Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Futbol
El salari mínim per a un futbolista de la Segona Divisió és de 77.500 euros

El salario mínimo para un futbolista de la Segunda División es de 77.500 euros

Àlex López y Jean Luc celebran con la gradería el gol del 2-2 contra el Lugo, en el estreno de la liga.

El salario mínimo para un futbolista de la Segunda División es de 77.500 euros

El convenio con la LFP para el periodo 2016-20 fija un horario laboral de 7 horas diarias y un mes de vacaciones

Actualizada 25/08/2016 a las 22:15

Los jugadores profesionales a la Segunda División, categoría en la cual milita por segunda temporada consecutiva el Nàstic y donde acaba de estrenarse también el CF Reus, tienen fijado por convenio –lo que firmó el colectivo con la Liga Profesional de Fútbol (LFP) en diciembre y que tiene vigencia para el periodo 2016-20– un salario mínimo de 77.500 euros al año. Únicamente los futbolistas menores de 23 años pueden cobrar un sueldo inferior a esta cifra, mientras que los efectivos con entre 16 y 18 años sólo tienen garantizado el mínimo interprofesional a que se atienen por norma el común de los trabajadores de otros ámbitos: 9.168 euros anuales este 2016.

Todo al margen de las negociaciones particulares que pueda mantener cada jugador con el club que lo incorpora y que acostumbran a fructificar, para la mayoría, en importes superiores a este umbral. Así, el coste de una plantilla de 25 hombres donde todos ellos hubieran superado los 23 años y se ciñeran al salario mínimo que marca la LFP superaría los 900.000 euros. El acuerdo que regula las condiciones laborales en la actividad del fútbol profesional establece un horario de trabajo de máximo 7 horas al día para los jugadores, que tienen derecho a hacer uso de un mes completo de vacaciones con al menos 21 días que «se disfruten de forma continuada».

Dentro de este horario se contabiliza «el tiempo que el futbolista se encuentra bajo las órdenes del club»: sesiones de entrenamiento, reuniones y también desplazamientos y concentraciones. De estas últimas, los jugadores están «obligados» a tomar parte siempre durante un máximo de hasta 36 horas antes del inicio del partido cuando este se dispute a campo propio y de 72 horas –incluido el tiempo del trayecto– si el enfrentamiento tiene lugar a domicilio. Los festivos del calendario laboral lo son igualmente para el colectivo de deportistas, que tendrán que tener libre el día en cuestión a excepción de que les coincidan con las 48 horas previas a un partido como locales o a las 72 de un partido fuera de casa. Si se da alguna de estas dos situaciones, la fiesta se mantiene y corre a otro día de la semana, una vez disputado el partido que la hizo aplazar.

Programar encuentros de competición oficial entre el 23 de diciembre y el 2 de enero de los próximos cuatro años no es legal, aunque el 23 de diciembre de las temporadas 2017-8 y 2017-18 habrá jornada. Los partidos que se jueguen serán seleccionados por la LFP y el AFE según «criterios de proximidad geográfica». Los jugadores afiliados en el AFE entran gratis en los duelos de Primera y Segunda.

Recompensa a la fidelidad
Según indica el convenio de la LFP, sólo se podrá hacer constar por escrito un periodo de prueba para un jugador en los contratos que se firmen con la competición oficial en marcha. Si el club da este paso, además, no podrá mantener al futbolista en estas circunstancias durante más de 15 días y se lo tendrá que quedar si tramita la licencia federativa. En el momento de cobrar su salario, los integrantes de una plantilla pueden percibir una parte de este sueldo mensualmente, a razón de 4.000 euros en cada pago, y el resto puede prorratearse, entregarse al final de la temporada o abonarse en cuatro plazos, según la manera de hacer de cada entidad. La fidelidad a un equipo tiene recompensa: si un jugador ha esetado durante seis temporadas y finiquita el contrato, recibirá 19.250 euros adicionales, que serán 31.300 si han sido siete, 44.500 si ha competido durante ocho y 75.000 euros en caso de que haya estado nueve campañas.

Sanciones del 25% del sueldo
Con respecto a las obligaciones de los futbolistas, el acuerdo con la LFP también contempla y regulariza las sanciones, aplicables a faltas que se tipifican como leves, graves o muy graves. Así, no avisar de un cambio de número de teléfono, el trato incorrecto hacia una tercera persona, no mantener un mínimo de higiene personal, llegar tarde dos veces a los entrenamientos en un mes –faltas leves– pueden suponer desde amonestaciones verbales hasta multas del 4% del salario. Desobedecer a un directivo, fumar y beber en «un grado que perjudique la salud» u ocultar al entrenador una lesión –faltas graves– se pagan con suspensiones de trabajo y sueldo de hasta diez días o multas de hasta el 7%. Abandonar un partido, disminuir «de forma voluntaria» el rendimiento, consumir drogas o ignorar una sanción cuesta la suspensión de sueldo y trabajo por 30 días o multa de hasta un 25% del salario anual.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43