Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Trasladan nidos de golondrina de Vilaverd para asegurar el nacimiento de las crías

Por una emergencia de derribo de un edificio en muy mal estado, se han trasladado las nidadas que había a la fachada
  • Redacció

Actualizada 05/05/2016 a las 09:32

Efectivos del cuerpo de Agentes Rurales de la Conca de Barberà, junto con personal técnico del Centro de Fauna de Torreferrussa (Vallès Occidental) y de Biodiversidad del Departamento de Territorio y Sostenibilidad y de representantes del Ayuntamiento de Vilaverd, retiraron ayer 34 huevos de golondrina cuablanca (Delichon urbicum) de los nidos que formaban la colonia que nidificaba en el antiguo edificio del consistorio. Los huevos se han trasladado al centro de Torreferrussa, donde se intentará hacer viable el nacimiento y desarrollo de estas pequeñas golondrinas.

La golondrina cuablanca es uno especie de aves insectívora protegida por la legislación autonómica, estatal e internacional. Es uno de los pájaros urbanos protegidos que nidifican en edificios. Forma grandes colonias (en el caso de Vilaverd, hasta 50 nidos) y ubica típicamente sus nidos en los aleros de los tejados de edificios antiguos o en desuso en ciudades y villas. Precisamente, uno de los factores de regresión de la especie es la disminución de los espacios de cría, consecuencia de las obras de mejora y rehabilitación de estos edificios o construcciones, la destrucción incontrolada de los nidos o la construcción de nuevos edificios sin aleros o con superficies lisas donde|dónde no pueden construir sus nidos de barro.

La golondrina cuablanca es una especie estival (pasa el invierno al Africa) y empieza a llegar hacia la segunda quincena de marzo, pero el flujo migratorio principal llega en el mes de abril y se prolonga hasta la mitad de mayo. La mayor parte de las puestas se hacen hacia finales de mayo y más a menudo a primeros de junio. No es extraño que dentro de una misma colonia algunos nidos se adelanten o retrasen, y que, mientras que algunas parejas empiezan la puesta, otros ya tengan piojos. También suelen hacer una segunda puesta durante en julio o en agosto. A veces, las nidadas se retrasan mucho, con piojos a punto de salir del nido durante la primera quincena de septiembre. Se marchan en septiembre.

La rehabilitación de fachadas en edificios donde nidifican especies protegidas se tienen que hacer fuera del periodo de nidificación, es decir, a en septiembre u octubre. Pero en el caso de ayer, como el edificio presentaba graves problemas de conservación con riesgo para las personas, no se pudo esperar al final de la temporada de cría y como medida de emergencia se activó un rápido dispositivo de retirada de huevos y/o crías.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43