Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

¿Conexión o desconexión en las aulas?

El móvil en las aulas divide la comunidad escolar: algunos centros apuestan positivamente mientras que otros lo rechazan

Actualizada 13/06/2016 a las 22:57

La presencia de teléfonos móviles en las aulas es un hecho indiscutible. Actualmente es prácticamente imposible imaginar a los alumnos de ESO sin un smartphone en sus manos. El uso de la tecnología móvil nos conduce al actual debate: ¿se puede utilizar el móvil por|para un uso pedagógico y por lo tanto un uso responsable de las nuevas tecnologías o por el contrario se tiene que producir una desconexión total en el aula? ¿Cómo se regula el uso de un aparato tecnológico que puede favorecer el ámbito educativo pero también puede ser muy peligroso si se hace un mal uso?
Es cierto es que los alumnos más pequeños de hoy en día tienen una gran atracción ninguno los aparatos móviles y las redes sociales. Los alumnos prefieren mirar el móvil que escuchar la explicación del profesor.
El Consejo Escolar de Cataluña, en su informe de 2015, recopilación que «la anchísima y rápida incorporación de las tecnologías móviles en todos los ámbitos de actividad personal, social y económica obliga a redefinir sistemas y procedimientos, a repensar estrategias y modelos de trabajo y de actividad e, incluso, a crear nuevos códigos de conducta y de relación. La educación no es en absoluto ajena a este hecho».
En más, añade que «la necesidad de compatibilizar la utilización de las tecnologías móviles con el buen uso de estos dispositivos dentro de los centros educativos de manera que se aproveche al máximo el potencial y que la convivencia salga fortalecida».
La comunidad escolar se encuentra dividida entre los que defienden que el móvil tiene un uso pedagógico que ofrece la posibilidad de completar la información del profesor y por lo tanto, se tiene que utilizar como una herramienta educativa más, y los que dicen que el móvil no puede entrar a las escuelas porque se puede utilizar para ridiculizar los compañeros y profesores a través de fotografías o vídeos que se compartan en las redes sociales, también por producir continúas interrupciones en las clases con llamadas o mensajes, utilizarlo para copiar a los exámenes, etc.
En Cataluña, la Conselleria de Enseñanza descarta una regulación conjunta para todas las escuelas y deja en manos de cada centro la decisión. Eso si, recomiendan un «uso responsable» de los aparatos, con unas normas básicas de convivencia que permitan aprovechar el potencial de los móviles para evitar que perjudiquen el ambiente de las clases.
Los institutos de Secundaria, Bachillerato o Ciclos Formativos de Grado Medio de Tarragona, ante esta situación se plantean un modelo general de prohibición de estos aparatos en el ámbito educativo pero con la posibilidad de utilizar el móvil con el permiso del profesor para hacer un uso pedagógico. El jefe de estudios del instituto Comte de Rius, Josep Maria Soler, explica que «lo que más cuesta se que los alumnos más jóvenes cojan el hábito de no sacar el móvil a las aulas». Además, los cuatro centros coinciden al aplicar una sanción disciplinaría para el uso no pedagógico del móvil en el aula. Los institutos Conde de Ríos, Francesc Vidal i Cal·lipolis de Tarragona, pero no contemplan la opción de requisar el móvil como un castigo, ya que, según explica Soler «hemos visto que si requisamos los móviles los alumnos se ponen muy nerviosos». Desde el instituto Domenech y Muntaner de Reus optan por requisar el móvil al despacho del jefe de estudios y con la condición de que los padres del alumno tengan que ir a buscarlo. La coordinadora pedagógica del centro, Montse Calatayud, explica que «hemos observado que los padres venden muy rápido a buscar los móviles». Una otro opción es la del instituto Francesc Vidal, que optan por hacer depositar los aparatos en bolsas o cajas al principio del aula.

¿Conexión o desconexión en las aulas?
El paradigma está cambiando, el proceso de alfabetización digital implica una incorporación de las nuevas tecnologías a las actuales estrategias pedagógicas. Como consecuencia, se han producido cambios en la dinámica del interior de la clase y el rol del profesor. Ante esta situación, el debate entre el profesorado sigue más vivo que nunca: ¿introducir el móvil en el aula motivaría al alumno y contribuiría a hacer un uso pedagógico para sacar todos los beneficios o para|por el contrario, distrae al alumno y es una herramienta imposible de controlar?

Ejemplo de incorporación
El Instituto de Educación secundaria Salvador Vilaseca de Reus arrancó el año 2015 el proyecto «al instituto, movilízate» que quiere la integración de las tecnologías móviles en un centro educativo de educación secundaria. Busca fomentar el buen uso del móvil en las aulas a través de varias actividades. El proyecto aprovecha algunas asignaturas para utilizar el móvil como una herramienta de estudio para favorecer el proceso de aprendizaje a través de las nuevas tecnologías. El móvil permite ver los contenidos de la pizarra eléctrica. Además, el uso del móvil en el instituto es como un semáforo. Habrá 3 tipos de zonas: la zona verde permite el acceso libre, la amarilla permite un uso limitado a criterio del profesor y la roja prohíbe su uso.
Además, se ha llevado a cabo otros actos como la creación de actividades de Servicio Comunitario relacionadas con el móvil, en las cuales los alumnos del instituto ayudan a las personas mayores de un casal en un taller de móviles. Esta actividad fomenta el trabajo solidario, la comunicación y el trabajo cooperativo y un intercambio generacional.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43