Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

alt

Luis Márquez, afectado, juzgado, Reus, abogado, Traiber, hospital, paciente, prótesis

Luis Márquez, propietario de Traiber, declarando en la salida de los juzgados.

ACN

El jefe de traumatología avisó por 'mail' de presiones para utilizar Traiber

El director de Cirugía Ortopédica del Sant Joan alertó a la dirección médica de que denunciaría si se seguía insistiendo en las prótesis

Actualizada 23/03/2017 a las 21:01

Las «presiones» que recibía para implantar prótesis de la marca Traiber llevaron al director del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Sant Joan de Reus a enviar un correo a la dirección médica del centro donde dejó constancia que, si estas no cedían, denunciaría la situación. Así se desprende de su declaración, como testigo, al Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, el cual prestó a finales de mayo del 2015 y que aparece en el sumario de la pieza número 4 del caso Innova. En ella, el médico reitera la «presión» que sentía y que no encontraba normales algunas escenas a las que asistía, vinculadas al centro sanitario.

El cirujano había puesto en entredicho, desde que accediera al cargo en 2010, el diseño y la durabilidad de las piezas al menos por las características de algún colectivo de pacientes y, por eso, a partir del 2011, el equipamiento había diversificado la compra hacia otras empresas con sistemas adaptados a personas más activas. Ante la postura hacia el fabricante Traiber, el gerente de la empresa, Luis Márquez, insistió en mantener una serie de reuniones que acabarían con el doctor negándose a seguir colocando los implantes de la firma a pesar de sentirse «máximamente presionado» para hacerlo.

Después de la advertencia a sus jefes que no soportaría más la situación, a principios de noviembre del 2014, el doctor recibió la alerta sanitaria en relación con los problemas de Traiber y ordenó la retirada de todas las prótesis de la firma. Inicialmente, había detectado ya que las prótesis no se adecuaban a un grupo de pacientes más jóvenes y activos, y que otras empresas producían y comercializaban piezas con más prestaciones y un precio similar a las de Traiber. Con la diversificación y, por lo tanto, la limitación del número de compras en Traiber, siempre según el testimonio del cirujano, el médico explicó a Márquez los motivos del nuevo escenario: problemas que, a su criterio, planteaban los productos de Traiber. El empresario respondió proponiéndole entrar en «colaboración estrecha». Una invitación a la que el facultativo se negó y que derivaría, dice, en más encuentros donde el administrador de Traiber le ofreció entonces «un porcentaje de las prótesis que colocara», cosa que el director del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Sant Joan mantiene que también rechazó.

El cirujano planteó a Luis Márquez la opción de buscar una mejora técnica de los implantes, en citas en qué asistieron ingenieros de Traiber, pero se dio cuenta de que el empresario no quería hacerlo porque la mejora supondría invertir en renovar la maquinaria y deshacerse de un stock que ya existía y que había costado un dinero. Como no había forma de entenderse, el médico dejó de implantar prótesis de rodilla Traiber y las cambió por unas que consideraba que eran mejores y que tenían un precio competitivo.

Reducir las listas de espera
Por la necesidad de reducir las listas de espera y por el hecho de que uno de los suministradores suizos a que habían acudido cerró la distribución en España, a finales del 2013, en el Hospital Sant Joan decidieron volver a colocar prótesis de Traiber, siempre «a personas muy seniles y con una actividad física muy baja», para las cuales estas piezas sí que resultaban adecuadas, y sólo una cantidad muy pequeña, tal como consta en el acta de la declaración. Con un aumento de suministro de todas las fábricas, las listas se redujeron. El director del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología precisa que, a pesar de ser apropiadas las prótesis para estos pacientes en concreto, nunca habría vuelto a recurrir a Traiber, si Traiber y el Ayuntamiento no hubieran estado tan insistentes, y apunta una de las últimas reuniones donde Márquez apelaba a la condición de empresa local y a la potenciación de la región para conseguir compras. Asegura que no se sintió presionado por Teresa Gomis, pero sí por otras personas. A mediados del 2014, las reuniones se acabaron.

Antes, la presión había alcanzado unas cotas en que Márquez, tal como apunta el acta de la declaración, llegó a plantear al doctor que formara parte de la empresa Traiber con el fin de incrementar la presencia en el Hospital Sant Joan.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43