Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Nàstic

En Tarragona quien manda es el Nàstic

Un Uche imperial, con dos dianas y Barreiro, con una y una lección de entrega, remontan la diana de Maffeo a los treinta segundos de juego

Actualizada 28/05/2017 a las 20:42

Imperial victoria del Nàstic contra el Girona en un duelo con remontamiento incluido. Maffeo, en el primer minuto de juego, adelantaba a los visitantes, pero Uche, con un doblete y Barreiro, redondeaban un remontamiento que acerca al Nàstic a la permanencia.

Como era de esperar, hubo cambios al once. Algunos, muy significativos. El más chillón era la entrada de Ike Uche, futbolista inédito durante los últimos meses, pero que disfruta de toda la confianza de un Crío Rivas que también prescindió de Perone en defensa, ubicando al japonés Daisuke Suzuki en su sitio.

Finalmente, Luismi se recuperó por completo, y pudo llegar a jugar, siendo, nuevamente, uno de los mejores de su equipo. A su lado, Madinda. El problema se produjo en las bandas|lados. Muñiz, a la derecha, no tiene recorrido para llegar a línea de fondo y ponerla, mientras que Juan Delgado, por la izquierda, no hacía nada de daño, ya que cada vez que llegaba para centrar, se cambiaba la esférica de pierna. Mientras tanto, Manu Barreiro, acompañante de Uche, se veía obligado a multiplicarse tanto en acciones defensivas como en ataque, ya que sus compañeros, valga la redundancia, no lo acompañaban.

Pero quizás el Nàstic no tendría que haber jugado tanto forzado desde el principio si el Gerona no hubiera inaugurado el marcador a los treinta segundos de juego. Sí, el electrónico todavía no señalaba ni el primer minuto cuando Maffeo hizo levantar a los 1.500 seguidores visitantes de sus sillas.

Era la primera acción del partido, cuando Sandaza entró en el área. En el cuerpo en cuerpo, chocó con Batanea y, este, consiguió desviar la esférica a un punto muerto. No había nadie. Mossa lo miraba desde lejos, para que apareciera Maffeo y conectara un rasgo|tiro casi imposible de parar para Reina. Los locales no se lo podían creer. Mucha gente todavía no se había sentado en sus sillas, cuando el Girona ya mandaba.

El juego del Nàstic no era el deseado. La única luz en forma de esperanza la aportaba Gerard Valentín, quien lo intentaba una vez y otra por banda|lado derecha, un carril de donde acostumbraba a desaparecer Muñiz para entrar hacia el centro. En una de estas, Muñiz tuvo el empate, pero falló completamente solo ante el meta visitante. Una gran diagonal de derecha a izquierda del asturiano, en la cual el futbolista sorteó a tres rivales, lo dejó solo ante el meta. Sin embargo, tiró en el muñeco, y la acción acabó en córner.

Cada contraataque del Gerona significaba que al Nàstic le vinieran todos los miedos. Y no era para menos. Longo, Sandaza Portu, Borja García después de la lesión de Pere Pons... Todo era peligro en el lado gerundense. De hecho, la primera mitad fue completamente visitante pero todo cambió después del descanso.

Otro Nàstic
Con los mismos jugadores, el Nàstic demostró una cara completamente diferente. Mucho mejor, más efectiva y, sobre todo, más ganadora. Los jugadores del Crío Rivas tomaron conciencia de la importancia que tenía ganar. No cabía otro resultado, ya que un empate o una derrota hundían todavía más en el Nàstic en la tabla clasificatoria.

Lo entendieron todos, que pusieron dos marchas más y pasaron por encima de un equipo que llegaba con el convencimiento de ascender a Primera, ya fuera vía victoria o mediante un empate. La defensa recuperó la fortaleza, el centro del campo se multiplicó y, arriba, aparecieron dos genios. Uno que parecía dormido, pero que ha despertado, y de qué manera. Y el otro, el punta fichado en el mercado de invierno que venía para dejar el equipo a Segunda. Recital absoluto de Ike Uche y de Manu Barreiro, que se tradujo en tres goles del Nàstic a la segunda mitad. Dos del africano, y uno del gallego.

El primero a agujerear la red contraria fue Barreiro, pero con la complicidad del otro punta. Jugada de genio de Uche por banda derecha, marchante de dos rivales. Centrada del futbolista de Nàstic i Barreiro, que la ve venir, se eleva hasta el infinito, mucho más que su marca, y remata con la cabeza, el corazón , el alma y todo lo que tenía. 1-1, y empezaba a enloquecer el Nou Estadi.

Empieza el recital de Uche
Después de la asistencia magistral en el gol de Barreiro, Uche quiso continuar adelante con su día. Y es que era el día de Uche. Diez minutos después del empate, cuando el electrónico señalaba el minuto 60, el africano quiso hacérselo solo. Pelota que recoge a la línea de tres cuartos y, desde unos treinta metros, dispara fuerte y raso. La esférica, sin excesiva velocidad, entró por el palo derecho del meta rival. Golazo de bandera y el remontamiento estaba servida.

El éxtasis que supuso el segundo gol del Nàstic no era suficiente. Todavía fallaba|faltaba el tercero, el de la tranquilidad. Sí que es cierto que en frente había uno Gerona que antes del partido parecía un gigante, pero se convirtió en un enano en manos de Barreiro i d'Uche. El gallego recogía la esférica dentro del área y, de espaldas, la servía a su compañero, quien cogía la esférica, daba un giro de 180 grados, y fusilaba al portero del Girona.

Éxtasis total por parte de un Nàstic en el cual ya sólo le fallaba|faltaba mantener el resultado. Lo hizo y, además, con grandeza. La grandeza del Nuevo Estadio al despedir Uche, sustituido para dar en entrada a un Zahibo que acabó aportando el equilibrio que necesitaba el equipo. Como dijo Crío después del duelo, queda mucho trabajo por hacer. Eso sí, la mitad del camino está cruzado.

FICHA TÉCNICA

Nàstic. Reina, Gerard Valentín, Daisuke Suzuki, Xavi Molina, Mossa, Luismi (Bruno Perone, 82’), Lévy Madinda, Muñiz, Uche (Zahibo, 71’), Barreiro, Uche i Delgado (Lobato, 76).
Girona. Bounou, Maffeo (Cifuentes, 56’), Ramalho (Cristian Herrera, 79’), Alcalá, Juanpe, Mojica, Álex Granell, Portu, Pere Pons (Borja García, 24’), Longo i Sandaza
Goles 0-1, Maffeo (1’); 1-1, Manu Barreiro (50’); 2-1, Uche (60’); 3-1, Uche (68’).
Àrbitre. Eduardo Prieto Iglesias (Col·legi navarrès). Va mostrar la targeta groga als locals Juan Muñiz, Reina i Zahibo; i al visitant Juanpe.
Incidències. El Nou Estadi va acollir 11.103 espectadors.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43