Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

«Tenen la tradició de segrestar la núvia durant el seu propi casament»

«Tienen la tradición de secuestrar a la novia durante su propia boda»

La joven explica que es muy habitual acercarse al río y comer o pasear.

Cedida

«Tienen la tradición de secuestrar a la novia durante su propia boda»

La reusense hace medio año que vive en la localidad de Munich, donde está terminando el trabajo de fin de master sobre Técnicas Cromatográficas

Actualizada 05/09/2016 a las 06:55

La reusense Laura Sanchez hace medio año que vive en la localidad alemana de Munich. Está terminando su trabajo de fin de master, basado en técnicas cromatográficas, en el campo de la química. Así, ha cumplido su deseo de conocer el país y vivir nuevas experiencias.

—¿Cuál fue su primera impresión?
—La primera vez que estuve nevaba y fue bastante mágico. Ahora bien, no es lo mismo ir de viaje que volar sin día de retorno. Esta vez, el miedo era palpable. Esta experiencia no es comparable al primer vuelo de mi primer Erasmus en Inglaterra, donde sabía seguro que, en acabar el curso, volvería a casa.

—¿Cuáles son las principales diferencias?
—Lo que más me sorprendió fue la flexibilidad en los horarios. Ellos querían que, diariamente, hiciera mis siete horas, pero podía empezar cuando me fuera bien. Aquí comemos a las doce del mediodía, cosa que para mí sería un desayuno tardío. Además, cenan demasiado pronto, a las seis o siete de la tarde, de manera que me falta alguna comida en torno a las diez de la noche. La tradición que más me ha sorprendido es la de secuestrar a la novia durante la boda, muy típico en la zona de Baviera. Durante la celebración, en un momento en que el novio esté distraído, es típico secuestrar a la novia y llevársela en un bar. Los «secuestradores» beben con la novia tanto como quieren hasta que el novio los encuentra. Él está obligado a pagar todas las bebidas, de manera que, cuanto más tarde, más borrachos van, novia incluida. Otra tradición bastante especial es el Krampus. Aunque es más habitual en Austria, la zona de Baviera comparte esta horrible tradición. Es una criatura demoníaca que, durante la época de Navidad, se lleva a los niños que se han portado mal. Es el antagonista de Papá Noel.

—¿Cuáles son los lugares más característicos?
—La mejor parte de la ciudad es el englischer garten, un parque en el centro de la ciudad. En Marienplatz está la iglesia de S. Peter, que tiene una torre desde donde se observa toda la ciudad. El río da mucho juego y, si hace buen día, siempre hay movimiento. También es muy típico ir a hacer una barbacoa durante el fin de semana. Aunque no te guste la cerveza, se tiene que visitar obligatoriamente un biergarten, donde aparte de beber cerveza, se puede disfrutar de la comida típica de Baviera. En las afueras de Munich hay el castillo de Schwangau, construido por el Rey Ludwig II.

—¿Cómo se está viviendo la crisis?
—La zona de Baviera es una de las regiones de Europa con menos paro. En clave económica, el tema de conversación que siempre sale es el de impuestos y como hacerlo para poder pagar menos. Un ejemplo de eso es casarse. Los impuestos salariales se encuentran entre el 20 y el 45%. Alemania es un destino ideal para los jóvenes que buscan trabajo.

—¿Algún hecho curioso?
—Estando en Munich tuvo lugar el tiroteo del pasado 22 de julio. Recuerdo que estaba en el laboratorio y, como casi todos los viernes, la gente se marcha antes, de manera que estaba prácticamente sola, sólo un profesor y otra compañera estaban en el centro. Mi chico me llamó y me explicó que había habido un tiroteo en la zona del centro comercial de Olympia. Media hora después, me volvió a llamar diciendo que había habido un segundo tiroteo y, entonces, ya me entraron todos los miedos. En las noticias recomendaban no salir de dónde estábamos. El problema llegó a la hora de volver a casa, ya que los medios de transporte público y los taxis no podían circular. A los pocos minutos, me dijo que había habido un tercer tiroteo y que los policías buscaban a tres personas. Al final fui a dormir en casa de los suegros. En las redes sociales, sin embargo, crearon el hashtag #offeneTür que significa «puerta abierta» dónde la gente ofrecía casa a los que no tenían manera de volver a casa.

—¿Qué costumbre se llevaría?
—Los biergarten. Cualquier persona puede llevarse la comida y la única obligación es comprar la bebida, que puede ser cualquiera. El ambiente es genial porque te tienes que sentar en mesas largas y así puede relacionarte con otras personas y compartir opiniones y discusiones. Esta idea de sociabilidad me encanta y, si puedes llevarte la comida de casa, es una opción bastante económica.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43