Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Els Castellers de Tortosa aixecant un castell en la Diada de la Cinta amb les autoritats mirant des del balcó de l'Ajuntament. Imatge del 4 de setembre de 2016 (horitzontal)

Tarragona, Castillo, Tierras del Ebro, Chico, Amposta, Tortosa, concurso, afición, Xiqüelo, ebrense, plaza

Los Castellers de Tortosa levantando un castillo en la Diada de la Cinta con las autoridades mirando desde el balcón del Ayuntamiento.

La tradición castellera se consolida en las Terres de l'Ebre

En menos de cuatro años se han creado tres grupos que reúnen a 400 castellers
  • ACN

Actualizada 03/10/2016 a las 00:29

El último territorio catalán donde ha germinado la semilla de la afición castellera son las Terres de l'Ebre. La creación, en menos de cuatro años, de tres grupos que ya han llevado castillos a plaza con unos 400 encamisados demuestran que no ha sido un ramalazo pasajero sino que los castillos han venido para quedarse en el Ebro. El territorio «tenía ganas y necesidad de castillos» y con mucha autopromoción, perseverancia y pedagogía esta afición ha empezado a arraigar entre los ebrenses. En febrero de 2013 se bautizaba el primer grupo, els Xics Caleros, de l'Ametlla de Mar. En pocos meses, en octubre de 2013, entraban a la familia castellera els Xiqüelos i Xiqüeles del Delta,  de Amposta. Y los últimos al estrenarse en plaza han sido, el pasado mes de junio, els Castellers de Tortosa'. Los tres grupos colaborarán con los grupos veteranos del Camp de Tarragona, que les han apadrinado y les forman, cerrando filas con ellos al Concurs de Castells de Tarragona de este fin de semana.

Cristian Dasi, cap de colla de los Castellers de Tortosa, se ha mostrado convencido que los castillos «han empezado» a «arraigar» en las Terres de l'Ebre y que la gente empieza a entender «qué son». Hay mucho trabajo de autopromoción de los grupos que hacen talleres al calles para mirar de atraer nuevos aficionados y para hacer pedagogía. «Los castells se tienen que vivir», ha reconocido Dasi. No hay otra manera de percibir el sentimiento, el esfuerzo y la perseverancia que requieren y que a la vez atrapa aquellos que lo prueban.

Los castellers ebrenses tienen la tozudez como peculiaridad. «Tenemos muchas ganas de hacer las cosas. Si tenemos una cosa entre ceja y ceja, lo acabamos haciendo. Somos tozudos y probamos hasta que nos sale», ha remarcado el cap de colla tortosino. También hay una buena relación entre los Castellers de Tortosa, los Xiqüelos i Xiqüelas del Delta y los Xics Caleros, «un buen feeling» necesario cuando los grupos son pequeños, y hay un apoyo importante de los grupos veteranos, vital para poder avanzar. «Hay muchas cosas que nos encontramos a los ensayos que no acabemos de ver por donde falla debido a nuestra falta de experiencia. Vamos a los ensayos de los Xiquets de Reus, la colla Jove Xiquets de Tarragona y otros grupos con los que vas teniendo relación. Vas y te enseñan cómo funcionan ciertas cosas», ha reconocido Dasi.

En general, los castellers ebrenses perciben un cierto visto bueno de los veteranos a que la afición castellera se haya exportado en el Ebro. «Mucha gente está contenta con que los castillos se hayan extendido por toda Cataluña y creo que es importante porque da a entender que gusta y nos sentimos identificados», ha dicho al cap de colla de los granas.

Entre los Xics Caleros, los Xiqüelos del Delta y los Castellers de Tortosa ya hay unos 400 castellers en el Ebro pero reconocen que cuesta, por ejemplo, conseguir 'canalla' lejos de las zonas tradicionales de los castillos. Los padres aquí todavía tienen un miedo y una desconfianza que los grupos están dispuestos a apaciguar con la demostración del trabajo bien hecho que ya empezó a dar sus frutos.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43