Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Denuncia
El jove de Bonavista va deixar dissabte aquesta nota al parabrisa d'un cotxe mal aparcat en una plaça reservada.

«Cuando se encuentre en una situación como la mía le desearé suerte para aparcar»

El jove de Bonavista va deixar dissabte aquesta nota al parabrisa d'un cotxe mal aparcat en una plaça reservada.

Diari Més

«Cuando se encuentre en una situación como la mía le desearé suerte para aparcar»

Manuel Moreno, quien sufre una distrofia muscular, ha emprendido una lucha contra los conductores que aparcan en zona reservada

Actualizada 04/08/2016 a las 21:50

«El día que se encuentre en una situación como la mía, le desearé suerte al buscar un sitio para aparcar. Que tenga un buen día. Las plazas habilitadas para la movilidad reducida, tienen una necesidad, ayúdanos». Es la nota que el tarraconense Manuel Moreno dejó el sábado pasado al parabrisas de un conductor incívico que había estacionado en una de las tres plazas habilitadas para personas con movilidad reducida, en la puerta de El Corte Inglés, dónde justo él necesitaba aparcar.

Moreno sufre de nacimiento una distrofia muscular neurodegenerativa llamada Charcot Marie Tooth que lo imposibilita moverse correctamente. Conduce un vehículo, y por descontado, dispone de la tarjeta adecuada para poder estacionar en los puntos especiales. Con todo, explica que muy a menudo se encuentra con dificultades. «Creo que las plazas reservadas no se respetan en absoluto, ni en Tarragona ni en otros lugares, pero creo que la gente no lo hace expresamente, la mayoría de personas estan mal informadas y no saben el perjuicio que nos están produciendo. Lo hacen porque van con el tiempo enganchado al culo y necesitan aparcar en cualquier lugar. Ellos piensan: es sólo cinco minutos. Pero estos cinco minutos son los que pueden hacer que una persona con movilidad reducida, o el familiar que conduzca, tenga que ir a buscar aparcamiento tres calles más abajo, y andar mucho más...», se lamentaba Moreno. «Todo eso me crea mucha frustración», añadía.

Por todo ello, Moreno está decidido a combatir, con boli y papel en todos los conductores incívicos que aparquen en los lugares reservados. Ya lo hizo este sábado pasado. «Cuando conduces, ya sabes dónde se ubican las plazas reservadas, así que fui directamente. Delante del centro comercial hay tres plazas, y una de ellas estaba ocupada por un coche que no tenía ningún tipo de tarjeta, ni identificación que fuera de una persona con problemas de movilidad. Estuve cinco minutos esperando, toqué el claxon y, cuando me cansé, llamé a la Guardia Urbana. Después de 20 minutos, ni el coche se había marchado, ni la policía había venido, así que me decidí a dejarle una nota. Me salió del alma. Pensé que le quería decir en este conductor el problema que me había causado, pero de una forma elegante, no de malas maneras», explicaba a este vecino de Bonavista. No tenía ninguna libreta, pero aprovechó una hoja de los que tiene de la aseguradora. «Le di la vuelta a la parte imprimida y expresé lo que yo pensaba, y lo que muchos de mis amigos que van con silla de ruedas también pensarían, si se vieran en la misma situación que yo».

Concienciar los más jóvenes
Moreno es desde hace unos años, activista de la Federación Mestral Cocemfe de Tarragona, que trabaja para mejorar la calidad de vida de personas con discapacidades de origen físico u orgánico, y realiza concienciación entre los chicos y chicas. Él recorre escuelas e institutos, explicando a los jóvenes cómo es la vida con una discapacidad. «Les explicamos nuestra situación y las limitaciones que tenemos. Los hacemos pensar sobre cómo actuarían en caso de que estuvieran como nosotros. Por eso vamos al patio, y practicamos un deporte con las sillas de ruedas. Después de la charla y de las actividades, les damos un papel para que pongan un mensaje que les gustaría transmitir a la sociedad. Una vez leí uno que me emocionó, decía así: Me he sentido muy mal al recordar que mi padre alguna vez ha aparcado el coche en un lugar de personas discapacitadas. A partir de ahora le pediré que no lo haga, y que busque otro sitio», relataba Moreno, orgulloso.
1.353 personas en Tarragona en esta situación
En Tarragona, 1.353 personas con movilidad reducida, o familiares próximos suyos, disponen de una tarjeta para aparcar en estas plazas. En total, en la ciudad hay 100 plazas públicas reservadas. Hay 35 más privadas en vía pública, que se habilitan delante de casa o del punto solicitado, para facilitar la movilidad a persona. Esta tarjeta «de aparcamiento individual» se puede pedir a través del portal de trámites del Ayuntamiento.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43