Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Denuncia el segrest de la seva filla de 5 anys en mans de l'exdona

Denuncia el secuestro de su hija de 5 años en manos de la exmujer

Cartel que el padre ha hecho para denunciar la desaparición de la niña.

En Màrius Lleget demana que si algú té una pista d'on pot estar la seva filla truqui al 649532014.

Denuncia el secuestro de su hija de 5 años en manos de su exmujer

Màrius Lleget pide que si alguien tiene una pista de donde puede estar su hija llame al 649532014.

Carla Pomerol
La sentència que atorga la custòdia de la menor al progenitor i l'informe del SATAF que aconsella que la nena visqui amb la mare.

La abogada de la madre: «Si la tiene ella, la niña está en buenas manos»

La sentencia que atorga la custodia de la menor al padre i el informe del SATAF que aconseja que la pequeña viva con la madre.

La abogada de la madre: «Si la tiene ella, la niña está en buenas manos»

Pilar Casas culpa el sistema judicial y a las «estructuras sociales machistas» de qué el padre tenga la custodia de la pequeña Naira

Actualizada 11/05/2016 a las 00:21

La abogada de la mujer que supuestamente se ha llevado a su hija de 5 años, según denunció su exmarido ayer al Diari Més, desmiente que su cliente sufra esquizofrenia y que, por lo tanto, en caso de que se haya llevado a la pequeña, «la niña está en buenas manos». Aun así, la abogada Pilar Casas desconoce dónde pueden ser madre e hija.

«Màrius –el padre– no tiene ninguna prueba de que Natalia –la madre- sufra ninguna patología. Él ha querido crear una alarma social», asegura Rosa Casas, presidenta de la asociación DHIDES, que ha vivido de cerca la situación conflictiva entre el matrimonio. DHIDES actuaba de punto de encuentro para hacer las entregas de la pequeña Naira.

Según explican las dos hermanas Casas –una, abogada de Natalia, y la otra, presidenta de DHIDES-, la sentencia que otorga la guarda y custodia de la pequeña a su padre viene dada por «un mal sistema judicial y por unas estructuras sociales machistas». Rosa Casas, que hacía de mediadora entre el matrimonio, asegura que «Màrius utilizaba la violencia emocional para destruir a Natalia», y que la justicia no ha hecho nada para evitarlo. «La jueza que ha otorgado la custodia de la Naira a su padre no sabe el impacto negativo que eso provocará en la pequeña», sentencia a la mediadora.

La abogada de la mujer desaparecida desde el pasado 29 de abril, no está de acuerdo con el funcionamiento judicial del caso, y no entiende cómo la jueza ha obviado el informe pericial y psicológico hecho por el Servicio de Atención Técnica a la Familia de la Generalitat (SATAF), en qué dice que lo más adecuado por la menor es seguir viviendo con la madre y establecer un régimen de visitas con el padre.

La larga lucha en los tribunales
La pesadilla de Natalia, según explica su abogada, empieza el año 2013, cuando la sentencia de divorcio, dictada por el juzgado de violencia sobre la mujer de Valls, y en la cual Natalia tiene la custodia de la pequeña, no concretaba como se tenía que establecer el régimen de visitas por parte del padre. «Era una sentencia poco concreta. El problema es que en Màrius y Natalia tenían que quedar de acuerdo, pero había un orden de alejamiento por|para maltratos de él hacia ella por el medio», explica.

No hubo manera de ponerse de acuerdo. Es por eso que Natalia decidió acudir a la asociación DHIDES, que de manera voluntaria intermediava y minimizaba el padecimiento de la menor. «Si los jueces hicieran bien su trabajo, nosotros no haría falta que actuáramos», explica Rosa Casas, presidenta de DHIDES.

Después de muchos episodios de denuncias y juicios, en los que Màrius es declarado inocente, Natalia decide pedir una modificación de la sentencia de divorcio con el fin de regular el régimen de visitas por parte del padre. Según su abogada –que en aquel momento no lo era–, Natalia fue desprotegida y poco defendida, y Màrius presentó una contra demanda pidiendo la custodia compartida de la menor.

Durante el juicio, la abogada asegura que «el comportamiento de la jueza no fue imparcial, ya que sólo contempló las cosas negativas de la mujer. Además se dirigió a mi cliente diciéndole que si no volvía a vivir en Tarragona –hacía unos meses que Natalia y la Naira se habían trasladado a Vilafranca del Penedès-, le daría la custodia individual al padre». Y así fue. De momento, sin embargo, la sentencia todavía no se sujeta, ya que se puede recurrir.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43