Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

CF Reus
Reus és de Segona!

¡Reus es de Segunda!

Celebración del ascenso a la plaza de Prim.

Olíivia Molet

¡Reus es de Segunda!

Los de Natxo González se imponen al Racing por uno global de 4-0 y alcanzan un ascenso histórico que hace enloquecer la parroquia rojinegra

Actualizada 30/05/2016 a las 08:10

El CF Reus decanta a su favor el partido de vuelta de la eliminatoria de ascenso a la Segunda División, gracias a una diana de David Haro en el minuto 7, y suma, con el 0-3 que atesoraba del paso por el Sardinero –obra compartida de Vítor, Comas y el mismo Haro- uno 4-0 global que lo envía por la vía rápida a la categoría de plata. El club pisa el fútbol profesional por primera vez a su historia de la mano de un grupo forjado dos temporadas atrás y que, ahora sí, culmina el salto después de un primer ensayo la campaña pasada, avalado por la fantástica imagen que ha dejado a lo largo de estos 180 minutos y por una superioridad que dejó sin opciones, de inicio el Racing de Santander. Contra el conjunto cántabro, los de la capital del Baix Camp despiden su particular periplo por el play-off con la portería intacta y cuatro goles a favor y se disponen a empezar una nueva e ilusionante etapa para la entidad rojinegra. Son de Segunda. Los verdiblancos, por su parte, tendrán que recurrir a la repesca antes de consumir sus opciones de ocupar una plaza a la segunda máxima categoría del fútbol estatal la próxima campaña.

Corría el 4’ cuando López Garai decidió empezar a poner presión en la portería de Oscar Santiago y rematar, sin pensárselo demasiado pero lo bastante cerca del acierto, una pelota perdida a la línea de tres cuartos, después de que Vítor resbalara dentro del área. El esférico no entró, pero sí que lo hizo el miedo en el cuerpo del portero del Racing que, en la acción siguiente, veía a David Haro anotar el 1-0 por su derecha y asistido por Ángel Martínez en una cabalgata trepidante. Se felicitaba el entrenador rojinegro, desde el banquillo, abrazado a su cuerpo técnico y también al sueño de la Segunda División, ahora una realidad para el CF Reus y para Reus. Aplaudían los que habían quedado fuera de la convocatoria, los fisios, el recuperador, el excapitán Jaume Delgado, todos ellos dispuestos en torno al palco, compartiendo el partido más importando de su vida con la afición que los ha empujado hasta donde ahora se encuentran. Después, en el césped, el juego continuaba, y Edgar Badia paraba un tiro tímido de Fede, prácticamente el primer ensayo de los cántabros, a punto para cumplirse el cuarto de hora de encuentro. Necesitaba cinco, el Racing, para empezar a pensar en extraer alguna cosa del play-off sin pasar por un nuevo sorteo en Las Rozas.

Junto al objetivo
Por si pensaban todavía, el arquero del CF Reus brillaba en buen entendimiento con Jesús Olmo, empezaba a construir con Comas y se permitía alguna de aquellas licencias de portero que hacen sufrir la gradería. En el 20’, el meta internacional de los rojinegros bloqueaba un tiro potente y a media altura de Artiles, que había visto una oportunidad asistido por Óscar.

El partido, que se había estrenado convulso, bajó entonces de revoluciones. Tan sólo, pero, en aquellos compases, dispersos y breves, en que los de la capital del Baix Camp dieron al Racing alguna tregua que el equipo de Pedro Munitis tampoco supo aprovechar. Natxo González había calcado el once desplegado siete días antes en el Sardinero con tanto éxito como para uno 0-3, únicamente a excepción de Fran Carbia, que cedía la titularidad a Edgar Hernández. El técnico verdiblanco, por su parte, prescindía de inicio de Dani Rodríguez i Pumpido –ambos arrastraban molestias– a pesar de haberlos incluido a última hora a la convocatoria y subido al auobús camino de Reus, donde el equipo llevaba concentrado dos días. El mediocentro, sin embargo, sí que acabaría entrando, en el minuto 29 y para relevar un Fede con problemas físicos.

Una falta en el vértice del área daba opciones de recortar distancias al Racing hacia el 30’. La picaba Álvaro Peña, fuera. La respuesta, a cargo de Haro –que ya había rubricado el tercero de la goleada en Santander– vino en forma de un sombrero con que volvía a batir Santiago, pero en fuera de juego. Los de la capital del Baix Camp exhibían idéntica superioridad en la de una semana atrás contra un oponente triste, que competía a trompicones y que se veía a la repesca desde el silbido final en el Sardinero. Y si se crecía, si el Racing pensaba que todavía lo podía hacer, aparecía Badia, casi inédito a la ida y erigido ayer en la peor pesadilla de Munitis.

Una combinación entre David Haro y Edgar Badia, que acababa con el portero de los cántabros frustrando el remate del delantero rojinegro, agotó el margen por haber alcanzado el descanso más allá del 1-0 anotado por el propio Haro. El cojín, sin embargo, era más que suficiente.

Euforia en el Estadio
La reanudación vertió al verde un partido mucho más áspero que en el primer tiempo y un Racing a vida o muerte contra los rojinegros. No saldría adelante. Tampoco a pelota parada, en toda una retahíla de intentos desperdiciados delante de la meta de Badia. Tuvo una el CF Reus al 45’, que Vítor dejaba en las botas de Folch antes de que se perdiera entre la retaguardia verdiblanca. Bramaba de felicidad el Estadio, todo él una fiesta, con un cojín de cinco goles a su favor y sólo 35 minutos hasta agotar la cita. Ni siquiera se quería esperar a consumirlos.

El entrenador de los cántabros realizó entonces el segundo cambio, en busca de una reacción para la cual ya no estaba a tiempo, y dispuso Isma Cerro en el lugar de Borja Granero. Natxo González también movió el banquillo, dando entrada a Fran Carbia en detrimento de Edgar Hernández para devolver a la misma alineación que había barrido el Racing del Sardinero. El feudo rojinegro se preparaba para celebrar el ascenso todavía al 70’. También se sumó Álex Colorado, que no había participado en Santander y al que Folch cedía el brazalete para lucirlo como capitán en este partido histórico para el CF Reus. Benito, con todo, se retiraba del terreno de juego con dificultades para poner en el suelo la pierna derecha, y era sustituido por Ismael Moyano.

Faltaba poco y pasó muy rápido. El marcador no se volvió a mover. El CF Reus tenía un lugar reservado en la Segunda División. Lo celebraban la gradería, la plantilla y el cuerpo técnico. Gorostegui Fernández silbó el final. Y el Estadio se inundó de la euforia contenida. Era un ascenso a Segunda, al fútbol profesional. Era un sueño. Querían vivirlo. Y ya era suyo.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43