Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Las consecuencias del 1-O
Mariano Rajoy entrant aquest dimecres al Congrés dels Diputats.

Rajoy: “No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad”

Mariano Rajoy entrante este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Rajoy: “No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad”

Insiste en que la respuesta de Puigdemont a su requerimiento «marcará el futuro de los acontecimientos de los próximos días»
  • Roger Pi de Cabanyes

Actualizada 12/10/2017 a las 11:50

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ha cerrado la puerta este miércoles a cualquier intento de mediación entre su ejecutivo y la Generalitat porque «no hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad», y ha insistido en que la respuesta que el presidente Carles Puigdemont dé a su requerimiento «marcará el futuro de los acontecimientos de los próximos días». Durante su comparecencia en el Congreso para exponer las actuaciones de su gobierno a Cataluña, ha apuntado que «no es posible aceptar, dota la apariencia de un diálogo equívoco, la imposición unilateral de puntos de vista que se saben imposibles de aceptar por una de las partes», ni tampoco para «acordar lo que está expresamente prohibido en el artículo 2 de la Constitución: negociar sobre la titularidad de la soberanía que corresponde al conjunto de los españoles y sobre la indivisibilidad de España». Unas palabras que ha dirigido a los «numerosos mediadores» que se han ofrecido estos días. «No puedo hacer más que agradecer su preocupación y su interés», ha dicho, pero «no estamos dilucidando diferencias de interpretación de la Constitución, de las leyes del Estado o del Estatuto».

Durante su comparecencia a petición propia en el Congreso de los Diputados, Rajoy ha recordado que ha enviado un requerimiento al gobierno de la Generalitat por la vía del 155 para que confirme si ha declarado la independencia. «Está en su mano volver a la legalidad o prolongar un periodo de inestabilidad, tensiones y ruptura de la convivencia en Cataluña», ha dicho.

En este sentido ha advertido que la democracia española «vive uno de los días más graves de su historia reciente» porque el problema «no es de competencias o de orden público», sino por «hechos, comportamientos y actitudes» que implican un «desafío» a los principios «de la ley, el estado de derecho o la ruptura deliberada de la concordia». «Estamos hablando de un questionament sin precedentes a los ejes de la convivencia», ha dicho.

Una vez más ha defendido el «proyecto común» de España y ha apuntado que los problemas que «se viven en Cataluña» son fruto «de la crisis institucional» que se ha producido «desde hace meses» en Cataluña, con una escalada de «desobediencia y tumultos» y un «ataque desleal, peligroso, contra la constitución, el Estatuto y la convivencia pacífica entre ciudadanos» por parte de las autoridades catalanas.

«Lo que no es legal no es democrático»
Según Rajoy, «el desorden, la división y la huida de empresas en Cataluña son dramáticas consecuencias de la violación de la ley que nos permite vivir civilizadamente, ampara los derechos de todos, defiende el débil», y «cuando falla la ley entra la arbitrariedad, el abuso y la injusticia y por eso lo que no es legal no es democrático». «Votar no es siempre democrático» ha dicho Rajoy, y el 1-O «no fue un ejercicio democrático, sino contra la democracia», y «todo lo que pasó el 1-O no fue nada más que consecuencias de la ruptura de la legalidad».

1-O
Rajoy ha afirmado que el referéndum «ilegal» no puede legitimar ninguna actuación por parte del gobierno o el Parlament de Catalunya, y ha recordado la obligación «de todos» de contribuir a la calma desde el «respeto a la verdad». Ahora, ha dicho, «tienen los votos para gobernar, pero no para imponer una independencia unilateral ni para romper el Estatuto de Cataluña» y lo que ha pasado, ha dicho, responde a una «estrategia deliberada» y un «plan antidemocrático» para «separar Cataluña de España».

No hace referencia a los heridos
El presidente español no ha hecho referencia a los heridos del 1-O, y por el contrario ha felicitado a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y guardia civil que «de manera ejemplar cumplieron con sus obligaciones» que se han entregado a su tarea «con profesionalidad» y «dentro de la ley para defender la ley». Según el presidente español, el 1-O «no fue una actuación inocente», sino pensada para «imponer una independencia que pocos quieren y no conviene a nadie.

«Grupos de activistas» contra la policía
En todo caso ha afirmado que «nadie se puede sentir feliz ni satisfecho» ni de las imágenes que se vieron «ni de las manipulaciones» del independentismo, pero los responsables «son los que se empeñaron en su desafío en la Constitución y organizaron grupos de activistas» para impedir la acción de la justicia.

«Respuesta ajustada a derecho, proporcionada e integral»
Según el presidente español, la respuesta de su gobierno al 1-O «ha sido ajustada a derecho, proporcionada e integral», porque gracias al conjunto de las administraciones «se desactivó la logística del referéndum antes de que se produjera», y después del domingo la Junta Electoral Central confirmó que el referéndum de autodeterminación «no había existido» y que por lo tanto no se podría desprender «ningún resultado». Todo es fruto de «la acción sistemática de todos los poderes del Estado» en defensa de la legalidad.

«Siempre» dispuesto al diálogo «dentro de la ley»
Rajoy ha asegurado que él siempre ha sido abierto al diálogo dentro de la Ley en Cataluña, y ha apuntado que si el gobierno de la Generalitat hubiera querido dialogar no hubiera tenido sitio ninguno de los capítulos del proceso. «En vez de buscar la alianza con cualquiera de los partidos de más representación en Cataluña, decidieron echarse a los brazos de las CUP, y no importó que les exigieran el sacrificio de Mas en plaza pública».

En este sentido ha circunscrito cualquier diálogo al marco de la «ley» y ha criticado los «enfrentamientos entre ciudadanos, acosos a alcaldes, jueces y fuerzas de seguridad, y comportamientos inadmisibles en algunas escuelas», además de la publicación de «datos que tienen que estar protegidas por la ley».

Huida de empresas
Rajoy ha hecho referencia a la salida «obligada» de empresas de Cataluña y a la caída del rating de Cataluña, además de la supuesta afectación de las reservas turísticas. El ejemplo, ha dicho, es que ha habido «más advertencias y recomendaciones a los viajeros internacionales por estos días que a raíz de los atentados de la Rambla y Cambrils».

La independencia no será reconocida por Europa
Por este motivo ha pedido «a los responsables de las administraciones autonómicas» que «poden fin a esta deriva» porque «nunca a su historia los ciudadanos catalanes han contado con tanta autonomía, sin embargo «ahora eso se pone al riesgo» y «el independentismo está a punto de tirar por el suelo» esta autonomía con una independencia que «no es pacífica, no es gratuita, no será reconocida por Europa y tendrá costes muy elevados».

También ha advertido que España no se romperá mientras él sea presidente y «cualquier gobierno» tiene que defender la soberanía nacional, un bien que no se puede malvender ni ser objeto de «trucos».

Acuerdo con PSOE y Cs
Rajoy ha destacado también el acuerdo alcanzado con PSOE y Cs y se ha comprometido a trabajar para «mantener la unidad de los demócratas».

Reivindica el «catalanismo constitucional»
El presidente español ha asegurado que hay «que «aspirar» a «recuperar la Cataluña mestiza» contante por eso con el «catalanismo integrador que ha dado a Cataluña sus mejores momentos». «La Espanya de hoy no se puede entender sin la contribución de este catalanismo constitucional y europeísta», ha dicho,

«Sempre he sido partidario del diálogo, pero tengo que advertir que no es posible aceptar la imposición unilateral de puntos de vista imposibles de aceptar por una de las partes, ni para acordar lo que está expresamente prohibido en el artículo 2 de la Constitución, y eso es algo que tienen que tener en cuenta los numerosos mediadores que se han ofrecido, la mayor parte con buena intención,» ha dicho.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43