Buscador de la Hemeroteca
Català
Secciones

Tarragona Reus Costa Daurada

Els agents que van comparèixer «gairebé immediatament», intervenint-li la navalla i procedint a la seva detenció.

Los agentes comparecieron «casi inmediatamente», interviniéndole la navaja y procediendo a su detención.

Google Maps

Condenado un hombre por intentar matar a su exmujer por segunda vez

La víctima pudo salvarse gracias a las cicatrices del cuello, ya endurecidas, de un ataque que sufrió 16 años antes y que le sirvieron de protección
  • Agències

Actualizada 26/05/2017 a las 19:42

La Audiencia provincial de Sevilla ha condenado a nueve años y once meses de prisión a un hombre que intentó a matar con una navaja a su exmujer en una vivienda de la localidad de La Rinconada. La víctima pudo salvarse gracias a las cicatrices del cuello, ya endurecidas, de un ataque que sufrió 16 años antes y que le sirvieron de protección. Y es que el acusado, identificado como Juan R.H. y de 79 años, ya ha cumplido con anterioridad una pena de nueve años de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa después de apuñalar hasta en 22 ocasiones a su exesposa en octubre del año 2000.

En la sentencia facilitada por el TSJA, la Sección Cuarta de la Audiencia condena al acusado por un delito de homicidio a nueve años y once meses de prisión y al pago de una indemnización de 6.900 euros, imponiéndole además la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de la víctima durante 15 años.

El tribunal considera probados los hechos tuvieron lugar en torno a las 10 horas del día 19 de septiembre del 2016, cuando el acusado se trasladó desde su residencia en Posades, Córdoba, a La Rinconada, donde vivía la víctima, de 76 años. El imputado estuvo esperando hasta que advirtió la presencia de su exmujer, que salió a tirar la basura. La abordó justo cuando travesaba la verja de acceso al porche de la vivienda, entrando después de ella y cerrando con un pestillo.

El acusado, que llevaba abierta una navaja de unos ocho centímetros de hoja, empezó a golpear a la víctima al mismo tiempo que le repetía «eres una tía puta, mala, has destrozado tu vida y la de tus nietos, te mataré, has destrozado mi vida y la de tus hijos», cogiéndola con el brazo por el cuello e intentando clavarle la navaja en la cara, «lo cual no consiguió delante de la esquiva y resistencia» de la mujer, que se protegía anteponiendo las manos.

Seguidamente, hizo caer a la víctima «de un violento empujón» y nuevamente trató de clavarle la navaja en varias ocasiones en la zona del costado y tórax, sin que tampoco consiguiera su propósito, después, le estiró el frente hacia atrás «para dejar expuesto el cuello» e intentó seccionarle el mismo hasta en tres ocasiones. No obstante, el acusado no consiguió su propósito, ya que el cuello estaba protegido por la ropa que llevaba la mujer y también porque esta presentaba en esta zona una serie de cicatrices sufridas el año 2000 que le sirvieron de protección, añade la Audiencia, que indica que, a pesar de todo eso, el imputado consiguió ocasionarle una herida de unos dos centímetros de longitud. La mujer sufrió varios hematomas en el pecho y heridas de defensa en la mano que necesitaron puntos.

Varios transeúntes alertados por los gritos de la víctima, corrieron a socorrer a la mujer y empezaron a recriminar al acusado su conducta, pidiéndole que cesara en la agresión, uno de ellos consiguió acceder al porche, aunque el acusado lo amenazó con la navaja y consiguió que retrocediera, momento que aprovechó para cerrar por dentro.

No quería matarla
Ante la presencia de los vecinos y que su exmujer había cesado en sus gritos y se había quedado «prácticamente inmóvil», el condenado se limitó a permanecer de pie al lado de la víctima, guardó la navaja en un bolsillo de los pantalones y esperó la llegada de la Guardia Civil, que compareció «casi inmediatamente», interviniéndole la navaja y procediendo a su detención.

Durante el juicio, el acusado declaró que no tenía intención de matarla y que el corte que le propinó en el cuello fue para ejemplarizar delante a los asistentes que no era capaz de matarla, llegando a decir que, quizás, ni siquiera se lo hizo con el arma sino con la uña.
Temas relacionados
Twitter DiariMes Twitter

@Diari_Mes

Envía tu mensaje
Diari MesDiari Mes es una marca registrada de Tamediaxa, S.A.

Redacció i administració: Carrer Manuel de Falla, 12 Baixos. Tarragona

977 21 11 54

Redacció a Reus: Carrer Monterols, 36 2n. Reus

977 32 78 43