Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

«Servim al mercat català i espanyol, i estic content perquè la tensió ha baixat»

«Servimos en el mercado catalán y español, y estoy contento porque la tensión ha bajado»

Erwin Rauhe seguirá formando parte del Consejo de Basf Espanyola

Diari Més

«Servimos en el mercado catalán y español, y estoy contento porque la tensión ha bajado»

El vicepresidente y consejero delegado de BASF Española deja la responsabilidad operativa después de 42 años al frente
  • Carles Abelló

Actualizada 23/05/2016 a las 20:45

Después de 42 años de trabajo en la compañía, Erwin Rauhe, vicepresidente y consejero delegado de BASF Espanyola deja la responsabilidad operativa. Ha tenido diferentes etapas en la empresa y cuando lo entrevisto se le ve distendido, con ganas de hablar y con estos ojos brillantes de haber cumplido con creces con la tarea encomendada por la multinacional.

— Se va de la compañía o queda ligado de alguna forma?
— Seguiré formando parte del Consejo de BASF Española durante un tiempo y después ya veremos cómo se desarrollan las cosas. Pero no cogeré otras responsabilidades en el grupo.

— Han sido muchos años vinculado a BASF en España.
— Así es, lo he dirigido en diferentes etapas desde final de 2001, es decir, durante unos quince años, con diferentes responsabilidades. Ha sido un periodo largo que ha marcado mi vida y, a partir de ahora, siempre me sentiré vinculado a esta tierra y a esta cultura, yo y toda mi familia.

— Con Usted se rompe el molde, la persona que lo sustituye, a Carles Navarro, ya no tendrá el mismo cargo que tenía a Erwin Rahue. ¿En qué es debido?
— Carles Navarro tendrá la responsabilidad de Iberia, es decir, de España y Portugal. Desde nuestro Grupo, y eso afecta a toda Europa, queremos tener una incidencia más fuerte en el ámbito local. El problema que yo tenía es que no podía estar al mismo tiempo en diferentes lugares donde requerían mi presencia. Era imposible estar al mismo tiempo en Grecia y en España o Portugal. Por eso BASF quiere que sus directivos estén más cerca del negocio local y de los clientes. Eso no quiere decir que no hayamos sido cerca de ellos, ya que hemos seguido creciendo, pero el éxito de una empresa es estar cerca del mercado. Siempre digo que el éxito de nuestros clientes es nuestro éxito y nuestro éxito es el éxito de nuestros clientes. Carles tendrá mucho más tiempo que yo para cultivar, seguir, empujar y entender a nuestros clientes. Nuestro negocio es bastante complejo, tenemos grandes sites de producción en España y el mercado en la zona de Iberia es muy grande y estratégico y está donde queremos crecer; por lo tanto, tiene que dedicarse a este el máximo de tiempo posible.

— Cuando una persona acaba un periodo de su vida siempre deja una herencia, que destacaría de su legado al frente de BASF en el sur de Europa?
— Tenemos un equipo excelente, muy motivado, mejor que el de la competencia. Eso es el primero que dejo como herencia. Dejo también un mercado en muy buenas condiciones, me refiero a las ventas que hacemos a España y la relación con los clientes. Dejo también una parte productiva muy fuerte, con líneas de desarrollo muy claras, sobre todo para las dos plantas de Tarragona y de Guadalajara, una situación de las plantas muy buena, para el que nunca hemos parado de invertir manteniéndolas en el nivel más alto que podíamos, y seguimos invirtiendo en los procesos y desarrollos, y también unas relaciones laborales y con los sindicatos positivas. Dejo una situación en orden y eso permitirá a Carles Navarro desarrollar todavía más el papel de BASF en la química española.

— Cuáles han sido el suyo mejor y su peor momento en estos quince años?
— Dos positivos y dos negativos. En los positivos tengo que apuntar cuando inauguramos el complejo de PDH (Sonatrach), después del lío que se generó por la antorcha. Y el otro fue la respuesta que tuvo mi gente después de la bajada de 2008 y el apoyo que he tenido de ellos en diferentes situaciones. El peor momento estuvo cuando tuvimos una fatalidad en Guadalajara, personalmente fue de los días más duros de mi vida, sobre todo por qué hicimos todo lo que teníamos que hacer en temas de seguridad, y así lo confirmó el juez. Fue un accidente laboral que me afectó mucho. Y el otro mal momento fue, sin duda, el enredo de la incertidumbre de Cataluña y toda la polémica que generó. Pero creo que eso se ha acabado y ahora estamos mejor.

— Está seguro?
— Mire, creo que sí.

— Reformulando la pregunta: Usted fue motivo de polémica cuando dijo qué pensaba sobre la independencia de Cataluña. ¿Se arrepiente de lo que dijo?
— En primer lugar tengo que decir que yo firmé un documento en el cual compartía parte de sus ideas, era una discusión social. Yo soy una de las personas más europeístas que hay y me gustaría que pudiéramos seguir circulando por Europa de la manera que lo hacemos ahora y con las facilidades que eso comporta. Europa tiene que tener su propia entidad ya que, en caso contrario, no se nos tendrá en cuenta en el escenario global. Por eso creo que una Europa unida nos beneficia en todos. Pero también sé, como sur-tirolés que soy, que para llegar a buen puerto necesitamos sentarnos en una mesa y encontrar un camino que sea fiable para todos, porque si no se hace eso, no se solucionará el tema. Si Usted me pregunta qué haría de diferente, probablemente haría más presión en Madrid, como agrupación de empresas, para fomentar más el diálogo.

— BASF se ha planteado nunca que, si Cataluña abandona España, Ustedes trasladarán los sites productivos a otro país?
— Ya he dicho, con mucha claridad y en varias ocasiones, que no. ¿Usted cree que puedo enviar un camión de noche para llevarme las plantas a otro lugar? No es técnicamente factible y, además, no tendría ninguna lógica, ya que aquí siempre nos hemos encontrado bien. Tenemos una historia de 50 años, en Tarragona, que es una historia de éxito, y lo hemos hecho en un territorio que nos ha entendido, nos ha dado apoyo y nos ha dado los recursos que hemos necesitado. Sin embargo, también tenemos que tener en cuenta que servimos en el mercado catalán y español y eso no lo tenemos que perder de vista. Sin embargo, estoy muy contento porque la tensión ha bajado, que es la premisa para que se vaya encontrando una solución. Estoy contento con que el suflé haya bajado. ¿Volverá subir? No lo sé. Es imprevisible.

— Ustedes vienen diciendo, desde hace veinte años, que la industria química en Tarragona no es competitiva por el precio del agua, de la electricidad y por las infraestructuras. ¿Realmente es así?
— En el tema de tarifas portuarias y del precio del agua se tiene que hacer alguna cosa y se puede mejorar para que nuestra competitividad sea mayor. Pero el problema mayor es el de la electricidad. Si miramos lo que pasa en España, vemos que mucha industria básica se marcha y no lo hace por qué no le guste estar aquí, lo hace por qué le resulta caro producir en este país. Tenemos un gasto de electricidad que es un 30 por ciento superior al europeo, hablo de coste industrial, y eso quiere decir que, cuando hago una producción energie intensive, no tengo ninguna oportunidad de traer la planta aquí. Para hacerlo necesito procesos que sean de más valor añadido. ¿Saben que importamos productos de química básica de Alemania hasta aquí? ¿Tiene sentido eso? Pues, lo hacemos porque el coste de la energía está más bajo allí. Lo hemos dicho como AEQT, como FEIQUE, hemos traído al ministro Soria a Tarragona para que vea la realidad de este polígono químico... Sin embargo, no hemos obtenido respuesta. Por el precio de la electricidad pasa la competitividad de muchas cosas. A un complejo químico como el de Tarragona cada planta tiene una vida de unos 30 años, y en ellas vamos invirtiendo para renovarlas y para que duren mucho más tiempo. La planta de formulación que se tiene que inaugurar será para 30 años más. Con eso quiero decir a los políticos que el complejo tendrá futuro, si se replantea el precio de la electricidad. Entonces llegarán nuevas inversiones.

— Sin embargo, lo que estamos viendo últimamente es que, en vez de llegar, parece que se están vendiendo plantas. ¿Estamos en un ciclo malo de la química o hay que traer nuevos inversores a Tarragona?
— Yo diría que las decisiones que se han tomado son operaciones de portafolio. Una muestra es que, ahora, hemos cedido una planta de catalizadores y para el nuestro site es bueno que hayamos tomado esta decisión, ya que la empresa que se lo ha quedado lo ha hecho para revalorizarla. Por otra parte, si, además, la actividad principal de esta empresa son los catalizadores, es mucho más duradero que si se queda en una empresa que hace la actividad por qué ya la tenía. BASF invierte cada año en sus plantas. Ya sé que no podemos anunciar cada dos por tres que llega una de nueva, ya me gustaría a mí, pero la solidez del site es grande gracias a la inversión anual que hacemos. La química sigue siendo un buen negocio.

— La ampliación de la planta de formulación que representará?
— Representará 30 puestos de trabajo. Y, además, quiere decir que, cuando el grupo ha querido poner una planta de formulación, se ha fijado dónde hay más experiencia. Estoy convencido de que una de las razones de poder traerla aquí ha sido que hemos demostrado que sabemos hacer las cosas muy bien. Es una planta capaz de producir hasta 60 productos diferentes. Al final se hacen las inversiones al lugar donde se cree que se tendrá más éxito y en esta ocasión ha sido en Tarragona.

— BASF fue la única compañía que trasladó su sede a Tarragona y ahora lo ha vuelto a trasladar a Barcelona, a la que se debe?
— La situación ha cambiado cuando hemos adquirido compañías que tenían más peso y más proximidad a Barcelona. Antes teníamos una única fábrica y una oficina de ventas. Ahora tenemos varios centros en diferentes zonas y por eso hemos escogido Barcelona. Tarragona no ha perdido peso, hemos tenido que variar la ubicación. No tiene más importancia.
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43