Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

L'Ajuntament estudia eliminar 95 illes de contenidors soterrats

El Ayuntamiento estudia eliminar 95 islas de contenedores soterrados

Imagen de la primera isla soterrada, instalada en SPiSP.

El Ayuntamiento estudia eliminar 95 islas de contenedores soterrados

Las quejas de los vecinos por los olores de los líquidos acumulados y el fin de su vida útil después de 10 años, son los motivos

Actualizada 14/07/2016 a las 07:51

Los contenedores soterrados podrían tener los días contados en Tarragona. Los técnicos del área de Limpieza están estudiando qué hacer con las 95 islas instaladas en la primera fase, entre julio del 2006 y febrero del 2007. La vida útil de la parte móvil de metal ha llegado a su fin después de 10 años por el paso del tiempo y la degradación de los materiales y, en estos momentos, se está debatiendo si es más conveniente reponerlos, o directamente eliminarlos, volviendo a rellenar con hormigón los agujeros de tres metros, y dejarlos definitivamente sellados. En este último caso se recuperaría el modelo de plástico Easy de la compañía Nord Engineering (los contenedores normales del resto de la ciudad).

Estas 95 islas de cinco contenedores cada una, susceptibles de desaparecer, están repartidas por todo el núcleo urbano: en el centro hay 61, en los barrios de Ponent 24, 6 más en Sant Pere i Sant Pau, y 4 en Sant Salvador. En el recuento global de Tarragona hay muchas más islas, de posteriores fases de construcción, sin embargo, al ser más recientes y tener todavía más vida útil, el Ayuntamiento no se plantea en absoluto su retirada.

«Los contenedores soterrados son de los que más quejas recibimos, por los problemas con el agua», explicaba la concejala de Limpieza, Ivana Martínez, a Diari Més, refiriéndose a las reiteradas denuncias de los vecinos por los malos olores del líquido procedente de los desperdicios que se acumulan en el fondo de los agujeros y que se convierten a menudo en un foco de ratas y cucarachas.

Se suma el gran mantenimiento que suponen, en comparación con los normales: para limpiar una isla soterrada los operarios tardan entre dos y tres horas (hay que levantarlos, intruir una succionadora para chupar los líquidos y aplicar los productos de limpieza). Otra de las problemáticas con que el Ayuntamiento se ha encontrado desde el 2006 es que al estar fijos, se crean muchas tensiones con comerciantes: «Cuando abren un restaurante en frente, no los puedes mover de lugar, los soterrados se tienen que quedar allí. Es un handicap», apuntaba Martínez.

Pero el principal problema viene por la vertiente administrativa. Estas 95 primeras islas, que tuvieron un coste de 7.118.071 millones de euros, fueron financiadas al 80% con fondo de la Unión Europea (el otro 20% lo pagó el Ayuntamiento). Hay que ver ahora si legalmente se puede dar por amortizada la construcción de estos espacios y cambiar de modelo sin recibir una penalización por parte del organismo europeo. Las dudas del consistorio también afectan en el papel de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), el concesionario de la recogida y limpieza en la ciudad. No está claro exactamente cuál tiene que ser su papel: si la compañía tiene que costear los nuevos contenedores normales o cómo tendría que ser la reorganización. Para dar respuesta a todas estas dudas, varios departamentos del Ayuntamiento, como el jurídico y el de contratación, se encuentran en estos momentos trabajando en el tema. Una vez se llegue a una conclusión, el plenario municipal tendrá que dar el visto bueno a la medida, ya que el área de limpieza tiene el contrato único mayor de todo el Ayuntamiento.

Decisión a finales de año
La fecha que se marca la concejalía de Limpieza para tomar una decisión definitiva es a finales de año. Se tendrá que dictaminar si es más beneficioso desde el punto de vista económico emprender la renovación de las piezas móviles de los contenedores soterrados y mantener el modelo actual, o si es más rentable empezar a eliminar los soterramientos.

Sea como sea, hay que recordar que este modelo de contenedores llegó a la ciudad como una especie de revolución en la recogida de residuos. En aquel momento casi todo el mundo veía más ventajas que inconvenientes: tenían más capacidad, era más difícil sustraer los restos, favorecían el reciclaje, reducían el impacto visual, etc.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43