Buscador de la Hemeroteca
Català Compartir
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Imatge del passat dilluns, quan les torxes de Dow i Repsol treien fum negre.

La Generalitat abre un expediente informativo para el episodio de las antorchas

Imagen de este mayo, cuando las antorchas de Dow y Repsol echaban humo negro.

Todos los catalanes respiran aire contaminado, según un informe ecologista

Ecologistas en Acción alerta que las administraciones no hacen lo suficiente para reducir la polución generalizada en el área metropolitana y tampoco en otros puntos del territorio

Actualizada 07/06/2016 a las 21:09

Los 7,5 millones de habitantes de Cataluña respiraron aire contaminado durante 2015. Así lo indica el Informe anual de calidad del aire de Ecologistas en acción, que concluye que la totalidad de la población y del territorio de Cataluña estuvieron expuestos a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «El repunte del tráfico y el fraude en las emisiones de los automóviles, el aumento del tráfico marítimo y la apuesta por la incineración de residuos y las energías sucias en detrimento de las renovables» son las principales causas de un problema que afecta la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos y espacios naturales. El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en 120 estaciones oficiales de medición de toda Cataluña, y 580 en el resto del estado.

El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia los valores máximos de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación establecido por la Unión Europea. De acuerdo a estos niveles, el aire contaminado afectó en 2015 a la totalidad de la población y del territorio de Cataluña.

En el 2015 se ha producido un aumento general de los niveles de contaminación de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2), ozono troposférico (O3) y dióxido de azufre (SO2), el primero desde el inicio de la crisis económica en el 2008. La contaminación generada desde el área metropolitana de Barcelona, las autovías y autopistas y la zona industrial del Campo de Tarragona se extiende por el territorio afectando zonas más alejadas y rurales en forma de ozono troposférico.

Si se toman los valores límite establecidos por la normativa española y europea, más laxos que las recomendaciones de la OMS, la población que respira aire contaminado por encima de los límites legales sería de 5 millones de habitantes en el área de Barcelona, el Vallès, Baix Llobregat, la plana de Vic, el Alt Llobregat, el Prepirineo, las tierras de Ponent y las Terres de l'Ebre. La superficie expuesta a niveles de contaminación que exceden de los legalmente permitidos para proteger los cultivos agrícolas y los ecosistemas naturales llega a los 24.000 kilómetros cuadrados, casi tres cuartas partes del territorio catalán.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta una mayor extensión y afectación en la población, con unos niveles que se mantienen estacionarios o incluso al alza. Eso se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante el verano, como resultado del cambio climático. Durante el año 2015 los niveles de ozono aumentaron por el mayor calor con respecto a los de 2014, de manera que toda la población y el territorio de Cataluña han seguido expuestos a concentraciones de ozono peligrosas para la salud humana y vegetal.

El dióxido de nitrógeno (NO2) y las partículas (PM10 y PM2,5) en el aire también afectan a la práctica totalidad de la población de Cataluña, con especial incidencia en el área metropolitana de Barcelona. Siguen, por lo tanto, siendo una «seria amenaza» para la salud, y más ahora, ya que durante el año pasado se interrumpió la tendencia a la baja iniciada en el 2008 con la crisis económica. En el 2015 se ha reiterado en la plana de Vic la superación registrada por primera vez el año 2013 del valor objetivo anual establecido en la normativa por el benzo(a)pirè, una peligrosa sustancia cancerígena. En otras 17 de las 23 estaciones que han medido este contaminante en Cataluña han superado la recomendación de la OMS, afectando en 14 de las suyas a 15 zonas. A la estación de Igualada se mantienen las superaciones del límite legal semihorario de sulfuro de hidrógeno (H2S).

Problema serio
​Cataluña presenta así dos zonas con una elevada contaminación: el área de Barcelona y el Vallès-Baix Llobregat, a causa de la elevada intensidad de tránsito rodado y la fuerte actividad industrial que soportan los dos territorios, así como al fuerte aumento del tráfico marítimo comercial y de cruceros que tiene como origen o destino el puerto de Barcelona. La contaminación generada en estas zonas se expande por el resto del territorio causando afecciones en zonas rurales muy alejadas en forma de ozono troposférico, que llegan incluso hasta el Pirineo Occidental y el Ebre. La situación ha empeorado «sustancialmente» respecto de casi todos los contaminantes regulados en relación en el año 2014.

Como consecuencia, toda la población catalana respira un aire perjudicial a la salud según las recomendaciones de la OMS, más de 5 millones de los cuales viven en zonas que superan los límites legales (el 67% de la población), y la totalidad del territorio está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación. No obstante, hasta hace poco el área de Barcelona y Vallès-Baix Llobregat no tenían planes de mejora de la calidad del aire encaminados a reducir elevados niveles de partículas en suspensión y dióxido de nitrógeno. Según la entidad, hay una «falta absoluta de compromiso» de las diferentes administraciones catalanas para reducir la polución atmosférica.

Los ecologistas no tienen conocimiento de la elaboración por la Generalitat de ningún plan de mejora de la calidad del aire, referido a las superaciones del valor objetivo legal de ozono en las zonas y estaciones señaladas. Tampoco en relación a las superaciones del valor límite de PM10 y del valor objetivo de benzo(a)pirè, en la plana de Vic, y apuntan que las causas tendrían que ser objeto de uno exhaustivo análisis.

En respuesta a esta situación, se está generando una importante movilización ciudadana en torno al problema, que ha cristalizado con la creación en el 2015 de la Plataforma por la Calidad del Aire, a la cual se han adherido decenas de organizaciones vecinales, sociales, ecologistas, científicas y de afectados de Cataluña, con la finalidad de presionar las administraciones y conseguir cambios en la movilidad y la industria.

Ecologistas en acción cree que la contaminación del aire tendría que abordarse como un problema de primer orden. Cada año se registran más de 25.000 muertes prematuras a todo el estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, de acuerdo con las últimas estimaciones de la Agencia Europea del Medio Ambiente. Los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 32.000 millones de euros al año, un 2,8% del PIB español, según la OMS y la OCDE, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente. Sin embargo, en el caso del ozono, la Generalitat de Catalunya lleva años «omitiendo la elaboración y aplicación» de estos planes, resultando preceptivos en todas las zonas del país excepto al Penedès-Garraf, Comarcas Centrales y Maresme. «Se trata de una negligencia que está poniendo en peligro la salud de 1,2 millones de catalanes», afirman los ecologistas.

Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire que reclama la Plataforma por la Calidad del Aire, de la cual Ecologistas en Acción forma parte, son la creación de Zonas de Baja Emisión como están haciendo más de 200 ciudades de 12 países europeos, de restricción del tráfico en el centro de las ciudades con etiquetado de vehículos y planificación de políticas de movilidad sostenible (peatón, bicicleta y transporte público). Además, en la zona portuaria quieren una regulación obligatoria para restringir la entrada de barcos y cruceros que utilizan combustibles altamente contaminantes, así como la conexión en la red eléctrica cuando están atracados en el puerto. En el ámbito industrial, proponen la implementación de las mejores técnicas disponibles y el desarrollo de un plan de cierre progresivo de las plantas incineradoras, de crema de residuos en las cementeras y de las plantas de generación eléctrica en paralelo a la ejecución de planes ambiciosos de despliegue de energías renovables y de prevención y reducción de residuos.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43