Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Frontal de la “fuente de los leones”

MNAT
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

La “font dels lleons” localizada en el cruce de las calles de Pere Martell y de Eivissa.

MNAT/CODEX
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Detalle de uno de los tres manantiales en forma de león echado

MNAT/CODEX
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Recreació de l'ús de la “font dels lleons” en època altoimperial

MNAT/CODEX
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Recreació de l'ús de la “font dels lleons” en època tardana

MNAT/CODEX
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Dibuix reconstructiu de la fase tardorepublicana (s. II – I aC) de la “font dels lleons”

MNAT/H.Prades
La Font dels Lleons de Tarragona

La Font dels Lleons de Tarragona

Dibuix reconstructiu de la fase altoimperial (s. I – III dC) de la “font dels lleons”

MNAT/H. Prades
Dibuix reconstructiu de la fase tardana (s. IV – VII dC) de la “font dels lleons”

La Font dels Lleons de Tarragona

Dibuix reconstructiu de la fase tardana (s. IV – VII dC) de la “font dels lleons”

MNAT/H. Prades

¿Qué son las Fonts dels Lleons?

Se trata de una parte muy importante, pero también muy desconocida, del patrimonio arqueológico de la Tàrraco romana
  • Redacció

Actualizada 02/06/2016 a las 23:23

Las Fonts dels Lleons son consideradas como uno de los restos romanos más importantes de las localizadas en Tarragona. A pesar de no ser una parte del patrimonio de Tàrraco desconocida para la comunidad científica y las administraciones, sí que se trata de unos restos 'escondidos' a los ciudadanos a causa de su ubicación. La localización de los restos impidió que se hicieran aparcamientos soterrados, pero no inmuebles encima.
Ahora los restos de las FOnts dels Lleons han vuelto a la actualidad por la polémica generada por la CUP, que acusa en el Ayuntamiento de malvender unos terrenos con los cuales quiere permutar los solares que actualmente ocupan los restos.

En este caso recogemos información, procedente del MNAT, y que pone en situación aquello que se encontró en este yacimiento arqueológico tan importante:

La fuente romana localizada el año 2000 en una de las esquinas del cruce  de las calles de Pere Martell y de Eivissa (antiguo camino de la Fonteta), constituye uno de los ejemplos más interesantes para ilustrar el consumo de agua en la antigua Tàrraco. Este manantial natural, próximo al viejo poblado ibérico, fue monumentalizado en época romana convirtiéndose uno de los principales puntos de aguada del extremo occidental del suburbio portuario de la ciudad.

Como consecuencia de su carácter público y utilitario, la fuente sufrirá un intenso proceso de transformación en los casi 800/900 años que van desde su construcción, en época republicana, hasta su abandono definitivo, en las postrimerías de la antigüedad tardía. Una transformación que no es ajena a la evolución urbanística del suburbio portuario y, en definitiva, de la ciudad romana y visigoda.

Inicialmente (siglos II-I aC) se trataría de una fuente con pórtico, siguiendo modelos helenísticos, que, más tarde (siglo I dC), pasó a convertirse en una fuente cerrada, con el agua regulada a través de manantiales esculpidos en forma de leones echados. A finales del siglo III dC, la cubierta de la fuente cae sobre el pavimento impidiendo el funcionamiento del único manantial en uso. Los otros dos ya habían dejado de manar más de un siglo antes. Desprovisto de cubierta, se accede al agua desde la parte de encima de los muros que delimitan la fuente. La obturación de las vías de circulación del agua creó un ambiente húmedo que permitió la conservación de la materia orgánica: vigas y tableros de madera de la cubierta, espinas de zarzas, nuevos, huesos de melocotón y de oliva, y un largo etcétera.

Desde este momento y hasta las postrimerías del la antigüedad tardía, la fuente se convierte en una balsa cada vez menos profunda porla progresiva acumulación de arenas, barro y fragmentos de las pequeñas ánforas rotas durante el proceso de extracción del agua, primero con la ayuda de cuerdas y después directamente.

​Las fuentes públicas sueño en la ciudad romana el medio de distribución del agua más común. A su alrededor se formaba un ambiente muy particular donde los vendedores de agua (aquarii) coincidían con las mujeres que iban a proveerse de agua o a lavar la ropa y los alimentos. Tampoco era extraña la presencia de animales abrevando o niños bañándose, actividades todas ellas perseguidas por la legislación por el peligro que podían representar para la salubridad de las aguas.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43