Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

La brutícia està present a molts barris de la capital del Tarragonès.

Suciedad en el barrio tarraconense de Sant Pere i Sant Pau.

Diari Més

El incivismo ensucia Tarragona

Farolas ennegrecidas por los orines, piojos en parques infantiles, muebles fuera de los contenedores y muchos excrementos en las aceras: es la otra cara de la ciudad

Actualizada 20/07/2016 a las 21:34

El incivismo ensucia Tarragona. Es la conclusión del estudio de opinión Valora Tarragona encargado por el Ayuntamiento, pero también la de los diferentes miembros de las asociaciones de vecinos de Sant Pere y Sant Pau, Sant Salvador, Camp Clar y el Barri del Port que Diari Més ha entrevistado. «Al haber un barrendero la gente piensa que puede tirar cualquier cosa en la calle, y que ya lo recogerán, pero ellos no están para eso. Hay una calle junto a Jaume I donde continuamente dejan muebles, los de la limpieza pasan a recogerlo, pero al día siguiente hay más», explicaba la presidenta de la asociación del Barri del Port, Rosa Puig. Precisamente, la zona baja es la que más sufre las consecuencias del incivismo. Todo el entorno de la calle Reial es, desde hace años, un auténtico lavabo para los animales de compañía. La gran mayoría de farolas de la citada calle están ennegrecidas por la acumulación de orines. Más grave es lo que pasa en la plaza de los Carros, «está llena de basura y hay piojos. Extraño es el año que en época de piojos los niños y niñas que van a jugar no cojan. Mi nieta también los ha tenido que pasar», decía resignada Puig. Se suman la precariedad de al menos cuatro solares vacíos, llenos de basura, y las casas viejas a punto de caer, que albergan gran cantidad de ratas. Para acabar de adobarlo, los viernes y los sábados por la noche se añaden los jóvenes con sus botellons, los orines y los desperdicios, que llenan todo el entorno de la calle Pau del Protectorat. El mismo les pasa a los vecinos de la Part Alta. Ellos critican, además, que el consistorio tarraconense olvida de forma sistemática las calles más recónditas, que no son frecuentadas por turistas.

En general, según el nuevo estudio de Valora Tarragona, los ciudadanos tienen la impresión que el nivel de limpieza no es igual en toda la ciudad. También opina así el presidente de la Associació de Sant Salvador y Sant Ramon, Francisco Álvarez, «el barrio se está degradando, con el paso de los años, en vez de estar mejor, va a peor. Mucha gente ha decidido marcharse a vivir en otras zonas», denuncia. En Sant Salvador el problema no es la falta de limpieza de las aceras, las quejas vienen por otros lados: en la zona de la avenida de Pallaresos (junto al campo de tiro) algunos vecinos de los bloques centrales, según explicaba Álvarez, han decidido que los contenedores situados a ambos lados de los edificios 1 y 7 no están lo bastante cerca, y deciden tirar la basura en el bosque que hay en frente. Bolsas enteras, kilos y más kilos. Hay pañales, latas de conserva, de todo. «Lo que nos preocupa es que con las botellas que hay se puede producir el efecto lupa y originarse un incendio. De hecho hace poco ya tuvimos un pequeño conato de incendio aquí», comentaba el presidente. Todavía más sorprendente es la situación de absoluta dejadez que sufre el pasaje con pinos que conecta la calle de Mas d'en Garrot con el de Mas d'en Cup, en Sant Ramon, al lado del Esclat. Los excrementos de perros que se acumulan se pueden contar por décimas (fácilmente podrían llegar al centenar), y nadie hace nada para pararlo. «Los vecinos que no tienen perros se quejan, no te puedes sentar en un banco de estos por el olor, pero los que tienen animales no... Los sacan a pasear y lo dejan aquí», comentaba Álvarez.

El presidente también ha tenido que bregar recientemente con el Ayuntamiento por una zona junto al término municipal de los Pallaresos, donde alguien ha dejado dos vehículos abandonados, cerca de dos grandes vertederos ilegales. El consistorio tarraconense ha comunicado que el espacio no es competencia suya, pero no dice lo mismo el cartel que los técnicos del consistorio se vieron obligados a colocar para intentar frenar la expansión de los vertederos. De hecho, ayer mismo, se descubría uno nuevo en el polígono de las Gavarres.

Con respecto a Sant Pere i Sant Pau, la situación es bastante desigual, mientras los vecinos de la avenida de Països Catalans se quejan simplemente de la falta de poda de los árboles y de las hojas y bolas que caen, en plaza Catalunya, la problemática es más grave. «Está 10 o 15 veces más sucia que el resto del barrio,» denunciaba Rosa Benítez, vocal de la Associació de Veïns Sant Pere i Sant Pau. Aparte de la desagradable peste de los contenedores, en las islas se van reuniendo numerosos muebles y desperdicios. «Hay que tener más conciencia ciudadana, si te cambias el comedor, llama al teléfono de la recogida de objetos, no lo bajes al contenedor», apuntaba Benítez. Se suman los problemas de convivencia y la falta de maneras de algunos miembros de un colectivo okupa de ciudadanos rumanos que duermen en furgonetas en la misma plaza. Hacen las necesidades, según explican los vecinos, en las esquinas de los bloques. «De noche, cuando no hay tanta gente es cuando más pasa», advierte la vocal. Los residentes dicen que utilizan la fuente pública para lavarse los dientes e incluso, aseguran, las partes íntimas.

A esta queja hay que sumar que los comerciantes de plaza Catalunya reclaman un servicio de la recogida del cartón más diligente. Teresa Torrecillas tiene una frutería y asegura que en muchas ocasiones tiene que guardar las cajas debajo de los productos que vende, porque no caben en el contenedor, ya que Sant Pere i Sant Pau no dispone de una recogida discrecional del cartón como el centro.

Como pasa en el resto de Tarragona, los excrementos de perro también llenan la zona, por eso el Ayuntamiento implantará en el barrio, a partir del mes de septiembre, la campaña de concienciación que ya está en marcha en el centro de la ciudad.

En general, los miembros de las asociaciones de vecinos consideran que hay que hacer más campañas de sensibilización, y en caso que la problemática continúe, aplicar sanciones económicas a los incívicos. «Si todo el mundo se comportara, tendríamos un barrio magnífico», apuntaba al presidente de la asociación de vecinos de Campclar, Francisco Morcillo.

Un vertedero ilegal delante de la comisaría de los Mossos de Campclar
En Campclar, aunque no hay grandes quejas sobre la limpieza del barrio, los miembros de la asociación de vecinos han detectado varios focos problemáticos, donde se acumulan continuamente desperdicios. Ni la empresa adjudicataria, FCC, ni el Ayuntamiento hacen nada para frenarlo. Uno de los vertederos de escombros detectados se encuentra en la calle Riu Brugent, a escasos 20 metros de la imponente comisaria de los Mossos d'Esquadra. De hecho, desde este punto donde están los escombros se pueden observar hasta dos cámaras del edificio policial (que obviamente apuntan hacia dentro). En menos de cinco metros cuadrados, entre la valla del edificio de Espais de Trobada y un cuadro eléctrico, se acumulan kilos y más kilos de escombros. El presidente de la asociación de vecinos, Francisco Morcillo, explica que a veces se ha llegado a encontrar con que han tirado «incluso sacos enteros». El mismo panorama (pero ya más escondido) se repite en la parte posterior del campo de fútbol del barrio, con pequeños montones de ladrillos y restos de enladrillados antiguos. Y tampoco lo retira nadie.

Indignación en las redes por el incivismo
Los ciudadanos coincidían el lunes en la página de Facebook de Diari Més con el titular de la noticia «Tres de cada cuatro tarraconenses dice que la ciudad está sucia». De hecho, algunos como Bernard Boronat piensan que realmente son «cuatro de cada cuatro». Domingo Sáez fue directo: «Ni un ejército de 10.000 operarios sería capaz de limpiar todo lo que se llega a ensuciar a todas horas». En la misma dirección, escribía Rubio Moreno, «yo alucino cuando acaban de limpiar y viene alguien detrás y deja la basura fuera, tira los papeles al suelo, saca el perro y no lo recoge... Después se ponen con los trabajadores diciendo que su zona no la limpia nadie». Algunos lectores también aprovechaban para compartir las zonas más problemáticas. «Que vengan a Bonavista y alucinarán. Las aceras dan asco», decía Vanesa DB. «En Torreforta estamos muy abandonados», aseguraba María Teresa Blanco. «Es que está muy sucia comparada con otras ciudades», decía Marc Roca.
Temas relacionados
Más información
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43