Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

L'equipament, de titularitat pública però en mans d'un consorci, va obrir portes al 2012 a Sol i Vista.

El equipamiento, de titularidad pública pero en manos de un consorcio, abrió puertas en el 2012 a Sol i Vista.

La Generalitat detecta «carencias» en la residencia de abuelos Roger de Llúria

Asuntos Sociales ha realizado cuatro inspecciones en el centro desde el 2016, algunas por quejas y una este enero, requiriendo mejoras

Actualizada 22/01/2017 a las 19:05

Carencias vigentes en la atención más rutinaria, como «el uso de protectores de cama en mal estado», pero también de otros que han registrado «mejoras» y que vierten ahora que «se ha renovado la cubertería y no hay falta de cubiertos para comer» o que «las raciones a la hora de comida son suficientes» ocupan las páginas de los últimos informes del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias sobre la residencia y centro de día Roger de Llúria, en Sol y Vista. La Generalitat llevó a cabo en el equipamiento, que es de titularidad pública pero está gestionado por el consorcio Fundación Salud y Comunitat y Lagunduz, un total de tres inspecciones en el 2016, una de las cuales se realizó de oficio y las otras dos, a raíz de denuncias. La última, al 2017 y también de oficio, con fecha de enero, concluye que «se han detectado algunas carencias» y apunta que «se han instalado de nuevo sistemas de avisos de las habitaciones donde faltaban» y que «se ha estrenado un servicio de transporte propio para trasladar a los usuarios al centro del día». Familiares de los que se alojan se quejan, y lo han hecho periódicamente desde la inauguración de la residencia en el 2012, por anomalías en las cuestiones «más básicas». Recuerdan, además, que los abuelos están pagando para acogerse a un servicio que «no «reciben».

Falta de toallas y papel higiénico o de pañales, escasez en las raciones durante las comidas y comida «de pésima calidad», ausencia de sistemas de seguridad, ventanas abiertas al invierno o intercambio de ropa propia entre los abuelos que, en ciertas circunstancias y por su condición, no pueden recordar lo que era suyo, son episodios que relatan y denuncian personas próximas a algunos casos. Situaciones como estas, concretan, se dan cíclicamente desde que Roger de Llúria, que cuenta con un centenar de plazas de residencia y una veintena de reservadas para centro de día, abriera puertas y, «cuando llegan al límite quizás alguna cosa se arregla pero, al cabo de unas semanas, se vuelve a reproducir».

Medidas entre las cuales hay «que no nos dejan entrar al comedor» o el hecho de que «hemos tenido que llegar a llevar sábanas o almohadas de casa porque nos decían que no había» desembocan en la «necesidad de que tomen conciencia que están tratando con personas y que hay, como yo, que tenemos familiares aquí porque no disponemos de los recursos para mantenerlos a otro lugar y por|para nuestra cuenta». Por la dirección de la residencia han pasado, en cinco años, tres personas.

Ropa de cama y absentismo laboral
A las reclamaciones públicas, fuentes de la Generalitat, que es la titular de la residencia Roger de Llúria, responden de que «para la situación conflictiva por irregularidades funcionales apreciadas en el centro que se detectó el año 2015, en el 2016 se inició el proceso de mejora que ahora sigue aplicando la entidad gestora» y precisan que, dentro de las irregularidades, las «principales» se referían «a las comidas del centro y a la organización higienicosanitària, que a raíz de inspecciones realizadas posteriormente se ha visto como ha ido mejorando.» El Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias detalla que, en la visita de oficio al 2016, «se constató, por ejemplo, que el centro de día había reducido considerablemente las quejas de los residentes y familiares y no se observaron carencias en el área higienicosanitària». En las dos que se llevaron a cabo por denuncias, «se observó que no había falta de stock de ropa de cama y que se había implantado un sistema para reducir el absentismo laboral». Sobre la inspección realizada este enero, las mismas fuentes confirman que «se han detectado algunas carencias de las cuales se ha informado a la gestora».
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43