Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Isabel Martínez a l'espai que ocupava la fàbrica Crolls, ara a la zona del complex Redessa.

«La gente recuerda la Crolls como una lavadora de calidad made in Reus»

Isabel Martínez a l'espai que ocupava la fàbrica Crolls, ara a la zona del complex Redessa.

«La gente recuerda la Crolls como una lavadora de calidad made in Reus»

La periodista presenta el libro sobre la historia de la fábrica este lunes en el Centro de Lectura

Actualizada 27/11/2016 a las 21:43

— Crolls no es un nombre que a día de hoy pase desapercibido.
— Nace entre 1947 y 1948 de un grupo de emprendedores que da nombre en la fábrica: Cañadé, Ruano, Lozano, Llevant y Solé, algunos de los cuales con amplia trayectoria en el ramo del textil o de la electricidad.

— Una fábrica de lavadoras en plena posguerra. ¿No parecía atrevido?
— Todavía había la cartilla de racionamiento y mucha precariedad en la vida cotidiana. El producto sólo se podía dirigir a un ámbito restringido, gente con posibilidades. Su vocación, sin embargo, fue siempre expansiva desde los inicios.

— Detállelo.
— expusieron a la II Hería Internacional de Muestras de 1948 y también a la de Barcelona; buscaban trascender el nivel local. Pronto, sin embargo, las cosas cambian; uno de los socios muere y al cabo de un par de años deciden vender la fábrica y la idea a la familia Roger, de Barcelona.

— Qué representaba aquella fábrica por Reus?
— Era la empresa privada mayor. Alcanzó un gran número de producción. En los 70 hacían 7.000 al año y tenían contratadas 387 personas. De hecho, llegaron a tener más de 400 personas. Gente de Reus y comarca. Era una empresa con mucho prestigio, la gente amaba la marca y todavía recuerda que aquellas lavadoras eran de buena calidad.

— Cuando menos, en los setenta vuelve a cambiar de manos.
— El año 1976 Crolls se integra en el grupo Orbaiceta, con sede en Pamplona. Buscaban una financiación adecuada al momento económico y este grupo estaba haciendo un polo muy grande con otras empresas de electrodomésticos. Cada una se especializaba en su producto, pero no había realmente una unidad empresarial.

— Eran tiempos de crisis.
— El mercado era cambiante; si no había tasa de reposición de electrodomésticos se venía menos, y como dice, había crisis. Con el grupo sin invertir, no podía mejorar la competitividad. Empezaron los expedientes de regulación temporal.

— Usted relata cómo la fábrica se ve amenazada con cerrar.
— El Plan de Reconversión Industrial del PSOE y el informe McKinsey decide cuáles de las empresas en el sector de gamma blanca tiene que cerrar. Crolls estaba a la lista de las que no eran tanto competitivas y con menos capacidad de subsistir.

— Cómo reacciona la ciudad ante la situación de peligro?
— Se convoca un pleno extraordinario después del verano para dar apoyo en que no se cierre la empresa. Hubo una movilización con 600 personas. Incluso anuncios fantasma: el alcalde Borrell proclamó a los cuatro vientos que estaba la inversión de la empresa alemana Wik Elektro que rescataría a los trabajadores.

— Maniobra de distracción?
— hubo conversas pero los alemanes desmintieron que eso se ajustara a la realidad. Una acción que desde el comité de empresa creían que era una cortina de humo; de hecho, había trabajadores más y menos escépticos sobre el cierre.

— I llegó el temido cierre, en abril de 1984.
— Se daba el caso que, por ejemplo, la Diputación Foral de Navarra sí que puso dinero para empresas del grupo que estaban en peligro, cosa que en el caso catalán no fue así, hubo poco apoyo económico. Jordi Pujol visitó Reus en febrero de 1984 y se comprometió a dar una solución. Borrell le dijo que llegaba tarde. La fecha de cierre estaba prevista para abril.

— A pesar de los cambios de propiedad, la fábrica, sin embargo, nunca se movió de sitio.
— La producción se hizo en Reus, y de hecho, llegó a haber otra en Vilanova i la Geltrú, pero esta no se integró en el grupo Orbaiceta.

— Hasta qué punto las raíces reusenses de la fábrica se mantuvieron a pesar de no estar en manos de socios locales?
— El nombre de Reus nunca dejó de publicitarse. En 1973 hicieron un publirreportaje a La Vanguardia donde decía Un made in Spain nacido en Reus. La destacaban como la primera lavadora automática se había hecho en Reus, todo y que los Roger no eran de aquí.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43