Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Fins a una quarantena d'actors, músics i ballarins han participat en l'espectacle.

El circo se llena con 'seqvere me'

Hasta una cuarentena de actores, músicos y bailarines han participado en el espectáculo.

Pere Gras
Les 'delicatae' eren acompanyants d'alt rang.

El circo se llena con 'seqvere me'

Las 'delicatae' eran acompañantes de alto rango.

Pere Gras

El circo se llena con 'seqvere me'

El grupo Thaleia explica todas las caras del mundo de la prostitución en tiempo del emperador Adriano
  • Redacció

Actualizada 01/08/2016 a las 00:39

«Los romanos no tenían los tabúes que tenemos nosotros hacia el mundo del sexo. Por eso, cualquiera que quiera explicar cómo vivían lo tiene que hacer desde su perspectiva y tener miedo a las sorpresas». Así es como la directora de Thaleia, Grup de Reconstrucción Histórica explica la base de Seqvere me -«Sígueme»-, el espectáculo que este fin de semana ha llenado las bóvedas del Circo Romano. Durante dos días, turistas y locales han podido descubrir las diferentes caras de la prostitución en época romana, concretamente en el tiempo del emperador Adriano –en torno al año 138 dC.

Hasta una cuarentena de actores, músicos y bailarines han cambiado su aspecto para adoptar –con todo tipo de detalle– personajes como las ambulatae –las prostitues de calle–, las delicatae -scort de alta categoría que eran el modelo a seguir por los otros– o las bustuariae –mujeres grandes que paseaban por los cementerios para ofrecer sus servicios a la hora que recogían utensilios y elementos para sus hechizos. Asimismo, la prostitución no sólo lo ejercían las mujeres, sino que «también había muchos hombres que buscaban los más jovencitos», detalla Mercedes Tubilla. El encargado de guiar al público fue Cicero. Ahora bien, al entrar en el circo, los visitantes ya se encontraron con el «gran falus protector», señal inequívoca que alertaba de la entrada a una zona de prostitución.

Las bóvedas del circo se convirtieron en los escenarios para conocer los lupanars –casas de prostitución–, los negocios que se hacían en las tabernas, pero también para escuchar a la médico Scribonia Attice's. «Las prostitutas estaban registradas. Además, las enfermedades venéreas estaban al orden del día y había médicos que las trataban», añade la directora. En este sentido observación que «las mujeres podían ejercer diferentes profesiones», aunque en el avance de la historia todo cambiara.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43