del sector vinculado a la Associació de Floristes de Catalunya, coincide con la florista, «las licencias para poder vender flores por Todos los Santos tendrían que otorgarse exclusivamente a los que tienen tienda en la ciudad». Es decir, vincular negocio en Tarragona con puesto de venta delante del Cementerio. Pros añade que en estos días señalados aparecen una serie de personas que quieren hacer negocio, pero que no tienen el lastre de tener que pagar licencia, «sólo con un recibo de autónomo del mes», ya es suficiente para obtener el permiso.

Más fácil todavía por Sant Jordi, en el que el nivel de intrusismo llega al máximo, ya que cualquiera puede vender en la calle rosas sin ningún tipo de impedimento. Para este florista de Tarragona, un buen ejemplo sería que alguien se diera de alta puntualmente en el mes de abril para vender monas de Pascua y competir con las pastelerías de la ciudad. Al pedir la documentación que le permitiera vender, sí que la tendrían, pero no dispondrían ni pagarían impuestos de un local comercial. El intrusismo también se hace extensivo a los supermercados y, en menor medida, a las grandes superficies, que venden flores a unos precios inferiores, aunque de una calidad muy inferior. El precio que ofrecen es sustancialmente inferior al de una floristería, aunque no se obtiene la personalización y trato personal de un profesional, sí que es una especie de solución rápida y económica a un compromiso.

Bajada de las ventas
Al problema del intrusismo se añaden otros de carácter social que hacen que la facturación baje año tras año por Todos los Santos. Los dos principales son la carencia de continuidad en la tradición de las nuevas generaciones y el incremento de las incineraciones. Pros afirma que los que compran flores para las tumbas son personas mayores que van muriendo, y las generaciones que los siguen ya no han adquirido esta tradición.

Ramon Abellà, vinculado a la Associació de Floristes de las Comarques de Tarragona, afirma que «vender un bolso en la calle hará que me persigan, sin embargo, si vendes flores, no está mal visto». Afirma que, en otras ocasiones, se han enviado a los ayuntamientos circulares pidiendo que se regule la intrusión, pero nunca se ha conseguido nada. El gasto medio en flores de los compradores se sitúa entre los 40 y los 50 euros, pero «en un supermercado podrías encontrar un ramo por 15 euros», lo que va disminuyendo el volumen de negocio de las floristerías tradicionales. Los últimos diez años, su facturación ha bajado entre un 30 y un 40 por ciento a causa de estos factores.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43