Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Nàstic
El Nàstic derrota al Girona (3-1) i surt del descens

Gran victoria grana (en la imagen, un momento del Nàstic-Girona)

Gran victòria grana (a la imatge, un moment del Nàstic-Girona)

Delirio para dejar la salvación a tiro

Uche vuelve a aparecer para dar tres puntos a un Nàstic (0-1) que tiene que solucionar la salvación sábado en el Nou Estadi ante el UCAM, dónde un empate es suficiente

Actualizada 04/06/2017 a las 22:24

El triunfo en el Nou Estadi ante el Girona del domingo pasado había dado un gran impulso en uno Gimnàstic de Tarragona que había dado un pequeño paso hacia su gran objetivo. Pues bien, el paso realizado este domingo en l'Heliodoro Rodríguez López fue de las grandes. De hecho, se podría hablar de gesta|hazaña, proeza del equipo de un Crío Rivas que ha sido capaz de dar con la tecla y encontrar el equilibrio necesario entre la motivación y la calidad.

Empujó más el Tenerife, fue muy superior durante la mayor de fases del partido, pero ahora lo único que importa es sumar, sumar y sumar. O mejor dicho, ganar, ganar y ganar. Se lo ha aprendido muy bien este equip,que también ha encontrado un nuevo socio, que parecía enterrado, pero que no sólo ha resucitado, sino que ha sido capaz de marcar tres goles en dos partidos. El último, el marcado ante los isleños, a los 60 minutos de juego, que daba los tres puntos a los tarraconenses.

Ahora, el horizonte no puede ser mejor para los de Nano. Un empate delante del UCAM Murcia sería suficiente, ya que Mallorca y Elche bajaron ayer de categoría, mientras que el Mirandés ya era hacía tiempo de Segunda B. Como el UCAM, rival que visitará el sábado el Nuevo Estadio, está por debajo de los tarraconenses en la tabla, ni habrá que ganar.

Cada entrenador tiene su libreto. Esta sería la traducción más esmerada de un dicho española que cuenta con más razón que muchas otras. Y el libreto de Nano Rivas, en este caso, es el de un Nàstic ofensivo, un equipo que juega con dos puntas (o Uche de media punta y Barreiro de referencia, que viene a ser lo mismo), dos jugadores de lado, dos medio centros y cuatro defensores.

La gran duda que había habido a lo largo de la semana era qué encaje le daba Nano a Sergio Tejera, que volvía después de cumplir sanción. Era una gran duda, ya que Luismi y Madinda habían sido impecables ante el Girona, y ninguno de los dos se merecía salir del once. Pues bien, los tres jugaron. Y la fórmula fue sencilla. Nano siguió con el método utilizado por su antecesor, Juan Merino, y colocó a Luismi en el eje de la defensa. Esta circunstancia motivaba que el Nàstic perdería altura, ya que el sacrificado en el eje de la retaguardia fue Suzuki. La pareja Molina-Luismi, acompañada de Valentín y Mossa en los laterales no es, precisamente una defensa de torres. Pero ellos saben suplir esta circunstancia destacando otros de sus características, y así fue.

Aunque el Tenerife fue netamente superior durante los primeros 45 minutos, muy superior de hecho, el Nàstic fue capaz de mantenerse firme detrás. El mayor quebradero de cabeza de los de Nano Rivas fueron las internadas de Aarón por banda|lado izquierda. Le ganó la partida una vez y otra a Gerard Valentín, que volvió a mostrar su fragilidad defensiva. Ofensivamente, sin embargo, el lateral fue de los hombres más incisivos. Era necesario, de hecho, intentar entrar desde la segunda o desde la tercera línea, ya que los hombres ofensivos del Nàstic parecían temerosos.

Cada intento de combinación del cuadro tarraconense era cortado inmediatamente por los futbolistas que actuaban como locales. Aquí estuvo la clave del dominio canario, una presión en la cual no pudo hacer nada el Nàstic. El Choco Lozano intentaba intimidar, una vez y otra, en Manolo Reina, pero se desesperó al ver que no podía hacer nada, ya que estuvo bastante falto de puntería el punta.

Un gran susto se llevó el Nàstic a la primera mitad. De hecho, todavía se están preguntando ahora los canarios por qué no entró la acción del minuto ocho del partido. Luismi perdió una esférica dentro del área, un error gravísimo, y el esférica la recogió Tyronne, quien la intentó introducir, encontrándose con uno Batanea que consiguió desviarla bajo la línea de gol. No eran excesivamente claras las ocasiones del Tenerife, pero el control era completamente local.

Dos por los locales
A pesar del mal partido del Nàstic en el primer acto, los de Nano disfrutaron de dos ocasiones de gol, y relativamente claras. La primera, a cargo de Juan Delgado, que realizó una jugada personal por banda izquierda a los 36 minutos de juego y realizó un centrada-chute que el portero, Dani Hernández, consiguió desviar. Cinco minutos después, en un contraataque aislado, Uche disparó, desde muy lejos, obligando nuevamente al meta rival a intervenir. Parecía una acción sin peligro aparente, pero que casi significa un susto a los hombres de Pep Lluís Martí.

Además, el Nàstic tuvo mucha suerte después de que el colegiado no señalara a uno más que posible penal|penalti de Gerard Valentín a los 24 minutos de juego, cuando Gaku intentaba progresar desde la izquierda y, entrando en el área, chocó, fuerte, con el lateral del Nàstic.

Pero en el segundo acto se decidió todo. Una segunda parte con muchísimas cartulinas amarillas por los dos bandos, con un público reclamándolo absolutamente a pesar de un Tenerife que volvió a empezar más fuerte, acabó con paros de mérito de Manolo Reina, el gol de Uche y siete minutos de añadido por parte del colegiado, que entendió que los jugadores del Nàstic habían sido demasiado tiempo en el suelo reclamando asistencia.

En el 51’, Tejera tuvo que tirarse en el suelo para salvar un rasgo|tiro de Gaku que podría haber entrado perfectamente. Tocaba sufrir, y todo el mundo era consciente. Pero era el día de Uche. Acción por banda izquierda de Juan Delgado, centra al chileno y, después del rechazo de Dani Hernández, Uche aparecía del nada para hacer de ‘9’ y agujerear la red contraria.

Después, fueron los 30 minutos más sufridos de toda la temporada. Bien, más los 7 de descuento. El acoso del Tenerife fue constante y, en un par de ocasiones, Reina tuvo que lucirse para evitar el empate.

El Tenerife se encomendó a Amath para intentar la igualada. El extremo, que salía de una lesión, fue el mejor jugador de los suyos a pesar de jugar sólo media hora. Entró por bandas, centró, disparó... Pero no pudo hacer absolutamente nada para cambiar el resultado y, después de un padecimiento necesario pero demasiado extenso, el Nàstic dejó a tiro la permanencia.

FICHA TÉCNICA

Tenerife. Dani Hernández, Raúl Cámara, Germán, Jorge, Iñaki (Carlos Ruiz, 30), Aitor Sanz, Vitolo, Aarón (Amath, 61), Tyronne (Suso, 72), Gaku y Lozano.

Nàstic. Manolo Reina, Gerard Valentín, Xavi Molina, Luismi, Mossa, Lévy Madinda (Zahibo, 75), Sergio Tejera, Jean Luc, Ike Uche (José Carlos, 83), Juan Muñiz (Lobato, 72) y Manu Barreiro.

Goles. 0-1, Ike Uche (60).

Árbitro. Aitor Gorostegui Fernández Ortega (Vasco). Mostró la tarjeta amarilla en los locales Tyronne y Amath; y a los visitantes Juan Delgado, Manolo Reina, Juan Muñiz, Mossa, Lévy Madinda y Manu Barreiro.

Incidencias. L'Heliodoro Rodríguez López acogió a 19.347 espectadores.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43